Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

20/1/11

EL ÁRBOL DE PIEDRA



Pena y tristeza la del árbol de piedra, no da sombra y los pájaros no se posan en sus ramas ¡¡ si al menos, al pasar, alguien se fijara en él!!. Pero no, lo ignoran, apenas le ven, y soporta su tronco sin quejarse, el paso y el peso de miles de pies.
Me detengo a su lado, siento que quiere decirme algo y escucho. En un susurro al oído me pregunta si todos los árboles son tan desdichados como él.

Y le cuento que los hay que extienden, libres, sus ramas hacia el cielo...

....que en invierno cuando hace mucho frío, el musgo pone calcetines verdes en sus pies....


....y que arroyos de cantarinas aguas refrescan en verano sus raíces.
Y se queda contento porque le digo que volveré y que no lo haré solo, a partir de hoy muchos querrán saber donde te encuentras, y te vendrán a ver.

35 comentarios:

  1. Pues creo haber adivinado donde se encuentra este precioso árbol pétreo. Lugar privilegiado, por cierto.
    Abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Si hay dictadores que tienen un recuerdo en piedra ¿por que no un árbol?

    ResponderEliminar
  3. Como el ser humano siga cometiendo tantas salvajadas contra la naturaleza, quizás ese sea el único árbol que podamos enseñar a los que nos sigan.

    Preciosa entrada, me encantó lo de los calcetines de musgo. Estás hecho un poeta, paisanuco.

    Besucos

    ResponderEliminar
  4. Bellas, muy bellas palabras, tejón. Tomemos esta sombra pétrea como monumento, como dice Logio y no como último testigo, como dice Anjanuca.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada amigo,
    Un árbol horizontal, nunca lo había visto,claro que cada día vemos cosas increibles...Por aquí de momento los árboles son verticales...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Un arbol de piedra...mmmmm, igual sufre de un encanto mágico.
    Me ha encantado Tejon.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La verdad que el que tuvo la idea le quedo un poco asi,lo pisotearan y no se merece un recuerdo al arbol que nuestros zapatos pisoteen su imagen grabada en piedra.
    Pobre arbol,si sintiera creo que se encontraria mal tirado en el suelo sin poder ergirse a saborear los rayos del sol.
    Muy bonita la entrada Jesus,un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gran sutileza con los calcetines verdes. No lo conocía pero si el arbol.es para que lo admiremos y del sol nos cobije con su ramaje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. El gallo de la iglesia21 de enero de 2011, 0:31

    Chus, eres duro, duro...más duro que un roble, con corazón aterciopelado y mente ágil como la laguneja.

    ResponderEliminar
  10. Mostrando un cálido corazón con esta tierna entrada.
    Un abrazo
    Cristina

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno lo de los calcetines verdes,y por cierto,¿donde esta?.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un arbol a nuestros pies resistiendo nuestras pisadas sin darnos cuenta de su existencia, porque caminamos sin ver y no vemos por donde vamos. Una llamada pétrea a conservar lo que embellece nuestra vida y da vida a nuestros bosques y a nuestra propia existencia. Una advertencia a nuestro caminar indiferente pensando sólo en nosotros mismos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Ciertamente está en un lugar privilegiado,Fermín.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Pues tienes razón Logio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Sería muy triste, Anjanuca, dejar ese legado a nuestras generaciones venideras.
    Un besuco.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Xibeliuss, por pasarte y por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me alegro,cabopá, que por ahí sigan los árboles verticales y no haya taladores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Me alegra mucho ver tu comentario, Arena.
    Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  19. Está en un lugar demasiado transitado, sobre todo en verano, José Manuel, y si, ha de soportar bastantes pisotones y muchos pasan sin notar su presencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Estan todos los árboles con calcetines con el frio que hace.
    Un abrazo, José.

    ResponderEliminar
  21. Ultimamente no estoy tan ágil, ando un poco entumecido con el frio y sin salir a andar.
    El gallo de la iglesia si está haciendo de veleta tambien estará pasando buen frio.

    ResponderEliminar
  22. Bueno,Fosi, ya que lo preguntas voy a decir donde está, Fermín no se atrevio a decirlo.Es en el parque de Mataleñas, cerca del mar y de la playa de Los Molinucos, desde donde se pueden ver las playas de El Sardinero, la peninsula de La Magdalena, La Isla de Mouro... un lugar verdaderamente bonito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Me encantó tu comentario, Lito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. TEJON QUE TERNURA DE ESCRITO¡¡¡
    CUAL SERÁ LA FUNCIÓN DE UN ÁRBOL DE PIEDRA? QUIZÁS LA DE SER CONCIENCIA QUE RECLAMA, POR EL FUTURO DE LOS BOSQUES?
    MUY HERMOSO ESCRITO QUERIDO TEJON, DEJO MI SALUDO

    ResponderEliminar
  25. Gracias,abuela, un placer verla por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Que lindo retrato haces de los bellos árboles, sin duda, el árbol de piedra se sentirá reconfortado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Yo no sé dónde se encuentra, Tejón, pero es, francamente hermoso, al igual que tus palabras, has escrito otra poesía... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  28. losárboles son muy agradecidos, MIMOSA.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Gracias, Carzum, si algún día vienes con Carlos por Santander os lo enseñare.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Hola tiuco:
    Ya se me hacia triste no leerte,te estas convirtiendo en todo un poeta,bien se yo que tus navidades no ha sido las ideales,pero si las tienes que tener a orgullo,pues que mas puede desear un padre que recoger todo lo que ha sembrado en el amor de sus hijos.Segun pasa el tiempo me voy dando ccuenta de que la vida al fin y al cabo es como un jardin,todo depende de los cuidados que en el se hagan,asi seran los resultados;yo solo espero ser arbol viejo,al que alguien ponga sus calcetines.un besote

    ResponderEliminar
  31. Gracias, sobrina, veo que te gustó y me alegro.
    Un besuco.

    ResponderEliminar
  32. A ver si mejora un poco el tiempo y se nos cumple, Tejón... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar