Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

18/11/10

OTRA VEZ EL MAR....


....se ha vuelto a enfadar.
Los pescadores han tenido que amarrar los barcos en el puerto y no pueden salir a faenar.
Pero el mar siempre generoso, ha ido depositando en las arenas de las playas un tesoro de color rojizo, arrancándolo de sus propias entrañas a más de 25 metros de profundidad.

La "caloca" es un alga que llegado el otoño, desde el mes de octubre hasta el mes de febrero es una fuente de ingresos para muchas familias que viven cercanas a la costa y que no sin grandes y mal pagados esfuerzos, muchas veces lloviendo y granizando se dedican a sacar del mar las algas, para extenderlas por los prados y ponerlas a secar.
Antiguamente los campesinos las utilizaban como abonos y fertilizantes para sus campos y usaban bueyes y carretas para recolectarlas, hoy se hace de forma mas mecanizada y su utilidad es distinta pues se emplea en productos farmaceuticos y alimentarios, siendo muy valorados sus ingredientes, sanos y naturales.


Las fotos son de esta tarde.



Mila me decía: ¿"Pero a donde vas? ¡¡No te acerques más!!!

Las gaviotas no me avisaron....

.....no la vi llegar....

.....y acabé como tenía que acabar.

Viniendonos para casa para ponerme a secar, allí se quedaron las olas incansables , venga saltar y saltar.
Mila de reír aún no ha podido parar.

40 comentarios:

  1. Quien a buena ola se arrima, buen remojon le propina :)
    Me gusta el mar, y me gusta tu mirada al mar, pero me intimida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y me perdonaras pero yo tambien me rei,que quieres que te diga menuda pinta.Lo siento.Menudas fotos espectaculares y el comentario rimando lo dicho tenemos un artista en el blog.Esas gaviotas son unas malas pecoras que no avisan.
    Un abrazo y preciosas fotos

    ResponderEliminar
  3. Jaaaajajaaaaa, yo también soy Mila!!
    jajajaja. No conocia la Caloca.
    Abrazos para los dos

    ResponderEliminar
  4. Ay Dios, ahora la que se va a tresponer de risa soy yo....No tenía ni idea de lo de la caloca(que nombre :D)Gracias por enseñarnos tantas cosas. Un abrazo, Tejón.


    Besos para Mila :)

    ResponderEliminar
  5. Siempre me ha gustado el olor de la caloca cuando se está secando. Y me gusta mucho ver cuando la están sacando a la playa.

    Tenías que haber hecho caso a Mila, que pareces un veraneante...Jajaja

    Besucos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias no sabia que existía esa alga.

    las fotos son geniales, que bonito es ver ese mar embravecido,claro para los que no tiene que ganarse la vida faenando en esas aguas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay, Tejón! No se puede uno fiar de las olas - y menos de las gaviotas, jejeje
    Muy interesante lo de las algas. No tenía ni idea.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Ese reportero que arriesga!,jajaja,de todos modos me alegro que solo quedase en una anecdota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  9. · Buen paseo te has dado y buenas imágenes las costa te ha regalado.
    · Hacía tiempo que no veía tanta caloca amontonada. Me ha encantado recordarlo.

    · Saludos, desde la única ciudad del norte que mira al sur

    CR & LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  10. Hola Tejón.
    El mar está fuerte estos días y las olas llegan a donde ni imaginamos.
    Parece la Virgen del Mar por detrás.Incluso en buen día las olas impresionan, pues ahora con temporal, no veas. Una lluvia salada.
    Lo de la caloca quedan pocas personas que se dediquen a ello.Es una pena que se vaya perdiendo como tantas otras cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué fotos, Tejón!!!! me encantan. menos mal que el chapuzón mereció la pena!!!! si es que los hombres no hacéis caso de lo que os decimos y luego pasa lo que pasa ;). Dile a Mila que la próxima vez te meta en la lavadora y le de al centrifugado

    ResponderEliminar
  12. Buena rima Fermín, jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Tienes mi permiso para seguir riendote José Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Otra, ¡ala, riete hasta que te desternilles!!!
    Un abrazo Arena.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Ya vale ¿no?, Otra que se des......
    porque me mojó una ola.
    Hay un pueblo a los pies del Pico Bistruey en Liebana que se llama Caloca Alma,ya ves que curiosidad, del mar a la montaña.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Como olían Anjanuca, marisco puro.
    Rie, rie tambien tu.
    Un besuco paisana.

    ResponderEliminar
  19. De nada José, me agrada poder enseñar algo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. ¿Has visto Xibeliuss? ¡¡Qué traidoras!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Un día me van a fichar los del National geographic Fosi, jajaja
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. A mi tambien me ha sorprendido la cantidad de caloca que hay este año ñOCO, pero además por toda la costa, por la zona de Oyambre, La Gerra,Comillas, están los prados llenos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. La culpa como todo es por la caída que han sufrido los precios y lo poco que se paga a quienes las recolectan Lito.
    Las fotos son como bien dices en La Virgen del Mar, estaba muy fuerte tambien en San Juan de la canal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. El chapuzón de ayer Isabel, fue para mi una sensación nueva, y hoy la consecuencia es que se me está empezando a caer el moquillo, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Eso son olas y no las que vemos en el Mediterraneo,...
    Aunque acabes remojado, tiene que ser una sensación tremenda estar junto al mar bravo disfrutando de su poderio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Pues sí que está bravo sí, aquí anda como un plato, llueve un día, se enfurece y regresamos al verano,lo de la caloca se lleva fatal, porque se arremolina en la orilla y se te enreda en las piernas y la sensación que deja al rozar los pies es......no me gusta nada!!!!
    Cuidado con esas olas traicioneras!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Pues si Jose, fuen una sensación nueva,y graciosa porque la verdad es que nos reímos un rato.
    Un abrazo, espero que te vaya quedando menos tiempo en dique seco.

    ResponderEliminar
  28. Y a mi que me gusta el olor y bañarme entre las algas, es muy bueno para la piel.
    Disfruta de ese mar Mimosa.

    ResponderEliminar
  29. Siempre llego la última.
    Yo tampoco conocía esa alga y de su uso... Siempre aprendiendo, gracias Tejón. Tuvo que ser un paseo chulo con ese mar que a mí tanto me gusta. A mí tampoco me importa mucho mojarme con las olas..., si estoy cerca de casa para cambiarme, o si no llevo la cámara de fotos en marcha... (Mi cámara con la última ola después de muchas -a mí también me gusta arrimarme- ha pasado a mejor vida)
    Como comprendo a Mila, es imposible ver y acordarse de este tipo de remojones y no reirse, sobre todo si tú lo ves venir y el remojado no... Recuerdo yo un caso de hace años, y aún me arranca una sonrisa.
    Para el resfriado un poco de calor de pecho ajeno y unos vahos de ingle, y en unos días a trepar por las peñas!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Me gusta el remedio para el catarro Transi, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Te arrimaste demasiado y te mojaste; eso le pasa a los buenos toreros y a los buenos fotógrafos. Pero el resultado ha sido bueno para los que podemos disfrutar de estas bellas imágenes. Saludos.

    ResponderEliminar
  32. QUE BONITO ES TU LUGAR EN EL MUNDO TEJON, COMO AMO EL MAR, TE ABRAZO AMIGO

    ResponderEliminar
  33. Bienvenido a mi cueva ARO,me alegro que te gusten las fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Amores compartidos Abuela.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  35. Gracias por culturizarnos.
    Preciosas las fotos, incluída tu remojón. Besos.

    ResponderEliminar
  36. De todos se aprende algo, Gracias nieves por pasarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Te pilló la ola Tejón, arriesgaste mucho. Las fotos son muy elocuentes, qué hermoso, pero que bravo el Cantábrico. Desconocía lo de la recolecta del alga. Un saludo

    ResponderEliminar
  38. Por atrevido me pilló Marce.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Es dificil evitar un remojón fortuito cuando nos ensimismamos con el mar bravo. Siendo bastante más sueve que en tu caso, pero hoy mismo he salido con una bota mojada de una playa Cántabra.

    Un mar así no se puede dejar de fotografiar.

    Tienes un blog muy interesante.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  40. Bienvenido Roberto y gracias por el comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar