Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

31/12/13

EMBRIAGADO DE UTOPÍA

Igual que la gaviota  se eleva sobre el enfurecido mar, y deja atrás el temporal, lo mismo yo tomaré altura y me enfrentaré a los malos vientos.

 Nada impedirá que un año más reivindique la utopía, que denuncie la injusticia, no me rendiré, seguiré intentando hacer realidad mis sueños, porque tengo derecho a creer en ellos.

  Seguiré subiendo cimas, coronando cerros, y ayudando a curar heridas, intentando guiar mi barco hacia buen puerto.

Y me embriagaré... a vuestra salud, ¡¡embriáguense conmigo!!.

EMBRIÁGUENSE

Hay que estar ebrio siempre. Todo reside en eso: ésta es la única cuestión. Para no sentir el horrible peso del Tiempo que nos rompe las espaldas y nos hace inclinar hacia la tierra, hay que embriagarse sin descanso.


Pero, ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca. Pero embriáguense.


Y si a veces, sobre las gradas de un palacio, sobre la verde hierba de una zanja, en la soledad huraña de su cuarto, la ebriedad ya atenuada o desaparecida ustedes se despiertan pregunten al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla, pregúntenle qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, el pájaro, el reloj, contestarán:

“¡Es hora de embriagarse!"

Para no ser los esclavos martirizados del Tiempo, ¡embriáguense, embriáguense sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca.


Charles Baudelaire

23/12/13

NAVIDAD SIN AMBIENTE

-Ella nunca ponía el Niño de esa manera -dijo Chelo al sentarse a la mesa.
-Es lo mismo; cámbialo. Ni me di cuenta.
Cati se pasó delicadamente las manos por las mejillas sofocadas.
-Sentaos -dijo.
Raúl y Tomás hablaban junto a la chimenea.
Dijo Chelo:
-Mujer, es lo mismo. El caso es que el Niño presida, ¿no?
La silla crujió al sentarse Raúl, a la cabecera. Elvi rió al otro extremo.
-Deberías comer con más cuidado -dijo-. Yo no sé dónde vas a llegar.
Dijo Frutos:
-¿Por qué no habéis prendido lumbre como otros años?
A Cati le temblaba un poco la voz:
-Pensé que no hacía frío -levantó sus flacos hombros como disculpándose-. No sé...
-Bendice -dijo Toña.
La voz de Raúl, a la cabecera, tenía un volumen hinchado y creciente, como el retumbo de un trueno:
-Me pesé el jueves y he adelgazado, ya ves. Pásame el vino, Chelo, haz el favor.
Dijo Cati:
-Si queréis, prendo. Todavía estamos a tiempo.
Hubo una negativa general; una ruidosa, alborotada negativa.
-¿No bendices? -preguntó Toña.
Agregó Frutos:
-Yo, lo único por el ambiente; frío no hace.
Cati humilló ligeramente la cabeza y murmuró:
-Señor, da pan a los que tienen hambre y hambre a los que tienen pan.
Al concluir se santiguó.
Dijo Elvi:
-¡Qué bendición más original, chica! Ella nunca bendecía así.
Rodrigo miró furtivamente a su izquierda, hacia Cati:
-Se me hace raro no verla aquí, a mi lado, como otros años.
Tomás, Raúl y Frutos hablaban de las ventajas del «Seat 600» para aparcar en las grandes ciudades. Dijo Raúl:
-En carretera fatiga. Es ideal para la ciudad.
Chelo tenía los ojos húmedos cuando dijo:
-¿Os acordáis del año pasado? Ella lo presentía. Dijo: «Quién sabe si será la última Navidad que pasamos juntos.» ¿No os acordáis?
Hubo un silencio estremecido, quebrado por el repique de los cubiertos contra la loza. Raúl estalló:
-Llevaba veinte años diciendo lo mismo. Alguna vez tenía que ser. Es la vida, ¿no?
Cati carraspeó:
-Esa bendición se la oí un día al padre Martín. Es sobria y bonita. Me gustó.
Tomás levantó la voz:
-A mí, como no me gusta correr, tanto me da un coche grande como uno pequeño.
Elvi fruncía su naricita respingona cada vez que se disponía a hablar. Dijo:
-Raúl tiene pan, pero haría mejor pidiéndole a Dios que no le diese hambre. Si no, yo no sé dónde va a llegar.
Elena  pasaba   las   fuentes  alrededor  de  la  mesa. Y cuando Elvi habló, unió su risa espontánea a la de los demás.
-No, gracias, hija; no quiero más -dijo Frutos con un breve gesto de la mano. Rodrigo denegó también. Dijo luego:
-Ella ponía la lombarda de otra manera. No sé exactamente lo que es, pero era una cosa diferente.
Raúl se volvió a Tomás:
-Pero, bueno ¿quieres decirme qué kilómetros haces tú?
Dijo Frutos:
-Con la chimenea apagada no me parece Nochebuena, la verdad.
Toña saltó:
-No es la chimenea.
Cati se inclinó hacia Rodrigo:
-Está rehogada con un poco de ajo, exactamente como ella lo hacía.
Elvi arrugó su naricilla:
-Sigo pensando en esa bendición tuya, tan original, Cati. Creo que no está bien. Para arreglar ese asunto entre los que tienen hambre y los que no tienen hambre, me parece que no es necesario molestar a Dios. Sería más sencillo decirles a los que tienen pan y no tienen hambre, que les den el pan que les sobra a los que tienen hambre y no tienen pan. De esa manera, todos contentos, ¿no os parece?
Tomás se soliviantó un poco:
-Haga los kilómetros que haga. Yo no tengo necesidad de correr y en carretera tanto me da un «Seiscientos» como un «Mercedes»; es lo que tengo que decir.
-A mí no me parece Nochebuena -dijo Frutos después de observar atentamente la habitación-. Aquí falta algo.
Chelo amusgó los ojos y miró hacia Cati:
-Cati, mona -dijo- si te miro así con los ojos medio cerrados, como vas de negro, todavía me parece que está ella -se inclinó hacia Raúl-. Raúl -añadió-, cierra los ojos un poco, así, y mira para Cati. ¿No es verdad que te recuerda a ella?
Cati hizo un esfuerzo para tragar. Toña hizo un esfuerzo para tragar. Raúl hizo un esfuerzo para tragar. Finalmente, entrecerró los ojos y dijo:
-Sí, puede que se le dé un aire.
Rodrigo se dirigió a Frutos, cruzando la conversación:
-No te pongas pelma con el ambiente. No es el ambiente. Es la lombarda; y el besugo también. Este año tienen otro gusto.
Frutos enarcó las cejas.
-Lo que sea no lo sé. Pero a mí no me parece que hoy sea Nochebuena.
Cati descarnaba el alón del pavo nerviosamente, con increíble destreza. Luego se lo llevaba a la boca con el tenedor en porciones minúsculas.
Dijo Raúl:
-Pásame el vino, Chelo, anda.
Chelo le pasó la botella. Inmediatamente se incorporó y, sin decir nada, colocó al Niño en ángulo recto con el largo de la mesa, encarando a Cati. Inquirió:
-¿Y así?
Dijo Elvi:
-No os molestéis. Es la bendición tan rara de Cati la que lo ha echado todo a perder.
Toña gritó:
-¡No es la bendición!
-Bueno, no os pongáis así. Lo que hay que hacer es beber un poco -dijo Raúl-. El ambiente va por dentro.
Y repartió vino en los vasos de alrededor.
Frutos se puso en pie y sacó del bolsillo una caja de fósforos:
-Aguarda un momento -dijo-. ¿Tenéis un papel? -se dirigió a la chimenea.
Chelo le dijo a Toña:
-Toña, por favor, cierra un poco los ojos, así, y mira para Cati.
-Déjame -dijo Toña.
Las llamas caracoleaban en el hogar. Frutos se incorporó con una mano en los riñones. Voceó mirando al fuego:
-Esto es otra cosa, ¿no?
Añadió Chelo:
-Yo no sé si es por el luto o que...
Frutos reculaba sin cesar de mirar a la lumbre:
-¿Qué? ¿Hay ambiente ahora o no hay ambiente?
Hubo un silencio prolongado, Rodrigo lo rompió al fin. Le dijo a Cati:
-¿Pusiste manzanas en el pavo?
-Sí, claro.
Rodrigo encogió los hombros imperceptiblemente. Frutos apartó su silla y se sentó de nuevo. Continuaba mirando al fuego. Toña le dijo irritada:
-No te molestes más; no es el fuego.
Elvi frunció su naricita:
-Cati -dijo-, si probaras a bendecir de otra manera, a lo mejor...
Se oyó un ronco sollozo. Raúl dejó el vaso de golpe, sobre la mesa.
-¡Lo que faltaba! -dijo-. ¿Pues no está llorando la boba ésta ahora? Cati, mujer, ¿puede saberse qué es lo que te pasa?

 CUENTO DE NAVIDAD SACADO DEL LIBRO DE RELATOS CORTOS "LA MORTAJA" DE MIGUEL DELIBES.




FELIZ SOLSTICIO DE INVIERNO, Y MUCHOS BESOS BAJO EL MUERDAGO.

20/12/13

SIN VALLAS, DONDE VAYAS

 
                                         Vallas con cuchillas,
         murallas, fronteras,
                                                                                 alambradas infranqueables.
                                        Cuando se busca la libertad,
                                                                                 donde vayas no habrá,
                                                                                                                    vallas insalvables

11/12/13

CASTRO VALNERA

Faltan apenas unas horas para que termine este día dedicado a la necesidad de conservar nuestras montañas.

No he querido tirar de archivos y esta tarde he subido el Puerto de las Estacas de Trueba, en el sur de Cantabria para acercaros una de mis montañas preferida, hoy seriamente amenazada. Su estado natural, de una belleza indescriptible, desaparecerá si sale adelante el proyecto que pretende traer hasta aquí un teleférico desde la Vega de Pas y que parece que no tiene más pretensión que acercar hasta la cima a los acomodados señoritos del Paseo Pereda y a lindas mozas con zapatos de tacón de aguja.
Mejor será que suban andando y pisen las boñigas, que se curtan la cara con el viento fresco que hoy corría, que dejen bajar el agua saltando entre las peñas, que vean  a los fresnos tirar las hojas, que huelan las flores  en primavera, que pisen la nieve y se mojen los pies en charcos y regatos, que se refugien de la lluvia en las cabañas pasiegas, y que dejen como está Castro Valnera.

4/12/13

EN EL SAJA

Entre hojas de oro y aguas de plata.
Solo aquí encuentro, la soledad buscada.


1ª foto: Pozo del Amo en el puerto de Palombera.

2ª foto: Canal del Cureñas, Trambosríos.
Las dos en el Parque Natural del Saja.

29/11/13

MAZANDRERO-ENTRAMBASAGUAS

Íbamos en busca del otoño y nos recibió el invierno en forma de carámbanos helados como tarjeta de visita.
Aún los lugareños no han troceado la leña para las chimeneas y cuando despertaron, la nieve cubría como nata montada los troncos de haya.
Salimos de Mazandrero, uno de los muchos y bellos pueblos de Campoo, a 1040 metros de altitud, y vamos subiendo por una pista de suave pendiente, a medida que  ganamos altura se van ampliando las vistas, y el pueblo destaca en el valle envuelto en una luz especial.
A partir de aquí, envueltos entre escobales y algunos árboles cuyas ramas han cedido por el peso de la nieve, nuestro caminar se va haciendo cada vez más lento, silencioso y ordenado.
La huella es cada vez más profunda y las botas antes manchadas de barro ya no dejan rastro de suciedad en la blanca nieve.

Aunque parezcamos un ejercito en perfecta alineación, nuestras intenciones son totalmente pacificas, no hemos llegado hasta aquí para perturbar a nadie y  cuando nos  detenemos a contemplar lo que hay a nuestro alrededor, de nuestras bocas solo salen palabras de admiración.
Pasamos por un pilón conocido como Fuente de la Piluca, detrás crece un tejo y algunos acebos, como no tenemos sed continuamos la marcha metidos ya de lleno en el Monte Milagro, un denso bosque de robles, tejos, acebos, abedules, avellanos y serbales, que tanto echaba en falta ya este año.
Los escobales, cada vez más altos, nos siguen acompañando y se inclinan por el peso de la nieve a nuestro paso.
Difuminadas entre la niebla, allí al fondo,  parecen distinguirse unas cabañas, pero no, son unas curiosas formaciones rocosas colgadas sobre la montaña que se conocen como los Balcones del oso, pues no hemos de olvidar que caminamos por zona osera y no sería de extrañar que desde algún lugar el oso nos esté observando.

Pasaremos más adelante junto a ellos y de no ser por la niebla,  habríamos disfrutado de unas buenas vistas sobre el valle.
La nieve es silencio, y en silencio seguimos caminando y admirando buenos ejemplares de tejos...
...acebos de brillantes y verdes hojas, cubiertos de bolas de un rojo intenso...
...y caballos que se han visto sorprendidos por la nevada y se refugian bajo las hayas.

La nieve es silencio cerca de la cabaña del Portillo, y tan en silencio vamos y tan integrados con el entorno que sin querer asustamos a una manada de venados, alguno más rápido que yo consigue fotografiarlos, yo me quedo con las ganas y he de conformarme con verlos subir monte arriba dando espectaculares saltos, cuando ya se ven seguros, muy chulos ellos, se detienen a mirarnos.
Las marcas del sendero han desaparecido bajo la nieve, el GPS se encarga de llevarnos cuesta abajo, por pendientes pronunciadas donde hay que tomar buenas precauciones antes de apoyar la pisada, y todas las precauciones son pocas y pocos nos libramos de una buena culada.
Hayas, paredes cubiertas de musgo y el suelo cubierto de hayucos...
...y al final del barranco, Puente De, un puente natural que el río Hijar ha construido desgastando las rocas y que toma ese aspecto de puente con unos muros armados con piedras.
No penséis que nos quedamos con nostalgia pues a pesar de la visita del invierno el otoño estaba allí, y no en ese centro comercial que todos los años nos dice:"el otoño ya está aquí".

Y allí se quedó.

21/11/13

ESCARABAJO DE LA NARIZ SANGRANTE

¿A que nunca habéis oído hablar de él?.

 Ni yo, hasta que asistí a unas rutas guiadas sobre la Geodiversidad por los acantilados de Costa Quebrada.

Allí me enteré de que es un  escarabajo muy común en la península Ibérica y que su nombre se lo pusieron los ingleses que parece ser que son muy propensos a darle nombre a todas las cosas.

Lo de la nariz sangrante es porque cuando se siente atacado destila un liquido rojizo para ahuyentar a sus posibles enemigos, aves por lo general, gaviotas y demás pájaros de la costa.

Tiene un color azulado, no vuela y se pasa todo el día pastando vegetación de los acantilados.

La hembra dobla en tamaño al macho, y él, muy inteligentemente se distingue además de por su tamaño, porque sus patas han desarrollado unas potentes ventosas para acoplarse a la hembra con el fin de reproducirse, como bien se puede observar en las fotos.

Una vez más queda demostrado que solo las hembras son capaces de hacer más de una cosa a la vez, pues al mismo tiempo que copula se va alimentando y camina acarreando al macho encima. ¡Y no se cae!.

Seguro que la próxima vez os fijareis más en este insecto tan común que muchas veces habremos aplastado sin querer.

13/11/13

AMIEVA-DESFILADERO DE LOS BELLOS

Me levanto y el cielo está empedrado, espero que no se cumpla el refrán y el suelo no esté mojado, hace ya bastante que no ando y las piernas se me están apolillando. Así que nos vamos una vez más a Asturias.

 Si Cantabria es "Infinita", la tierra hermana es,"Paraíso Natural".

 Apenas he salido de casa me para el benemérito cuerpo en un control de alcoholemia, sin darme ni los buenos días me pregunta el agente si he bebido, le digo que si, una taza de leche de soja con café y unas galletas,  mira la mochila que llevo en el asiento del pasajero y sin hacerme soplar me manda continuar.
Partimos del Concejo de Amieva, un bello pueblo rodeado de montañas por donde discurren algunas de las rutas de senderismo más clásicas como son la Senda del Arcediano y la Jocica, dentro del Parque Natural de Los Picos de Europa.

Apenas hemos comenzado a andar y la arquitectura típica asturiana se manifiesta con hórreos muy bien conservados, yo siempre me detengo para admirarlos, con sus lajas de piedra encima de la vieja madera para que no suban los ratones a comerse la cosecha, sus balaustradas, sus tejas...
...maravillas que desentonan con el armatoste de mirador que se construyó en épocas de bonanza, cuando se asfaltaban playas y se echaba hormigón en las montañas.

Que torpe y que necia es la especie humana.
Para ver estas maravillas, no hacía falta meter la maquinaria y destrozar el cotero que todo lo dominaba.
Menos mal que un poco más arriba estas lepiotas nos alegran la marcha, más de uno estuvo tentado de cargarlas en la mochila para cocinarlas.
El viento sur ha hecho subir unos cuantos grados la temperatura, la ropa empieza a pesar cuando poco a poco se va empinando la cuesta...
...y las nubes que por León amenazan agua, quedan retenidas tras las montañas.
Las vacas se quedan mirando a nuestro paso y parecen querer animarnos para llegar a la cima...
...donde casi no cabemos y posamos por el viento arremolinados.
Vuelta a bajar y desandar el camino andado, entre masas de brezo florecido y enrojecido por el otoño recién entrado.
Abajo, en el valle, van quedando los pueblos, seguro que allí, a resguardo de las montañas el viento está calmado.
Y bajamos por caminos empedrados, bajo un cielo azul, limpio, despejado...
...dejando atrás hoyas profundas, donde hemos tomado resuello para seguir caminando, de nuevo cuesta arriba...
...hasta alcanzar una nueva cima y tocar desde ella, las nubes con las manos.
Y otra vez bajamos, y nos emborrachamos de picos...
... de árboles, de montañas...
...de roca caliza, de cabañas...
...hasta llegar a la Olla de San Vicente y sus transparentes aguas.
En Vis, más hórreos y las manzanas cosechadas, para elaborar sidra nueva que refresque nuestras gargantas.
Cosecha nueva también de castañas...
...caídas de viejos castaños que parece bostezar, aburridos de ver tanta gente pasar.

Hemos llegado al final del sendero, allí, encajonado, en el desfiladero de los Bellos, nos espera el río Sella, y a él han desembocado sus aguas el Ponga y el Dobra.

Nunca nos cansamos, y nos queda tanto por andar, que volveremos siempre por el "Paraiso Natural".

1/11/13

LA ESPERANZA

En un mundo en blanco y negro, ella es un soplo de esperanza y lo ve todo,  lleno de colores.


"La esperanza es el unico bien común a todos los hombres;
los que todo lo han perdido,
la poseen aún".
Tales de Mileto.

...y mientras sonaba: "La vida es bella".


24/10/13

OTRA VEZ EL OTOÑO

 
                      Sabe que el otoño está fuera,sabe que le espera,
                                        pero no se atreve a salir,ya no le quedan fuerzas.
Él que se ponía el mundo por montera,
                              sigue encerrado en si mismo y espera. 
                                                           y  envidia  las hojas que caen de los árboles
                                                                               desafiando y retando a los vientos.
  


18/10/13

PLANTAS INVASORAS

Bueno, pues con bastante pereza, pero como me han dicho que no me "achicopale", aquí estoy dando forma a esta entrada para contar en los "saraos" en que ando metido ultimamente.
Como creo que estamos en deuda permanentemente con la naturaleza y llevado por mis ansias de conservación y respeto por ella me animé a colaborar y participar con el grupo "Costa Quebrada" y la Fundación  Biodiversidad, en las jornadas que convocaron para erradicar plantas invasoras en el Parque Natural  de Liencres y su frágil sistema dunar.
A lo largo del litoral se propagan de forma natural las especies de plantas que lo habitan, pero existen otras plantas procedentes de lugares lejanos que se introducen unas veces de forma accidental, y otras de manera intencionada por los humanos, que tienen mucha capacidad de colonización y se propagan tan rápidamente que ponen en peligro e incluso a veces llegan a reemplazar a las especies autóctonas, afectando a todo el ecosistema, dominando todo el espacio disponible y dejando sin nutrientes a las especies locales.
Sirva esta explicación para aquellos que no ven con buenos ojos intervenciones de este tipo en el medio natural.
Esta es la "Chamaesyce poligonifolia", especie americana de morfología muy similar y mayor espectro ecológico que la especie autóctona, está haciendo que su población se vea muy afectada.

Además, los estudios demuestran que su ciclo vital, producción de semillas y capacidad de dispersión es muy superior a la de Chamaesyce peplis, que es como se conoce a la planta autóctona.
Se encuentra en las zonas de paso que sobre todo en verano se ven muy frecuentadas y el solo hecho de pisarla supone dispersar las múltiples semillas que se esconden en pequeñas bolitas bajo sus hojas.
Engancha en la arena con facilidad y sus raíces profundizan  en busca de nutrientes.
Aunque también tiene sus enemigos y por eso no es difícil ver a las orugas alimentarse de ella.
Entre toda la variedad de plantas que se pueden ver en un sistema dunar, ahí, tímida y chiquitita y entre cardos se encuentra la Chamaesyce peplis, bastante parecida pero mucho más bonita, con sus venas rojas.
Intenta sobrevivir agarrándose a los troncos y madera que dejan las mareas y las riadas, pero si difícil parece sobrevivir en esas condiciones....
...obsevad a la intrusa como es capaz de vivir y echar raíces en un trozo de forexpan, increíble ver como supera las dificultades y se aferra a la vida.
Es muy variada la flora de este sistema y se pueden ver plantas de pequeño tamaño pero de gran belleza, que pasan totalmente desapercibidas.
 Me lo pasé estupendamente estos días aprendiendo y conociendo algo totalmente nuevo para mi y de lo que seguiré contando pues también estuvimos erradicando "Pittosporum tobira", más conocido como azahar chino y la famosa uña de gato, (Carprobrotus edulis).
Y entre el 1 y el 17 de noviembre me dedicaré a hacer el estudio  del tramo que me han asignado como Centinela, dentro de la Campaña del Voluntariado Europeo.