Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

19/12/16

HACER BALANCE

Un año más,
 ¿cuanto malo?, ¿cuanto bueno?.
Mirar atrás y mirar adelante,
 hacer balance,
 aprender de los errores,
 y poner objetivos nuevos.
Me encontraréis entre la niebla,
 allí donde reine el silencio,
entre los brezos y los helechos,
caminando entre penumbras,
 sabiendo que no hay sombra sin luz.
Seguiré escuchando el canto de los pájaros,
y las historias que me cuenten los ríos,
 en forma de rumor.

 Llenaré la mochila por caminos viejos,
de espumas, de vientos,
de penas y alegrías,
de risas, de llantos,
de calma, de tormento,
y de amigos nuevos.

30/11/16

ÁRBOLES Y LIBROS

"Hubo árboles antes de que hubiera libros, y acaso cuando acaben los libros continúen los árboles. Y acaso llegue la humanidad a un grado de cultura tal que no necesite ya libros, pero siempre necesitará de árboles, y entonces abonará los árboles con libros."

Miguel de Unamuno.
Necesitamos libros y árboles para leer bajo su sombra.

Primera foto: Tejo en La Sierra del Sueve. (Asturias)

Segunda foto: Secuoya en el Monumento natural de las secuoyas en Cabezón de la Sal.(Cantabria)

19/11/16

VERDE PASIEGO

La tarde era fría como el agua del desnieve que se precipitaba ladera abajo buscando el cauce del río Miera.

Las nubes amenazantes y el sol  escondiéndose tras montañas más lejanas, con sus últimos rayos quería dar un poco de calor al Puerto de Lunada.

 "Este año ha venido muy temprano la nieve y he tenido que poner al mi dueño a picar leña"

¿Vosotros no sabréis de algún madrileño caprichoso, de esos que vienen en verano y les gusta tanto esto que quiera comprar  alguna cabaña?.

¿La casa vividora también está en venta?.

También, pensábamos que   no íbamos a pasar aquí más inviernos,-ya son demasiados-, y cada vez quedamos menos, tengo setenta y tres años y los huesos muy jeringados.

Hemos vendido casi todas las vacas, solo queda lo que veis, una para la leche, el mico que ya ni ladra ni avisa y las gallinas que picotean por el prado.


El mico, un perro manso y azorrado, con el rabo entre las piernas, apenas se ha atrevido a olisquearnos, se ve tan viejo que con un solo ladrido ya parece cansado.

Nos ignora, se da la vuelta y se tumba en el prado, pero debe estar muy frío pues se levanta y emprende camino de vuelta hasta la casa.
 Ha visto salir el humo por el tejado y marcha en busca  del calor de la lumbre.  
Lo mismo que su dueña, que pasará  un invierno más tejiendo mantas.
 Con la lana que le sobre de los ovillos se hará otro gorro de mil colores, como el que lleva en la cabeza.

13/11/16

MADERA VIVA

"Los árboles viejos llevan muchos años muriendo lentamente pero en cada primavera les salen algunas ramitas verdes todavía, porque se van yendo despacio..."

Así comenzaba José Mujica,  la lección que dio esta semana en el Instituto de El Alisal en Santander.

Como me gustaría que alguna de esas ramitas broten  y den fuerza a alguno de los jóvenes que lo estaban escuchando.

Que vean que la evolución no es esto, que el enchufe que alimentaba el televisor quedó obsoleto y que hay que empezar de nuevo, que por la pantalla ya no corren Messis ni Ronaldos.

Que la vida está en la calle aquella, donde  de pequeños corrían con la manilla y el aro de la rueda de una vieja bicicleta o jugaban a la rayuela, pintada con tiza en el suelo donde no había entre la tierra y el cielo demarcaciones ni fronteras...

Y ojalá sean ciertas las palabras de Leonard Cohen  en el discurso que pronunció cuando recogió el Premio Príncipe de Asturias:

... y respiré la fragancia de la madera viva, la madera nunca muere... 

Espero que mi maestro apruebe los deberes que me ha puesto.


8/11/16

TRAZAR CAMINOS

“El viaje no acaba nunca. Solo los viajeros acaban. E incluso estos pueden prolongarse en memoria, en recuerdo, en relatos. Cuando el viajero se sentó en la arena de la playa y dijo: “no hay nada más que ver”, sabía que no era así. El fin de un viaje es sólo el inicio de otro. Hay que ver lo que no se ha visto, ver otra vez lo que ya se vio, ver en primavera lo que se había visto en verano, ver de día lo que se vio de noche, con el sol lo que antes se vio bajo la lluvia, ver la siembra verdeante, el fruto maduro, la piedra que ha cambiado de lugar, la sombra que aquí no estaba. Hay que volver a los pasos ya dados, para repetirlos y para trazar caminos nuevos a su lado. Hay que comenzar de nuevo el viaje. Siempre. El viajero vuelve al camino." 

Viaje a Portugal, Saramago.

A veces tengo fotos que buscan texto y otras tengo textos que buscan fotos.

3/11/16

LAS REGATAS

Aprendí una cosa...
¿no sabe usté, abuela,
que hoy en el Cabildo
dijo "Chumacera",
que to lo gobierna,
que pa que resulte
 más lucía la fiesta
de Nuestra Señora
de las Mares Bellas,
han acordado que haiga,
si la mar es muerta,
regatas a remu
de toas las traineras?

Y aprendí otra cosa...
¿no sabe uste,abuela?:
diz que el regateu
será por parejas:
"La Santa Marina
contra "La Remera"
y "La Valerosa"
contra "La Sirena";
y si no me negaño,
dijo "Chumacera"
que de capitana
va "La Marianela".

-¡Angelucu mío
quién pudiera verlas;
pero estoy tan triste,
pero estoy tan ciega
tengo tantos años,
tengo tantas penas
y siento la muerte
¡tan cerca! ¡tan cerca!
que ya no me anima,
que ya no me alegra
ni el recuerdo dulce
de tardes más buenas...!

¡Qué tiempos aquellos,
hiju de mis venas
cuando yo era moza
y tu abuelo era
patrón de regatas
de La "Santa Elena"
y allegó a la boya
con más gentileza,
con más gallardía
que un rey de novelas
y allegó el primero
cogió la bandera,
y a mí me la trajo
y yo fui su reina!

¡Hijuco del alma,
qué regata aquella!

Olas y Cantiles.

La foto no es buena pero me gustaba y no se me ocurría un texto para ella por lo que he recurrido una vez más al poeta del mar y comillano universal; Jesús Cancio.

17/10/16

NOSTALGIA Y AÑORANZA DE LEBANZA

Reviviré el instante y guardaré siempre en mi memoria,
  este cesto de Lebanza.

Lleno está de agua de manantial, de niebla en las montañas
 y de rocío de la mañana.

De serbales y escaramujos, de choperas amarillas,
y de hojas voladeras.

 De musgo sobre las piedras, de mermelada de ciruelas,
y de compota de manzanas.


De apretones de manos, de besos con reproches
y de brasas en la lumbre.

Nostalgia sin tristeza de Lebanza.

2/10/16

¿HASTA DONDE HAS VIAJADO?

"Hasta donde has viajado,
no puedo saberlo. Todo lo que veo
me llena el corazón de melancolía.
Cuanto más lejos estás,
menos cartas recibo.
En la vasta extensión del agua
no se divisa ningún pez portador de mensajes.
¿Donde y a quién
puedo reclamar noticias tuyas?.

Poema escrito por Ouyang Xiu, poeta chino del siglo XI, época en la que la gente disfrutaba con la leyenda romántica y creía que los peces transportaban mensajes para los amantes a través de los mares y los ríos.

Hoy, diez siglos después, en la era del correo electrónico hay mucha gente esperando respuestas que nunca llegan desde otras orillas.

Desde esta orilla las respuestas que damos tienen espinas de alambradas y lápidas anónimas.



26/9/16

PLANTAS INVASORAS II

¿Os recordáis de esta entrada  de hace tres años?.

Pues hemos vuelto a la carga.
Nada hay más satisfactorio que dedicar la mañana del sábado y el domingo pasados para que este entorno privilegiado siga conservando una planta única en todo el litoral cántabro. 
La C. peplis, esta plantita tan bella y especial, una joya por estas latitudes, sigue aumentando en numero de ejemplares.

En el anterior registro apenas se contabilizaron una veintena de ellos y ahora están censados, y localizados más de sesenta. 
Su rival en el entorno es la "Chamaesyce poligonifolia"  y aunque son de la misma familia está considerada como planta invasora que se reproduce mucho más rápido que la autóctona, pues sus semillas son mucho más abundantes.  
Un enemigo natural es la voraz oruga que ya os enseñé en la entrada anterior.
Y la fortuna quiso que en el trayecto encontráramos tendida en la arena y medio moribunda al verse sorprendida y salpicada por una ola la mariposa adulta en que se convierte la oruga de aspecto tan fiero de la foto anterior.

Su aguijón rojo es una defensa natural para asustar a sus depredadores pero es totalmente inofensivo.

El Parque Natural de las Dunas de Liencres tiene una riqueza y una biodiversidad que nunca deja de sorprenderme.

Y sin embargo para la inmensa mayoría pasa desapercibido el valor y la importancia que tiene mantener estos espacios con tanta variedad de organismos vivos, que tantos beneficios aportan para el hombre. 

16/9/16

FARALLONES DE LA ARNIA


                         Me rodean.
Blanco, ceñido de luz blanca
desde los pies hasta la cabeza.

El alma bebe su alegría
entre las olas. Se despierta
de su mal sueño. Arena casi
maternal.

Las olas rompen y me embisten,
y me visten de blancas yedras.

¡ Alegría sobre las olas
disparando loca sus flechas!

Despiertan dentro de mi alma
no sé qué antiguas inocencias.

OLAS- José Hierro. "Tierra sin nosotros"

Costa Quebrada. 14 de septiembre de 2016.



13/9/16

TIATORDOS

Solo aquellos que estén dispuestos a caminar durante catorce horas deberían saltar esta portilla, aunque entiendo que la tentación de hacerlo sea grande porque lo que al otro lado nos espera no se puede describir con palabras.
Los carteles a la entrada también nos lo advirtieron a nosotros pero aceptamos el reto con decisión y buen animo.

¡He deseado tantas veces  poner mis pies sobre la cima de este Pico!

 Me reclama desde todos los lugares que lo he visto, años mirándonos desde Peña Salón, desde Amieva, desde el Recuencu...desde donde quiera que nos viéramos había como una conexión inexplicable y él siempre me decía:

"Súbeme, pon tus botas en mi cima, no te arrepentirás" .
Partimos del bello pueblo pongueto de Taranes cuando apenas ha amanecido y los primeros rayos del sol suavizan el paisaje iluminando los prados.
La aproximación al Tíatordos es larga pero no hay lugar para el aburrimiento pues la naturaleza sale a nuestro encuentro en cada paso que damos...  
...mostrándonos rincones de gran belleza...
...y puertas que siempre invitan a pasar.
Naturaleza salvaje, helechos que nos dan en la cara, caminos que inventar...
...tramos de fuerte pendiente, praderas verticales donde es mejor  no resbalar.
Hemos rebasado ya la acogedora copa del Tíatordos donde hemos parado un rato a reponer fuerzas y nos hemos recreado desde este precioso circo mirando la cima aún bastante lejana. 
Hay que frotarse bien los ojos para poder dar crédito a lo que alcanzamos a ver.

 Tremendos farallones, acantilados, bosques inmensos, San Juan de Beleño y sobre todo ello, majestuoso, dominándolo todo el macizo occidental de Los Picos de Europa con su cima estelar:

 Peña Santa o Torre Santa, para que no se me enfade nadie.
Tiene algo sagrado, espiritual este camino por donde andamos que nos regala medallones de plata...
...y hojas de oro en un otoño que vive aquí permanentemente.
Árboles verdes que ponen el mejor de los marcos que se le pueden poner a esta "montaña perfecta," porque así es como llaman los moradores enamorados de esta tierra al Tíatordos. 
Uno que se atrevió a saltar la valla porque la tentación era grande y sabía un poco lo que se podía encontrar más allá. 
El Recuencu también me llama pero he de decirle: "a ti ya te subí, y no te pongas celoso porque hoy esté aquí".
Piedras con curioso nombre que hoy igual es mejor no decir para no herir sensibilidades.
Nada que se interponga en el camino impedirá que sigamos subiendo.

Hemos encontrado una fuente fresquisima donde  recuperar el aliento y reponer las ya escasas reservas de agua que nos quedaban.
Creo que ya sabéis de  mi debilidad por los serbales por lo que podéis imaginar mi felicidad cuando encontré este que parece rendir culto a la montaña perfecta.
Y las nubes de algodón, y otra vez los Picos envueltos en la sombra...
...y por si algo faltaba, los rebecos, amigables, como si nos conocieran, no nos rehuyen, nos observan con la misma curiosidad que nosotros a ellos, y posan y se dejan fotografiar.

Otro de los momentos indescriptibles.
Y la cima ya más cerca, y más cerca el emocionado abrazo que nos dimos cuando pusimos sobre ella los pies cansados.
Porque si algo hubo en la ruta fue determinación, buen animo, camaradería... la mochila subió repleta de buenos sentimientos, alegrías y penas compartidas.

Lo de bajar ya fue otro cantar.
Eran las siete de la tarde de un día memorable...
...los pelos se me erizan todavía cuando escribo...
...porque aunque hasta ahora no me hayáis visto yo también subí, y desde allí, desde lo más alto extendí mis brazos y me dirigí al mundo, a los miles de millones de habitantes del planeta para decirles desde este lugar donde se respira PAZ:

"Dejad ya de guerrear"

Y si, hubo que bajar porque nos cogió la noche y no pudimos disfrutar de la foz ni del río Taranes que oíamos correr, pero vimos bailar las estrellas entre las hojas de los árboles, escuchamos cantar al cárabo, saludamos a las brujas cuando pasábamos por delante de sus cuevas, mientras echábamos en falta la luz de las luciérnagas.
Y comprendí porque le llaman la montaña perfecta.

Esta montaña es imponente pero deja que te aproximes, que la rodees y aunque nunca te pierde de vista al final se rinde al asedio y cuando lanzas el último ataque a su cima te recibe mostrándote lo mejor de ella.

Y al día siguiente, al despertar y abrir las ventanas me di cuenta de que sigue ahí, que la subí dos veces, una despierto y otra en sueños, porque no me hizo falta la radio bajo la almohada para dormir, porque la soñé, y porque me dice que tengo que volver.

Nada de esto que os cuento hubiera sido posible sin ellos, sin el maestro y sin alguien que trabaja por un sueño. 

18/8/16

SERBAL DE LOS CAZADORES

Entre las ramas de aquel serbal,de frutos rojos encendido,
 me pareció escuchar un mirlo, recitando los versos que leí en "El lápiz del carpintero".

"Tanta paixón e tanta melodía
tiñas nas túas veas apreixada,
que unha paixón a outra paixón sumada
no breve corpo teu xa non cabía".

"Tanta pasión y tanta melodía
tenías en tus venas apresada,
que una pasión a otra pasión sumada,
ya en tu breve cuerpo no cabía".

Manuel Rivas

El lápiz del carpintero

29/7/16

HITO...


..."Mojón o poste de piedra que indica una dirección en

 los caminos o señala los límites de un territorio".


Pues así va pasando el verano, mirándolo todo,sin perder

detalles y marcando caminos sin limites ni fronteras.

29/6/16

CANAL DE PIEDRA BELLIDA-II

Bueno, pues ya repuestos del palizón de la subida nos disponemos a bajar después de disfrutar un buen rato de las espectaculares vistas que hemos tenido desde el Collado Cerredo, un lugar que según he leído en alguna parte dicen que quién no conoce este collado, no conoce los Picos.

Por encima de esa pequeña formación boscosa discurre el marcado sendero que nos va a llevar hasta el pueblo de Bulnes, y aviso que no es tan sencillo hacerlo porque tiene un fuerte desnivel de bajada.  Espero que no retornen los calambres. 
Aunque estemos  ya metidos en pleno verano, la nieve caída estos últimos días hace  que Cueto Albo luzca aún más blanco.
La majada de Amuesa tuvo años de mucha actividad ganadera, hoy aún quedan algunos rebaños.

 Resulta un poco triste ver como se desmoronan con el paso del tiempo las paredes de sus preciosas cabañas.
Dejamos atrás los Cuetos del Trave y desde el Collado Cima comenzamos a bajar la Canal de Amuesa...
...dejando atrás la tentadora cima de Cueto Albo.
Primeras zetas de la canal...
...y al fondo, tirando de zoom, Bulnes.
Terreno pedregoso y mal firme, hay que bajar con mucho cuidado...
...tanto da si es piedra suelta como si es hierba fresca, un resbalón o una torcedura no es la mejor manera de terminar un bonito día de montaña.
Cuando miras hacia atrás te resulta increíble ver donde parte la canal y por donde hemos bajado.
Hemos llegado a Bulnes, lo lógico hubiera sido parar a tomar una cerveza a la orilla del río pero estamos advertidos que vamos muy justos de hora.
Un cartel nos indica que nos queda una hora de bajada hasta Poncebos por la Canal del Texu..
Llegamos al puente del Jardu y cruzamos a la otra orilla del río, muy cerca ya del final de la ruta.
Seguro que con lo que come, esta cabra no padece de calambres, igual tenía que haber subido yo al espino a comer su fruto verde antes de empezar la ruta.

Total que nos ha sobrado media hora, estaba calculado hacerlo en nueve horas y hemos tardado ocho y media, así que ahora si que nos tomamos las merecidas cervezas.