Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

31/3/20

EL CAPITÁN Y EL MOZO


Capitán, el chico está preocupado y muy agitado debido a la cuarentena que nos han impuesto en el puerto.

¿Que te inquieta chico? ¿No tienes bastante comida? ¿No duermes bastante?.

No es eso, capitán, no soporto no poder bajar a tierra y no poder abrazar a mi familia.

¿Y si te dejaran bajar y estuvieras contagioso, soportarías la culpa de infectar a alguien que no puede aguantar la enfermedad?.

No me lo perdonaría nunca, aún si para mí han inventado esta peste.

Puede ser. ¿Pero si no fuese así?.

Entiendo lo que queréis decir, pero me siento privado de la libertad capitán, me han privado de algo.

Y tú prívate aún de algo más.

¿Me estáis tomando el pelo?.

En absoluto. Si te privan de algo sin responder de manera adecuada, has perdido.

Entonces, según usted si me quitan algo, ¿para vencer debo quitarme alguna cosa más por mí mismo?.

Así es. Lo hice en la cuarentena hace 7 años.

¿Y qué es lo que os quitasteis?.

Tenía que esperar más de 20 días sobre el barco. Eran meses en los que esperaba llegar al puerto y gozar de la primavera en tierra. Hubo una epidemia. Nos vetaron bajar a Port April.

 Los primeros días fueron duros. Me sentía como vosotros.

 Luego empecé a contestar a aquellas imposiciones no utilizando la lógica.

Sabía que tras 21 días de este comportamiento se crea una costumbre, y en vez de lamentarme y crear costumbres desastrosas, empecé a portarme de manera diferente a todos los demás. Antes empecé a reflexionar sobre aquellos que tienen muchas privaciones cada día de su miserable vida y luego, decidí vencer.

 Empecé con el alimento. a) Me impuse comer la mitad de cuanto comía habitualmente, b) Luego empecé a seleccionar los alimentos más digeribles, para que no se sobrecargase mi cuerpo c) Pasé a nutrirme de alimentos que, por tradición, habían mantenido al hombre en salud.

El paso siguiente fue unir a esto una depuración de pensamientos malsanos y tener cada vez más pensamientos elevados y nobles.

 Me impuse leer al menos una página cada día de un argumento que no conociera.

 Me impuse hacer ejercicios sobre el puente del barco.

 Un viejo hindú me había dicho años antes, que el cuerpo se potenciaba reteniendo el aliento. Me impuse hacer profundas respiraciones completas cada mañana. Creo que mis pulmones nunca habían llegado a tal capacidad y fuerza.

 Por la tarde era la hora de las oraciones, la hora de dar las gracias a cualquier entidad por no haberme dado un destino de privaciones serias durante toda mi vida.

 El hindú me había aconsejado también tener la costumbre de imaginar la luz entrar en mí y hacerme más fuerte. Podía funcionar también hacerlo para la gente querida que estaba lejos y así esta práctica también la integré en mi rutina diaria sobre el barco.

 En vez de pensar en todo lo que no podía hacer, pensaba en lo que haría una vez bajara a tierra.

 Visualizaba las escenas cada día, las vivía intensamente y gozaba de la espera.

 Todo lo que podemos obtener en seguida, nunca es interesante. La espera sirve para sublimar el deseo y hacerlo más poderoso. Me había privado de alimentos suculentos, de botellas de ron… Me había privado de jugar a las cartas, de dormir mucho, de ociar, de pensar solo en lo que me habían quitado.

¿Como acabó capitán?.

Adquirí todas aquellas costumbres nuevas. Me dejaron bajar después de mucho más tiempo del previsto.

¿Os privaron de la primavera entonces?.

Si, aquel año me privaron de la primavera, y de muchas cosas más, pero yo había florecido igualmente, me había llevado la primavera dentro, y nadie nunca más habría podido quitármela.

Nos encontramos ante la oportunidad de florecer. Sigamos creciendo.

"El capitán y el mozo"

Alessandro Frezza


16/3/20

LIBRES, SIN CONFINAMIENTO...

...me alegran los días... 
...aunque me coman el pan...
...y las manzanas, mientras observo detrás de los cristales.

Dichosos ellos, libres de "coronavirus" y de CORINAVIRUS, ese virus silenciado del que nadie quiere hablar.

Pues sabéis lo que os digo, que desde que me he jubilado y desde que estoy confinado, ando "desatao".

 Digo lo que pienso, salgo a aplaudir  todos los días a la Sanidad Pública y lanzo "slogans" por las ventanas, como un desaforado, sin ley ni orden, pidiendo que nos devuelvan los millones que nos han robado, que nos hacen falta para mascarillas y paracetamoles.

Aunque hay algo que me tiene preocupado, en los dos últimos días según me chiva Bloguer, recibo una media de más de doscientas visitas desde los EEUU.

¿Me estará espiando Tramp o Trump, o como coño se diga ?.

Emérito:  Que se ha retirado de un empleo o cargo y disfruta algún premio por sus buenos servicios.

Profesor de universidad que sigue dando clases después de la jubilación, en reconocimiento a sus méritos.

Estos son los Eméritos que necesitamos.

27/2/20

NACEMOS SIN MIEDO

Nacemos sin miedo y nos lo inculcan.

 Quieren que vivamos con miedo, pendientes de un hilo, de unos cables, rodeados de los presagios más oscuros.

Nadie vendrá a salvarnos.

 Solos, tendremos que deshacernos  de los miedos que nos atenazan y entonces el miedo será de ellos.

“Es mejor viajar bien que llegar”.

1/2/20

SALDREMOS A LA LLUVIA


Y si llueve saldremos a la lluvia

A lavar las vidas que van acumulando mugre

De palo de gallinero

Tanta mentira, tanto fingir, tanto desastre

Desnudos sobre el mascarón de proa

Lamiendo con la punta de la lengua

El tinte que desprende la máscara

Si arrecia el viento norte abajo telas

Calzarse botas y esgrimir las hachas

Sobre la superficie caminamos

Que sobre la superficie nos salvamos

No sólo pueden ellos

Y mejor si no hay motores, tenemos velas

No sólo pueden ellos

Y mejor si no hay motores tenemos velas

Bajo nosotros los huesos y las piedras

Que son los sedimentos de nuestra incierta gloria

Y si llueve saldremos a la lluvia

A vaciar el semillero de sonrisas y a esperar cosecha

En la silla de parar las prisas

Tanto correr, tanto asentir, tanto quemarse

El viento te traerá nuevos encuentros

Amores nuevos y una vida dulce

Más plena cuanto menos soberbia

Si arrecia el viento norte abajo velas

Calzarse botas y enarbolar hachas

Sobre la superficie nos salvamos desde lo más profundo respirando

Saldremos a la lluvia- Manolo García.



22/1/20

BARCO DE PAPEL


La biblioteca estaba en absoluto silencio.

No necesitaron palabras,

 se entendieron cruzando las miradas,

igual que la primera vez,

cuando se vieron en la playa.

Sus vidas eran dos libros donde escribir,

hasta que no quedaran páginas en blanco.

En silencio, cogidos de la mano

se hicieron a la mar,

navegando en un barco de papel.


Mi relato para el concurso de "microrrelatos" convocado por la Biblioteca Central de Cantabria.

Me hizo mucha ilusión participar.




15/1/20

MELANCOLÍA AZUL


No dejes que te invada la melancolía azul,
la luz que se apaga en el horizonte,
  brillará otra vez mañana.

No dejes que te atrape el lado oscuro,
 deposita tu llanto sobre mi hombro,
 camina y alcanza las montañas.