Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

17/5/17

DESDE LANZAROTE AL ASÓN

Si vienes conmigo te llevaré por caminos viejos a los que siempre hay que volver con amigos nuevos.

 Espero que el día que yo no pueda alguien los camine por mi.
Allí veremos crecer los árboles, escucharemos el canto de los pájaros en sus ramas.

Ramas que ojalá nunca veamos arder pues no hace falta papel para escribir  mensajes, que digan que aquí sobran los humos y el incienso. 
Despiertan nuestros sentidos estrechos desfiladeros que el agua ha ido construyendo durante años desgarrando la roca.
Donde habitan anjanas buenas que andan por senderos alfombrados de  monedas de oro entre paredes plateadas.
Descansaremos junto a las arandaneras abandonando penas y tristezas, recuperando la nostalgia de la tierra que una vez dejamos atrás.
 Seguiremos caminando con firmeza sobre las piedras...
...  hasta que llegue el día, en que "las piedras se puedan comer y ya nadie sea más que nadie".
Y aunque el poeta dijera que se hace camino al andar, echando la vista atrás siempre veré el camino al que hay que regresar para dejar abiertas las puertas que nos quieren cerrar.
Y como no seguir caminando si en el cielo ...
...se ven pintadas las estelas de la mar.
Y aunque  nos costara la luz entre los árboles nos guiaba el camino por donde salir...
...a pesar de que más de uno se quería quedar a vivir allí.

Toda la ruta, quince kilómetros acompañado de buenas gentes venidas de una isla,  a la que quiero regresar.

Solo espero, amigos lanzaroteños, que volváis a vuestro mar tan enamorados de nuestros verdes como yo vine enamorado de vuestros volcanes.

Y como dijo Saramago:

 'Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía'.

6/5/17

MI BOSQUE

En alguna parte he leído que el gobierno japonés considera que un baño forestal es la mejor de las terapias.
Por eso invita a la gente a pasar más tiempo en los bosques.
Pasear en silencio y respirar el aire fresco influye positivamente en el organismo y mejora la salud.
Todos estos tejos que traigo hoy a la cueva forman parte de mi, es una de mis pasiones y durante la que llaman semana de pasión me dediqué a ellos.
Tenía mi bosque particular un poco abandonado y ya tocaba cambiar tierra, podar raíces, trasplantar tejos nuevos...
...tratar de imitar un poco la naturaleza de estos árboles que crecen en los lugares más insospechados como he ido comprobando en mis marchas a lo largo de estos años.
Se adaptan muy bien a las macetas, a las piedras y a las bandejas para bonsais.
Algunos cuando se me hacen grandes ya no se donde llevarlos y  los he transplantado en lugares que solo yo conozco.
Estos estan esperando trasplante y dueños nuevos que sepan cuidarlos.

Espero que os haya gustado el bosque donde me refugio.

Os aseguro que me relaja y produce los mismos efectos que cuando voy a uno de verdad.

... y tengo acebos, fresnos, encinas, abedules, laureles, ceibos, avellanos y muuuuuchos más.

27/4/17

SUBIDA AL PICO CANDINA

Esta ruta no es nueva, ya la he traído  otra vez a la cueva y sé que alguno, "allende los mares". se va a alegrar de ver la tierruca de sus orígenes.

Este año los senderos parecen heridos, arañazos causados por los incendios provocados el pasado otoño que poco a poco parece que se van cicatrizando.

Creo que habrá pocos lugares donde en una ruta de tan corto recorrido, unos nueve kilómetros, se pueda disfrutar tanto de la montaña como del mar.
La idea de hacer esta ruta una vez más era despejar un poco la mente y recuperar el estado de ánimo tras unos tristes días.

Para ello lié con mis artes de seducción (promesa incluida de llevar una suculenta tortilla) a mi hermano y a mi cuñado, que aunque en un principio dijeron que si un tanto entusiasmados, creo que por la noche rezaron para que amaneciera nublado y lloviendo.

Pero no se les arregló la cosa y el día amaneció con calor y un poco nublado.
La ruta como ya dije no es de gran dificultad pues apenas son 546 metros de altitud sobre el nivel del mar los que se han de superar.

 Por el camino te puedes encontrar con magníficos ejemplares de ancianas encinas que sorprende ver cómo se desarrollan entre la piedra caliza y que afortunadamente se libraron de las llamas, y vestigios de lo que fueron unas antiguas minas.
Llegados a este punto y a pesar de lo empinado de la cuesta aquí ya parecen un poco más animados mis compis, y posan gustosamente para la foto pues ni se imaginaban lo que se iban a encontrar.
El Mar Cantábrico calmado a sus pies, con unos acantilados que nada tienen que envidiar a los de otros países más al norte y adonde todo el mundo quiere ir desconociendo lo que tenemos al lado de casa.
Desde las alturas brillan las dunas de la Playa de La arena y emerge del agua la Punta de Sonabia, más conocida por "Punta de la Ballena".
Llegados a este punto, lo empinado de la cuesta hace alguno refunfuñe por lo bajini...
...pero va bien escoltado...
...y pronto verá que el esfuerzo será recompensado...
...con las maravillosas vistas que nos esperan en la cima.

El Monte Buciero, Santoña, Laredo, Liendo y la Playa de San Julián a nuestro pies.
La tortilla curó todos los males y mientras echamos la vista atrás para ver como nos observan "Los ojos del Diablo"escucho decir:

"Ya verémos como haces tu esto cuando tengas diez años más encima".

Lo dice mi hermano que está echo un chaval.

El otro, mi "cuñao", el de Caloca no dice ni "mu". Para él esto es como dar un paseo por el Sardinero.

Y sé de alguno que se va a enfadar por no haberle avisado.

18/4/17

MIRUELLOS UN AÑO MÁS

Estabais muy equivocados si pensasteis que este año no anidaban los miruellos en la cueva.

Aquí están y bien hermosos, ¡ahora!, la lata que me han "dao".

Horas he pasado en este "observatorio trípode" que monté debajo de la encina para ver los ires y venires de la pareja de miruellos adultos entrando y saliendo de entre los zarzales cada vez por un lugar distinto para no delatar donde habían hecho el nido.
Con bocados tan suculentos no es de extrañar que se críen tan hermosos.

Esta entrada se la dedico a Samuel, un mozuco de un año con el que me cruzo todos los días al cuidado de su abuela Tere.
Es decirle:

 ¿Donde están lo pajarines?

Y al momento eleva la mirada y señala con el deduco a los árboles.

Cuando le he enseñado las fotos en la cámara la expresión de su cara se ha transformado en un alegre emoticono y los ojos le hacían chiribitas.


14/4/17

LA PROCESIÓN

La suya no es una procesión triunfal.

Llueva o haga sol ha de hacerla todos los días.

Nadie jaleará su paso desde balcones engalanados.

1/4/17

SOMOS PERMEABLES

No somos tan impermeables, aunque lo intentemos.

Los sentimientos están ahí, afloran a poco que nos pellizquemos.

Solo es necesario bajar la guardia y aceptar los besos, los abrazos,

 las lágrimas y los apretones de manos más sinceros.