Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

27/1/11

SENDA DE LOS ÁRBOLES MILENARIOS


Ya estaban aquí cuando llegamos, los ríos, el musgo, los avellanos...

...nada desentona, y a pesar de los años todo sigue igual.....
...solo las piedras de los morios y las cabañas han cambiado de lugar.

Y aquí estamos nosotros,igual que viejos ancianos arrugados, muriéndonos, desde hace casi mil años cada día un poco más.



Hemos dado cobijo y abrigo a rebaños y pastores, y nos han visitado multitud de admiradores. Hoy ya apenas nos llega la sabia del tronco y se nos caen las ramas a poco que el viento sople.



Y no nos atrevemos a mirarnos en los espejos, igual que los árboles jóvenes.

41 comentarios:

  1. Muy bonitas las fotos, me ha encantado. Como siempre superándote.

    Un saludo.

    http://latesla.blogspot.com/

    http://castillosdelolvido.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Precioso homenaje a esos arboles milenarios que ven pasar la historia a su lado.
    Preciosas fotos y muy buenas palabras escritas con el corazon.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Tejón!!!
    Ahora mismito he llegado a tu blog por primera vez. Aprovecho por la gran idea de tus hijas de empeñarse en crearte este sitio, y que así puedas mostrarnos lugares tan magníficos como éste.
    Por cierto, y perdón por mi ignorancia, por dónde cae esto?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. El Mansolea, acabo de pasarme por tu blog, La tesla, (castillos del olvido ya lo conocia)y me ha gustado mucho lo que veo.
    Lo haré más detenidamente.
    Un saludo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  5. Ya les queda poca vida, Jose Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Carlos, me alegro de la visita a mi cueva y que te hayas encontrado a gusto.
    El lugar que muestro hoy está dentro del Parque Natural del Saja-Besaya, las fotos son de las localidades de Ruente y Ucieda, la ruta de los árboles milenarios es de las más concurridas en cualquier epoca del año,el más grande que se conocia por el nombre de Cubilón y tenía en su base 15 metros de diametro ya murio, quedan los de las fotos, conocidos como,"mellizo" y Belen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. A veces me gustaría ser un árbol para poder ser milenario pero pero otras pienso que puede ser tan aburrido que no merece la pena.

    ResponderEliminar
  8. Qué entrada tan bonita y tan sentida, como siempre regalándonos unos paseos que emborrachan los sentidos, aunque sólo lo veamos desde nuestra ciberventana,puedo imaginarme el olor, la textura de las cortezas, el crujido de las ramas, el siseo de la brisa.... Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. "Cuánta belleza suelta" decía Octavio Paz en un poema sobre los otoños, ...Muchas gracias Tejón

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Eso es vivir con una inusitada paz, con regocijo de lo hermosa que es la naturaleza cuando la tratamos bien.Gracias por esas magnificas fotos.

    Contesto a la anterior. A los plebeyos nos falta cultura política,por tal motivo difícil es que ganemos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Es la vida, Tejón...ese ciclo VIDA/MUERTE/VIDA, porque la vida -que es energía- ni se crea ni se destruye, sólo se transforma
    Buen día, amigo

    ResponderEliminar
  12. Un bello recorrido por una senda de árboles centenarios que han tenido la suerte de llegar a viejos.Digo suerte, porque afortunadamente han visto pocos cambios.Aunque se están muriendo poco a poco, se agarran fuerte a la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Seré breve, Tejón :)
    ¡Que-pasada!
    Yo tengo que verlo.
    Gracias por traerlos.

    ResponderEliminar
  14. Pues a mi no me importaria,Logio, ser tan viejo como estos árboles, que ya te aseguro yo que en su larga vida no han tenido tiempo de aburrirse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Flores, por pasarte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. ...las arrugas,Marce, son de impresión, y ver salir los primeros narcisos en flor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Desbordante belleza, Alma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Una paz rota solo por el canto de los pájaros y el rumor del agua.
    Un abrazo,José.

    ResponderEliminar
  19. No quieren morir,Lito, quieren que sigamos visitandoles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Propontelo, Xibeliuss,me encantaría hacer de Guia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Una senda para olvidarse del "ruido" y dejarse envolver por la naturaleza, siempre sabia.
    Un abrazo
    Cristina

    ResponderEliminar
  22. increíble!! parecen de un cuento de terror o mejor aun de fantasía

    ResponderEliminar
  23. Hola tiuco:
    ¿Estos son los que me llevaste a abrazar embarazada de seis meses?,Buena energia me dieron,esa es la verdad,y a la madrina tambien,no es por que lo diga yo,pero te ha quedado PRECIOSO,te voy a pedir unas fotos,por que me recuerdan muchas cosas y todas muy emotivas.Te mando un besazo,y sigue asi,por que me encanta como eres.un BESAZO

    ResponderEliminar
  24. Fascinante!!, ese tronco abierto mostrando cobijo, la puerta a un mundo encantado, y el anterior, donde quedaron enganchadas las almas entre su ramal.Preciosas imágenes!!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  25. Ya cumplieron su función, y con creces, ahora que dejen paso a los más jóvenes, y que sigan por muchos miles de años más.

    Jo, cómo me gustan los bosques

    Besos!

    ResponderEliminar
  26. La última foto con el texto ha quedado de lujo.Hace mucho de nuestra visita al Saja-Besaya,a ver si le ponemos remedio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. ¡cuantas cosas habràn visto!, cuantos secretos escuchados mientras los caminantes se detenìan a descansar...

    En lo particular, jamàs habìa visto un àrbol de avellanas...mis cordiales saludos

    ResponderEliminar
  28. El unico ruido, Cris, el crujir de las hojas y los palos bajo al pisar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Fantasi toda, ooniendole imaginación.
    Un saludo y gracias por pasar,Angeles.

    ResponderEliminar
  30. ¡¡Que bonito comentario!!
    Un abrazo,Mimosa.

    ResponderEliminar
  31. Ahí tienes tu morada, Anjana.
    Un besuco.

    ResponderEliminar
  32. Pues a ver cuando te ánimas,Fosi, te pones de acuerdo con Xibeliuss y aquí os espero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Bienvenida, Adelfa, y gracias por el comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Bonito blog, hecho desde los sentimientos, para una bonita tierra. Y además interesante...

    Jesús.

    ResponderEliminar
  35. Gracias por la visita y comentario, Jesús.
    Un saludo,tocayo.

    ResponderEliminar
  36. Qué grande, Tejón... y qué increíbles las formas, las contorsiones de las ramas secas... La magia de la naturaleza... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  37. Gracias por pasar,Carzum.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Magnificos estos post dedicados a los arboles. Me han encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar