Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

18/8/16

SERBAL DE LOS CAZADORES

Entre las ramas de aquel serbal,de frutos rojos encendido,
 me pareció escuchar un mirlo, recitando los versos que leí en "El lápiz del carpintero".

"Tanta paixón e tanta melodía
tiñas nas túas veas apreixada,
que unha paixón a outra paixón sumada
no breve corpo teu xa non cabía".

"Tanta pasión y tanta melodía
tenías en tus venas apresada,
que una pasión a otra pasión sumada,
ya en tu breve cuerpo no cabía".

Manuel Rivas

El lápiz del carpintero

32 comentarios:

  1. Naturaleza y poesía... hermoso enredo
    😊

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya lucen sus frutos. Aqui, en Lanuza (Valle de Tena) lo llamamos mostayonero y sus frutos mostayones. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vi tus serbales, preciosos también.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. El Serbal es un árbol precioso y cuando esta como en tu foto espectacular, la poesía también muy bonita, un abrazo Jesús Angel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, ya se que no tienen nada que envidiar tus serbales a este, imagino que estarán los pájaros dándose un festín con las semillas.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Hola tejón, pues si en estos momentos lucen preciosos y los pájaros se dan buenos atracones. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Precioso árbol que ha inspirado tan hermoso texto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces tienes una foto y te inspira estas cosas,Antonia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Fantástico Jesús!!! Este árbol me encanta, una de las razones, porque es una despensa para las aves. Un abrazo desde Castro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía ser de otra manera,Germán como no te va a gustar el serbal.
      Un abrazo,amigo.

      Eliminar
  6. Me encanta el serbal; puse un pariente suyo en mis dominios, que son pocos y salvajes; a ver si crece bien. Y me encantan los Mirlos, y me encanta la pasión que debe escaparse porque ya no cabe.
    Pero me encanta sobre todo que vuelvas...un beso a Mila y otro para tí.
    ...Dejaré libre uno de mis Mirlos, por ser hoy:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que estemos de vuelta,Moni.
      Un abrazo.
      Ah, a mi ya sabes que me gusta más llamarles miruellos.

      Eliminar
  7. Voy a poner uno en el huerto después de que en el vivero me alertaran de que no, por mucho que yo lo desee un limonero no sobreviviría al invierno en picos. El limonero era primera opción. Se lo debo a Paradela. Ya encontraré otro lugar. Pero el serbal me recordará siempre a ella. (Y a un cabrón alcalde pepero y desalmado que mandó cortar los tilos que mi bisabuelo había plantado al lado de mi casa...) La sombra del serbal sustituirá la que me quitaron. Dicen que el rencor es una brasa encendida que uno sostiene entre los dedos esperando el momento precioso de arrojársela a quien la merece... pero mientras llega el momento es tu mano la que quema. Será. Pero ni por esas se me pasa :D


    Un beso, Tejón. Un beso, Mila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro de los regresos que me encanta.
      No se si estaré equivocado pero creo haber visto unos tocones de unos tilos talados que bien pueden ser de los que me hablas, comprendo que te enciendas pero te recomiendo un poco de sosiego.
      Pon un serbal en cuanto tengas ocasión, si no lo tienes te mando yo uno chiquitin.
      Un abrazo, Vega.

      Eliminar
  8. Un bello poema dedicado a este árbol cuyos frutos también sirven de alimento creo a oso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo se pero es muy posible que el oso también se de algún atracón de frutos del serbal,Tomás.
      Un saludo y gracias por pasar.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Gracias,Teca.. Aunque hayan terminado los juegos, sigue disfrutando de los buenos momentos de la vida.
      Un beso.

      Eliminar
  10. No conocía esta variedad, con esas hojas diminutas, pero reconozco que esos versos breves y ligeros concuerdan bien con un árbol también grácil y poco aparatoso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El próximo domingo andaré por la Montaña Palentina y estoy deseando ver los serbales de la zona,Cayetano.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Hermoso libro, desde luego.
    Yo tengo un serbal. Le costó, pero ya es más alto que yo. Como dos veces :D
    Abrazos, tejón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si le costó es que ha enraizado bien, y si es dos veces más alto que tú las ramas andarán ya tocando el cielo,jjjjj.
      Un abrazo,Xibeliuss.

      Eliminar
  12. Gran libro tejón. Una historia entre dos hombre queriendo a una mujer. Y gran árbol para disfrute de la vista y los pájaros.

    Enseñaré más, no quiero cansar. Pero en la entrada anterior a esta última, puedes ver el verdadero Arte Florentino :))
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Que bien le quedan esos versos al serbal.... es un árbol que me encanta, hay un precioso bosque de ellos en las Omañas leonesas que es espectacular en otoño. Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  14. Ao passar pela net encontrei seu blog, estive a ver e ler alguma postagens
    é um bom blog, daqueles que gostamos de visitar, e ficar mais um pouco.
    Eu também tenho um blog, Peregrino E servo, se desejar fazer uma visita
    Ficarei radiante,mas se desejar seguir, saiba que sempre retribuo seguido
    também o seu blog. Deixo os meus cumprimentos e saudações.
    Sou António Batalha.
    Peregrino E Servo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su visita a mi cueva y por los elogios.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Cuanto aprendo contigo. No sabia el nombre de ese árbol, y tu de una manera bellísima, me lo has dicho.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro descubrirtelo, Maripaz, por la montaña palentina los hay muy hermosos, hace quince días los vi por la zona del Espigüete y la cascada del Mazobre.
      Un saludo.

      Eliminar

  16. La primera vez que vi ese árbol, en mi primera vez en los Pirineos, me enamoré del mismo. Me pareció un árbol irreal, acostumbrado a los nuestro, con poco colorido.
    Me sorprendo ahora al verlo por nuestros montes. Tengo que reconocer que antes estaba ciego. Y eso nos pasa a menudo, la belleza está delante nuestro y muchas veces no la vemos.

    Un abrazo y algunas nueces.

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar