Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

17/10/16

NOSTALGIA Y AÑORANZA DE LEBANZA

Reviviré el instante y guardaré siempre en mi memoria,
  este cesto de Lebanza.

Lleno está de agua de manantial, de niebla en las montañas
 y de rocío de la mañana.

De serbales y escaramujos, de choperas amarillas,
y de hojas voladeras.

 De musgo sobre las piedras, de mermelada de ciruelas,
y de compota de manzanas.


De apretones de manos, de besos con reproches
y de brasas en la lumbre.

Nostalgia sin tristeza de Lebanza.

44 comentarios:

  1. Un bodegón con un gusto exquisito impregnado de nostalgia.

    Esos aromas, esos entornos...nunca se olvidan, por muchos años que pasen.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando subo a Lebanza vuelvo impregnado de todo eso y más,Antonia.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Ostras , qué cesto! Pues me lo quedo también!!!!

    Estaba ahí, tejón, no era de nadie :D

    bUENO...igual era de alguien...de los que hicieron las brasas, de los de los apretones, del musgo y de la niebla....
    Por esta vez te lo devuelvo.

    La foto es un fotón, maravilla de verdad, colores sinceros y textura de las que se pueden tocar, y cuenta una historia hermosa y tierna de añoranza por ...Lebanza.

    Un beso tremendo (dos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cesto es de todos,Monica, y la mermelada que salió de esas ciruelas está bien repartida.Lástima no estés más cerca para que te hubiera tocado un poco.
      Me alegra te gustara la foto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Por Dios que maravilla de cesta, menuda pinta tiene. Y los versos te han quedado de maravilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nostalgia sin tristeza, esa es la buena. El bodegón me ha encantado Jesús, un fuerte abrazo desde Castro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, sin pena porque pienso volver,Germán.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Has despertado mis propias nostalgias. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la nostalgia hace bien,Trimbolera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Preciosa composición. Las dos, tu bodegón y los versos.

    ResponderEliminar
  7. En ocasiones cualquier gesto cotidiano nos acerca a esos amigos que llevamos dentro cada día.
    Hermoso bodegón y esos versos siempre tan bien elegidos y cuidados.


    Besos Jesús !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos para ti,Nieves,y gracias una vez más por la visita.

      Eliminar
  8. El cesto, la nostalgia, los colores, las palabras, el abrazo, las brasas: todo eso que nos hace dichosos. Precioso, Tejón. Preciso y precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos momentos de dicha no tienen precio,Nuria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Precioso cesto rebosante de vida y color. Y unas palabras muy oportunas y precisas haciendo juego.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Ay, que foto :)

    La ramina de mostajo se la pusiste tú? O ya te encontraste la compo tal cual? Eres un tío con suerte, eh? los arcoiris siempre te encuentran a ti, además.

    Me gusta muchísimo la fotografía Tejón, es una imagen redonda como el cesto, sugestiva en su delicadeza, perfecta en su sencillez. Me gustan también las palabras que la acompañan, sobre todo esa declaración de intenciones: nostalgia sin tristeza :) Ojalá.

    Un beso. Otro para Mila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Vega, la puse yo, me parecía que le faltaba algo al cesto. Me he traído para casa la rama y voy a ver si consigo algún ejemplar nuevo de sus semillas para regalar. Ya sabes que tienes papeletas para ello.
      Me alegra que te haya gustado la foto.Más de una vez me has dicho que hago fotos buenas aunque yo no me lo crea.Esta es una de las que me ha dejado más satisfecho.
      Siento que a ti tampoco te llegue la mermelada. ¡¡¡Ah, que no puedes tomar azúcar...!!!
      Un beso.

      Eliminar
    2. Oh, si que puedo tomar azúcar, pero no quiero, ni trigo ni azúcar, ni alcohol (bueh...alguna cañita si que me tomo de vez en cuando) ni tabaco... Viviré muchos años y se me harán laaaaarguísimos :)

      Eliminar
  11. ¡Vaya fotón, amigo! Me gusta todo: composición, colores, nitidez, profundidad de campo y lo que cuenta.
    Por si fuera poco, rodeado de palabras veraces: no cabe la tristeza cuando sabes de seguro que volverás.
    Un abrazo, Tejón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu también eres muy generoso con mis fotos,amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. ¡Caray, qué belleza de foto! lo tiene todo, colores, composición, textura... y encima está güeno todo lo que ahi reposa, esas grosellas y esos arándanos.. y las moras ¿dónde las dejaste?
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues moras también había pero no son de mi gusto,Juan Carlos.aunque en la foto igual también habrían quedado bien.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. ¡Vaya colorido! Para luego digan que el otoño es una estación gris y sin color.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otoño es sorprendente, se aparece donde menos lo buscas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Un cesto otoñal precioso y colorido ... me encanta

    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. ¡Magnifico bodegón!
    Color, contraste que unen muy bien con esas palabras, amigo

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Carmencica, me alegra mucho ver abierta tu ventana al Mediterráneo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Uma fotografia que transcende saudade... delícia de imagem... poética e intensa...
    Um beijo

    ResponderEliminar
  17. Es para memorizarlo, dan ganas de cogerlas tejón.
    Buen finde semana.
    Besos.

    Pd. Acabo de borrar tu comentario de mi blog. He ido ver y tenia dos anónimos y al borrallos también me he llevado el tuyo, ni me ha dado tiempo a leerlo :((
    Besos.

    ResponderEliminar

  18. ¡Que bien escribes, condenado!
    Y que envidia me da tu cesto... con esas ciruelas tan apetitosas. Yo pensaba tener alguna, y alguna tuve: tres. A ver si otro año hay más suerte... o voy a por las de tu cesto.

    Abrazos TyT

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me sonrojo,maestro.
      Me parece que tampoco te llega la mermelada, de nueces ya hablaremos.
      Abrazo.

      Eliminar
  19. Yo tengo esclerosis multiple, y tu actividades multiples
    Cuidado porque lo multiple es dificil de quitar jajaja
    Cuidate siempre mucho

    ResponderEliminar
  20. La foto está como para enmarcarla, además de que se me hizo agua la boca con la fruta.
    Los versos muy sentidos. Un post delicioso.
    Saludos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita,Mirella, me alegro te haya gustado la entrada.
      Un saludo desde el Cantábrico.

      Eliminar
  21. Ahora que ya se que son ciruelas juego con ventaja, jajaja, pero mira si hubieran sido endrinos que buen patxaran te hubiera salido... la fotografía es un fotón, en el que todo destaca. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  22. Pues no veas como ha quedado la mermelada,jejeje.
    Un abrazo,Carlos.

    ResponderEliminar
  23. Las ciruelas tienen una pinta estupenda, pero con la guarnición de versos ha quedado una entrada de 10. Enhorabuena. Seguiré por aquí, a ver qué otros menús nos enseñas... un cordial saludo..

    ResponderEliminar