Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

11/9/18

¿ QUÉ CULPA TENGO YO...

... de que sea tan bella mi tierra, y que cueste salir cuando entras en ella.
¿Quién tiene la culpa de que estando  entreabiertas las puertas al otoño, por ellas se cuele la primavera?
¿Cómo renunciar a descubrir sus insinuantes caminos, desconociendo cual es el destino?
En un mundo de sombras me gustaría encender una vela, que nos haga entrar en razón y nos mantenga despiertos, haciendo preguntas,  buscando respuestas...
Yo no tengo la culpa de que sean verdes las piedras, y que los rayos de sol, sean mis sueños,  posándose en ellas.
En la espesura en el bosque, me siento errante, primitivo  buscando  luz, en despejados firmamentos.
 La pereza, la desgana, no pueden evitar contagiarme de su libertad y de su  salvaje trotar.
¿Qué culpa tengo yo, de que las nubes se contagien de mi pena, y descarguen  agua dulce sobre  mis lágrimas saladas?.
Remanso de mar antiguo, con olas de flores acariciando los cansados pies...
...de caminantes que eligieron un mundo de frágiles fronteras...
...que nos indican un camino donde no se descansa nunca.
 Guardián de mi tierra, señor y dueño de las flores que rodean murallas franqueables...
 ... quiero que la niebla  me acaricie, como me acarician las espumas de la mar...  
... envejecer con el paciente tejo...
... sin encerrarme entre viejas paredes...
... que cuando se disipe la niebla  vea que no  estoy derrotado y solo, que  sigo anclado a mi tierra y no he malgastado mi tiempo.

2/9/18

HISTORIA DE ESPAÑA

Pobre fue mi padre,
muy pobre,
y el padre de mi padre
y pobre soy yo.

Nunca supimos qué era tener
ni por qué éramos pobres
si otros no lo eran.

No tuvimos nada,
 absolutamente nada
ninguno de los tres.

Nos pasamos la vida
viendo cómo se enriquecían los otros.

No tener nada mata la sangre aquí,
en España, y no te quitas el olor a pobre nunca,
y acaban convirtiendo tu pobreza
en culpabilidad, todo un arte moral.

Pobres y culpables,
el padre de mi padre,
mi padre
y yo.


Título de la poesía: "Historia de España.

Autor: Manuel Vilas.

Publicada en el libro que tengo entre mis manos, Ordesa.

Que no nos quiten también el mar y las montañas.

La foto está sacada desde la cima de Horcados Rojos.

Picos de Europa.


16/8/18

MARIPOSAS DE LEBANZA

"Era normal verlas, había muchas, pero no estorbaban.

Ahora solo veo blancas, marrones y doradas.

Siempre parecen las mismas de ayer que ya me conocen.

Nadie espantaba ni aplastaba a las mariposas pues no se las tomaba en cuenta.

Bellas y efímeras buscando siempre los colores".


Eso es lo que ella dice,  lo que  no sabe es que esas  mariposas que se juntan todos los años, cuando en Lebanza  aprieta el calor, alimentándose del polen de un gran surtido de flores, bebiendo el agua de fuentes donde brotan las más puras y frescas aguas, mientras alborotadas revolotean sin parar, en realidad la están esperando a ella, la más bonita, la más bella, la que más brilla, porque quieren contagiarse de su elegante y altanero vuelo, de su risa y de sus desvelos.

  Todas quieren ser como ella, que ha sabido ganarse el respeto y que nunca nadie se atreverá a tocar sus pelirrojas alas, protectoras del alma más transparente donde muy al fondo guarda los más nobles y puros sentimientos.

La esperan porque saben que todos los años vuelve.

5/8/18

CRESTAS ALTIVAS

Altivas parecen sus crestas, más se dejan conquistar.

Desde su cima no se ven fronteras, religiones ni banderas.

Donde el aire que se respira huele a LIBERTAD.

"Lo inaccesible junto a lo impenetrable unido a lo inexplicable, lo inexplicable a par de lo inconmensurable; esto es el cielo".

Victor Hugo.

Panorámica, tres fotos, del Pico Curavacas,(Montaña Palentina).

29- Julio-2018. Ocho años después volví a pisar su cima, 2524 metros de altitud.

11/7/18

ABDALAH-VACACIONES EN PAZ

Apenas hace unos días que llegó y ya sé que este verano va a ser diferente.

Su timidez no impide que con cada gesto amable o de cariño hacia él, nos dedique una sonrisa permanente.

Si sincera es la sonrisa, no es menos creíble su limpia y chispeante mirada, que sale de unos ojos negros, con un fondo más puro y más blanco, (si es que se puede), que sus blancos dientes.

No ha venido  a aprender, si no a enseñarnos.

A enseñarnos a ser felices con lo que tenemos, a ser comedidos con el consumo, a no derrochar el agua, abriendo el grifo solo lo necesario.

Nos ha regalado un saco de arena del desierto, ¿qué otra cosa nos podía regalar?.

Obediente, educado, amable no lo puede ser más y recibe con agrado abrazos besos y carantoñas.

Apenas hace unos días que llegó y ya intuyo que vamos a llorar, cuando llegue el mes de septiembre y tenga que regresar al desierto, Abdalah.




25/6/18

ANCLADO

Creo que en más de una ocasión dije que hay fotografías que cuentan historias e incluso me atreví a contar lo que me sugirieron, a pesar de que no soy muy buen narrador.

Esta que traigo hoy a la cueva no es de ayer ni de antes de ayer pero ha envejecido muy bien en el baúl de los recuerdos.

Sabía que algo me tenía que contar pero por más que la abría y la miraba, siempre la volvía a cerrar.

Hasta que hace unos días volví a la Ría de San Martín y vi las cuadernas del barco que en la foto que  aparece atado....y entonces, una vez más, me volví a acordar del poeta del mar...

Como barco a doble ancla
vivo atado al litoral
para ver morir los días
entre la tierra y el mar.

Tarde clara del otoño
de un amarillo tenaz
y un sol tibio y macilento
como cirio funeral.

Es la angustiosa bonanza
que antecede al huracán,
es una calma de muerte,
es una quietud total,
es el silencio dormido
y que teme despertar
porque lleva en sus entrañas
la furia del vendaval.

Las olas vienen rendidas
 de distancia y soledad,
y se arrastran jadeantes
o asaltan el roquedal,
y van muriendo una a una
suspirando por la paz.

Como barco a doble ancla
vivo atado al litoral
para ver morir los días
entre la tierra y el mar.

¡Ay de las noches sin luna,
cuando en el vasto playal
ni tiene alientos la brisa
ni tiene pulsos la mar!

Jesús Cancio. Poeta del Mar.

La Cueva superó hace unos días las 400.000 visitas.

El tejón no quiere vivir anclado y seguirá soltando amarras, a pesar del temporal.