Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

8/10/10

CONVIVENCIA

CONVIVENCIA: ( del latín, convivere) vivir en compañía de otros, cohabitar.

Así de sencillo lo pone en el diccionario, y parece fácil.

Un buen ejemplo de convivencia me lo enseñó una tía mía, hermana de mi padre.


No tuvieron maestros y aprendieron a convivir saliendo de la casa de sus padres siendo bien pequeños a servir en casas de señores, por asegurarse la comida ellos y de este manera hacer posible que a sus hermanos menores les llegara un bocado más en casa, pues el salario del abuelo picando piedra en las canteras no daba para tantas bocas.


Era mi tía de carácter abierto, noble, alegre y espontáneo, aunque a veces tenía un poquito de mal genio.

Pasados los años dificiles, se ha casado y con gran sacrificio ella y su marido han hecho una casa, pequeña, con su huerto y sus frutales y en ella viven con sus hijos.

Cerca vive una mujer que hace la vida imposible buscando pleitos a todo el vecindario.

Abre mi tía un día por la mañana las ventanas y ve en el huerto a los asnos de la vecina paciendo el verde y pisando las flores del jardín.

No es que los animales se hayan escapado, su dueña los tiene atados en su finca pero la soga es bien larga.

Al día siguiente los animales han entrado en el sembrado, se han comido las lechugas, han pisoteado los tomates y rascándose contra los árboles han tirado por el suelo la fruta de los manzanos, los ciruelos y los perales, montones de excrementos hay por todo el huerto.

Viendo la vecina que pasan los días , con ganas de gresca le dice una mañana:

-María, ¿ como es que tengo a los burros en tu huerto y no me has dicho nada?.

A lo que mi tía le contesta:

- Mujer, ¿ que te voy a decir?, -si a mi los pobres animales no me han hecho ningún daño, al contrario, por el mismo precio y sin gastarme un duro tengo el huerto segado y abonado.

No hubo más palabras, diose media vuelta la mujer y cogiendo a los asnos por el ramal se los llevó a su corral.


Además de respeto y tolerancia, que difícil es la convivencia si no va acompañada a veces de buenas dosis de paciencia.

27 comentarios:

  1. que historia más chuli, gracias por contarla y por repartir convivencia.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre se ha dicho que dos no discuten si uno no quiere y que no ofende quien quiere sino quien puede y, además, que la paciencia es la madre de la ciencia...
    A mi tb me encanta tu historia!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ilustrativo ejemplo de lo que se debe hacer,hay un dicho que dice "no hay mejor desprecio que no dar aprecio".
    Mucho aguanto tu tia,pero que mucho.Que bonitos son los dos burros de la foto.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  4. La paciencia que siempre has tenido con este tu amigo.

    Gracias por ser como eres y no fallar a esta cita que era tan importante para cumplir un sueño que hoy ya es una realidad, la blogosfera late al ritmo del sentimiento de Convivencia.

    Un abrazo muy agradecido amigo

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho la historia que cuentas, muy cierto, ademas de repeto y tolerancia, paciencia y diplomacia... Gran lección la de tu tia, gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  6. La ironía es un síntoma de inteligencia.
    Una renunció a su huerto temporalmente y otra a su mala leche :-D
    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Precioso post, Tejón. Desde hoy soy fan incondicional de tu tía. Te mando un abrazo enorme y muchos besos para ella.

    P.S

    Me ha encantado la foto de los burros :) y me ha recordado una entrada que tengo pendiente.

    ResponderEliminar
  8. No hay mejor guantá que la que se da sin mano. Olé tu tía. Me encantó la historia y los burros es que son preciosos. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Santa mujer tu tía, Tejón, sin duda una mujer de bien. Me ha encantado el post. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  10. Se demuestra que los burros merecían más el calificativo de vecinos, la vecina, el de burra.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, alguna historia más de estas podríamos contar ¿eh paisanuco?

    Muy buen ejemplo.
    Besucos

    ResponderEliminar
  12. Me encantó la reacción de tu tia, allá donde vaya no tendrá problemas a la hora de convivir ganándose todo el repeto del mundo.
    Un fuerte abrazo Tejon

    ResponderEliminar
  13. Cierto, "la paciencia es la madre de la ciencia", también de la ciencia y el arte de la convivencia. Si la humanidad tuviese la espontánea e innatamente sabia actitud de vuestra tía, habría paz.
    Un abrazo fraterno!

    ResponderEliminar
  14. De acuerdo, con paciencia y amor, se crea una buena convivencia.
    un beso

    ResponderEliminar
  15. La paciencia y la tolerancia son virtudes que debemos cultivar.

    Muy hermosa Anecdota.

    Un abrazo

    http://confesionesdivagacionesyquimeras.blogspot.com/2010/10/convivir-vivir-en-pareja-y-con-los.html

    ResponderEliminar
  16. Hola amigo...

    Una estelar entrada con mucha paciencia... jejeje...

    Paso a darte un abrazo de feliz convivencia y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. FELIZ DÍA QUE YA VA TERMINANDO. ME ALEGRO HABER PASADO POR SU BLOG.
    Un saludo cariñoso

    http://notasdeunamujerquecamina.blogspot.com/ DE UNA MUJER

    ResponderEliminar
  18. Esta historia es una muestra de las virtudes y defectos que tenemos las personas unas en mayor o menor cantidad.

    La historia de tú tia es modélica de convivencia vecinal.

    Si me mandas la dirección supuesto que tiene no correo te mando un libro.

    Un conviviente saludo

    ResponderEliminar
  19. Un placer poder leerte y ver la forma tan sencilla de exponer una convivencia por medio de una historia tan bonita.

    Un verdadero gusto conocerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Gestos como el respeto mutuo y la tolerancia son la base para una buena convivencia..

    Puesto que soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio ( Mahatma Gandhi ).

    Un Besoteee
    Sgroya

    ResponderEliminar
  21. La historia es todo un acierto, de tolerancia y paciencia, y una gran lección de humildad.
    Me alegro de que con esta iniciativa, ir conociendo cada día más a más gente maravillosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Es preciosa esta narración de convivencia, en el seno de la familia es donde con todos sus integrantes,empieza la convivencia.
    Con esta iniciativa de Senovilla,ha sido para mi un descubrimiento...me haré seguidora de todos aquellos que hayan participado en este dia 8 de Octubre, seguro.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Muy sutil tu tía, Tejón, muy sutil. Me ha encantado esta historia... tu familia es una mina de historias interesantes, por lo que veo. Gracias por compartirlas con nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Gracias a todos los que habeis dejado un comentario en esta entrada, he correspondido en vuestros blog haciendo lo propio, espero no haberme olvidado de alguno.
    Ha sido una bonita experiencia y desde aquí quiero dar las gracias a sus artifices angel Cabrera y Senovilla.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  25. Si, es verdad que dos no discuten si uno no quiere,pero tener el carácter templado, como el de tu tía, requiere de un esfuerzo tremendo y una buena dosis de paciencia. ¡Qué persona tan ejemplar!. Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. La verdad, con tan pocas palabras, lo mucho que se puede decir.
    Precioso!!!

    ResponderEliminar
  27. Buenísima y sabia historia. Además de verdad, cuando alguien viene con ganas de fastidiar, ignorarlo será en la mayoría de ocasiones la mejor estrategia. ¡Genial!

    ResponderEliminar