Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

1/5/14

LOS ÁRBOLES ME HABLAN

¡¡Chissst!!- ¡¡Oyeme, que te estoy hablando a ti!!

 Tú ya has pasado más veces por aquí, te recuerdo de otros años, cuando venías a coger castañas en otoño.

 Hazme compañía un rato y dame un poco de calor que estoy aterido por el frío, encorvado por el peso de los años y aburrido de oír el río y escuchar siempre el mismo cantar.

Ayyy, si al menos volvieran los pájaros a anidar, ¿pero donde quedaron mis ramas?. Ellas que crecieron tan altas buscando la luz, se ven hoy truncadas sobre mi espalda.

¿Por qué no vienes un día con los niños?.

Dicen, que sus risas, ahuyentan el dolor y el llanto.

 Ven con ellos cuando estén maduros los arándanos, los subes hasta las cascadas y para cuando bajéis, me contais que tal se consevan los tejos.¡¡¡Esos, esos si que son viejos!!!.

 Si  te quedas un poco más, enseguida cantará el cárabo, y si no haces mucho ruido, podrás ver a los corzos bebiendo en el río.

A ver si salgo guapo en la foto.
 Cuando la tengas vuelves para enseñármela otro día, charlaremos otro ratuco y te daré las gracias por hacer un poco más llevadera mi agonía.

21 comentarios:

  1. A mí también. Hay dos que me hablan cuando paseo por el campo con mi perra. Son dos especiales. Cuando paso delante, a ratos, me susurran. Me piden un abrazo. Y claro está, se lo doy. Y todo fluye. Sin palabras.

    ResponderEliminar
  2. En la foto has salido maravilloso, las luces imposibles, tu sabia ternura y tu esperanza de mil verdes salen también.
    Los tejos están mejor que nunca, y te echan de menos. Bajé por las cascadas y me guiaron los ruiseñores que vendrán, seguro, a buscar hogar en uno de tus huecos suaves y protegidos del viento del oeste.
    Un abrazo inmenso, árbol, y hasta pronto :))

    ResponderEliminar
  3. No solo le has hecho compañía sino que además nos lo has dado a conocer y ha hecho que este árbol despierte mis simpatías, a mí también me gustaria poder brindarle un poco de compañía.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. En realidad son muy discretos. Están ahí, te acompañan en tus sentimientos, te escuchan. Si hablan, lo hacen bajito, en un murmullo, para no espantar a los pájaros... Bueno, ya está bien de ponerme lírico y cursi. Hace años, cuando tuve un brote de esquizofrenia paranoide también decía que los árboles me hablaban y que el Sol se reía de mí. La broma me costó tres vistas al psiquiatra y un año medicándome... Jejeje. Es broma.

    ResponderEliminar
  5. Pensé que me volvía loco pero veo que a ti tambien te pasa, así que no me preocupo. Por cierto, los domingos por la mañana en radio 3 hechan un programa que se llama "El bosque habitado" que si no le has escuchado nunca te va a encantar.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Has probado, cuando estás decaído, a abrazarte a un árbol? Es una terapia asombrosa. Te sientes nuevo, lleno de fuerza. Creo que te hablan con sus silencios mientras paseas por el bosque, susurran cuentos a tus oídos sordos en su lenguaje de ondas particulares, similares, aunque más bajas, que las de los delfines. Seguro, seguro, que dentro de poco los científicos logran captarlas con algún extraño aparato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. claro que hablan los árboles, y los ríos y cada brizna de hierba, pero sólo a quién, como tú, tiene la humildad, la sabiduría y la sensibilidad para detenerse a escucharlos. Me ha emocionado esa voz que me habla a través de ti!!

    ResponderEliminar
  8. Pues en la foto ha salido guapísimo, cuando lo visites hascelo saber. Tendrá mil historias que contar, mil recuerdos que no olvida, seguro que te contó alguno. Puede que algún día te animes a compartir alguno de los secretos de este hermoso árbol, que sí... un poco torcido está pero no deja de ser hermoso.

    Un abrazo Tejón y dale otro a él de mi parte cuando pases por su lado otra vez...

    :)

    ResponderEliminar
  9. Salúdale de mi parte cuando vuelvas y cuéntales historias de otras tierras para que se entretenga.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hay árboles muy sabios, que si no lo han visto todo, poco les falta...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que bueno eres, pense esas cosas ls hcia solo yo
    Te cuento, yo hablo mucho con mis neurons, negocio con ellas, mi neuro dice, de ti, lo creo
    ¿Será preocpante? va, no creo, mas pienso que nuestras cabezas tienen futuro
    YO

    ResponderEliminar
  12. Que alegria... me uno a esta imensa e inexplicável sensação... sussurros das imponentes vegetações...

    Beijo.

    ResponderEliminar
  13. A mí también me hablan los árboles, los ves algunos derechos y orgullosos, rectos; otros retorcidos, con el tronco vencido por el peso de las ramas o del tiempo y algunos viejos cargados de musgo o abrazados por la hiedra.
    Me ha gustado el enfoque de esta entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  14. Da gusto pasear por este manicomio de gente cuerda. Al menos, no estamos solos...
    Sería estupenda una colección de charlas compartidas. No solo van a hablar ellos.
    La foto es muy buenas y ¿esas cascadas? Lamiña, Arbencia... Ya. hay muchas.

    · dos abrazos TyT

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
  15. Precioso.Sin duda, esos árboles longevos, cargados de años que han aguantado tanto en sus ramas, siempre tiene algo que decirnos. Hay un poema de Rabindranath Tagore, que es también una maravilla, y en el que el árbol nos dice que lo miremos, pero no le hagamos daño.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Que versos mas hermosos para acompañar una bonita foto que si no me equivoco ese tronco me suena; no esta en la pista entre Bárcena Mayor y el Pozo La Arbencia?
    Un abrazo paisano.

    ResponderEliminar
  17. A veces me da vergüenza sentir lo que muchos sentís cada vez que hacemos compañía a estas criaturas de la la naturaleza. Suelo repetirlo muchas veces y veo que no soy el único. Abrazar un árbol es gratificante. Pareciera que nos inyecta energía positiva y no sé porqué, me hace sentir ridículo cuando hay gente de por medio. Pero lo he hecho con frecuencia cuando veo un ejemplar que ni tan siquiera puedo abarcarlo con los brazos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  18. Cuanta ternura hay en tus palabras, y cuanto cierto...perderse entra la niebla del amanecer...escuchando solo el trinar de los pájaros y el murmullo interminable del rio...en compañía tan solo de los arboles...perderse y olvidarse del mundo...aunque solo sea por unos instantes...Un abrazu Jesus.

    ResponderEliminar
  19. Un placer leerte jesus!!
    Me encanta también "escucharlos" y admirar los regalos que en su larga vida nos dan.
    Llevale la foto y dile que está muy guapo con ese musgo verde sobre su espalda ;)
    Buen domingo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Una historia tan guapa como la foto.
    http://www.fernanfotos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  21. jeje, ya veo que tú también "oyes voces". Cualquiera que nos oyera (leyera) pensaría que estamos locos...
    Pero si te digo la verdad, me dice mucho más un árbol como el de la foto en 5 minutos que mucha gente conversando media hora...
    Seguiremos leyéndonos.
    Un abrazo, tejón

    ResponderEliminar