Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

11/1/17

LA VIJANERA II

  AQUÍ veréis la entrada que de La Vijanera hice el año 2012 y no me repito en dar más detalles de lo que significa y los orígenes ancestrales del primer carnaval del año.

Lo mismo que hace cinco años madrugamos para ir hasta Silió en una fría y helada mañana de Enero. 
No fuimos los primeros pues desde temprana hora ya había gente en primera fila y bien acomodados esperando a que comenzara el espectaculo.
No se que pasaría en la noche, la movida debió ser gorda, a Tramp le debió sentar mal el orujo y acabó al sereno, colgando de una farola.
Los protagonistas del carnaval también madrugaron para ir vistiendo los trajes más elegantes que podéis imaginar.
Con gran expectación y miles de personas esperando pacientemente, empiezan a aparecer por los bosques los más de ciento setenta actores del carnaval.
 Es el árbol uno de los disfraces más vistoso y llamativo y más difícil de fotografiar.
 Esta vez lo conseguí cuando apenas había empezado a caminar por el bosque confundiéndose con los robles, los castaños y los abedules.   
Guapisimos los Zarramacos con sus pieles, sus campanos y sus gorros con cascabeles. 
Trapajones de todo tipo vestidos con trajes confeccionados con elementos naturales, hojas de laurel...
...hojas de maíz y erizos de las castañas...
...y el "mugosu" cubierto de musgo y de hiedra, uno de los disfraces más axfisiante y agotador junto a el Ojáncano y la Ojáncana representan a la mitología cántabra. 
 El oso que es el protagonista principal que termina preso, agotado y molido a palos.
Aunque represente al mal  hay cosas que me asustan más.
Y por las calles del pueblo, haciendo reír a todo el mundo con sus coplas y su buen humor un montón de personajes representando numerosos oficios como el afilador, los guardias civiles, los marineritos, el sacamuelas, la preñá, todos ellos realizando distintas funciones sociales, escenificando y parodiando  los sucesos más comentados del año pasado.
Otro de los personajes cada año más fotografiado es este veterano Zarramaco que junto a la Giraldona refleja ya el cansancio en su rostro.

 Os dejo alguna de las coplas que se escucharon.

Para acoger refugiados
Europa diz que "no hay perras"
mientras gastan los millones
en bombardear sus tierras.

Corriendo tras los balones
van esquivando listas
y en realidad son ladrones
vestidos de futbolistas.

Pa promocionar Cantabria
en el año lebaniego
traeremos a Enrique Iglesias
a cantar al sardinero.

De Reinosa a Torrelavega
ya no hay donde trabajar
o te agarras fuerte a un ERE
o te aguantas sin cobrar.

Todavía resuenan en mis oídos los campanos.

VIVA  LA VIJANERA Y VIVA SILIÓ.

4/1/17

MAZCUERRAS

Esta entrada que hago hoy es la primera de este año recién comenzado.
 Me encontraba yo un poco espeso, vago, como amodorrado, sin ideas y con tentaciones de dar pausa durante una temporada al blog.
Las comidas y cenas sin medida de estas fechas causan mella y una tarde fría decidimos salir a dar una vuelta para mover un poco la barriga.
Sin rumbo fijo tomamos dirección al Valle de Cabuérniga y al pasar por Mazcuerras, (un bello pueblo de Cantabria de esos que siempre  dejas a un lado ) nos sorprenden una fotos pegadas a las viejas casonas de piedra.
 Mazcuerras es el pueblo natal de la escritora Concha Espina y fue el lugar donde pasó también los últimos años de su vida la escritora leonesa, mi admirada Josefina Aldecoa.
Este pueblo es muy conocido por unos viveros de plantas de larga tradición familiar que han ido creciendo desde su fundación en el año de 1894.

Pocos jardines y huertas habrá en Cantabria que no tengan alguna planta o algún árbol de los Viveros Escalante de Mazcuerras.
Cuenta Mazcuerras con una gran actividad cultural durante los veranos.

 Gracias a sus asociaciones de vecinos y de mujeres, ayudados por la Junta Vecinal sus calles se han convertido en un museo permanente donde se pueden ver esculturas de distintos autores y materiales.
Destacable es la labor de José Antonio Andrés Vera, el "médico escultor" y a quién todos los vecinos conocen bien pues es su médico y el autor de alguna de las esculturas que se exponen.
De él fue también la idea de pedir a sus vecinos fotografías antiguas que tuvieran en sus casas y él se encargó de exponerlas, una vez silueteadas en los muros y en las calles a los que estuvieron vinculados dichas personas
Treinta y seis fotografías, algunas con más de cien años de antigüedad que parece que han devuelto a la vida a sus protagonistas y que han vuelto a pasear por estas calles.
El orondo cura sigue velando por la salud espiritual de sus feligreses...
...la bella panderetera parece soñar con un novio o una pandereta nueva...
Familias modestas...
...y gente de abolengo.
Me gustó tanto la exposición que no he podido resistir la tentación de enseñaros alguna de las fotos que saqué.
Todas y cada una de ellas sugieren historias y momentos de un pasado no tan lejano.
Si os ha gustado la entrada me alegraré, y desde aquí os animo a visitar Mazcuerras y pasear sus calles si alguna vez tenéis ocasión de hacerlo.
Un pueblo con mucho arte.

19/12/16

HACER BALANCE

Un año más,
 ¿cuanto malo?, ¿cuanto bueno?.
Mirar atrás y mirar adelante,
 hacer balance,
 aprender de los errores,
 y poner objetivos nuevos.
Me encontraréis entre la niebla,
 allí donde reine el silencio,
entre los brezos y los helechos,
caminando entre penumbras,
 sabiendo que no hay sombra sin luz.
Seguiré escuchando el canto de los pájaros,
y las historias que me cuenten los ríos,
 en forma de rumor.

 Llenaré la mochila por caminos viejos,
de espumas, de vientos,
de penas y alegrías,
de risas, de llantos,
de calma, de tormento,
y de amigos nuevos.

30/11/16

ÁRBOLES Y LIBROS

"Hubo árboles antes de que hubiera libros, y acaso cuando acaben los libros continúen los árboles. Y acaso llegue la humanidad a un grado de cultura tal que no necesite ya libros, pero siempre necesitará de árboles, y entonces abonará los árboles con libros."

Miguel de Unamuno.
Necesitamos libros y árboles para leer bajo su sombra.

Primera foto: Tejo en La Sierra del Sueve. (Asturias)

Segunda foto: Secuoya en el Monumento natural de las secuoyas en Cabezón de la Sal.(Cantabria)

19/11/16

VERDE PASIEGO

La tarde era fría como el agua del desnieve que se precipitaba ladera abajo buscando el cauce del río Miera.

Las nubes amenazantes y el sol  escondiéndose tras montañas más lejanas, con sus últimos rayos quería dar un poco de calor al Puerto de Lunada.

 "Este año ha venido muy temprano la nieve y he tenido que poner al mi dueño a picar leña"

¿Vosotros no sabréis de algún madrileño caprichoso, de esos que vienen en verano y les gusta tanto esto que quiera comprar  alguna cabaña?.

¿La casa vividora también está en venta?.

También, pensábamos que   no íbamos a pasar aquí más inviernos,-ya son demasiados-, y cada vez quedamos menos, tengo setenta y tres años y los huesos muy jeringados.

Hemos vendido casi todas las vacas, solo queda lo que veis, una para la leche, el mico que ya ni ladra ni avisa y las gallinas que picotean por el prado.


El mico, un perro manso y azorrado, con el rabo entre las piernas, apenas se ha atrevido a olisquearnos, se ve tan viejo que con un solo ladrido ya parece cansado.

Nos ignora, se da la vuelta y se tumba en el prado, pero debe estar muy frío pues se levanta y emprende camino de vuelta hasta la casa.
 Ha visto salir el humo por el tejado y marcha en busca  del calor de la lumbre.  
Lo mismo que su dueña, que pasará  un invierno más tejiendo mantas.
 Con la lana que le sobre de los ovillos se hará otro gorro de mil colores, como el que lleva en la cabeza.

13/11/16

MADERA VIVA

"Los árboles viejos llevan muchos años muriendo lentamente pero en cada primavera les salen algunas ramitas verdes todavía, porque se van yendo despacio..."

Así comenzaba José Mujica,  la lección que dio esta semana en el Instituto de El Alisal en Santander.

Como me gustaría que alguna de esas ramitas broten  y den fuerza a alguno de los jóvenes que lo estaban escuchando.

Que vean que la evolución no es esto, que el enchufe que alimentaba el televisor quedó obsoleto y que hay que empezar de nuevo, que por la pantalla ya no corren Messis ni Ronaldos.

Que la vida está en la calle aquella, donde  de pequeños corrían con la manilla y el aro de la rueda de una vieja bicicleta o jugaban a la rayuela, pintada con tiza en el suelo donde no había entre la tierra y el cielo demarcaciones ni fronteras...

Y ojalá sean ciertas las palabras de Leonard Cohen  en el discurso que pronunció cuando recogió el Premio Príncipe de Asturias:

... y respiré la fragancia de la madera viva, la madera nunca muere... 

Espero que mi maestro apruebe los deberes que me ha puesto.