Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

10/11/10

LA FURIA DEL MAR








¿ Quien enojó tanto al padre de las olas
para que sus hijas descarguen su rabia
golpeando contra las rocas?


El temporal también nos dejó imagenes como esta.

30 comentarios:

  1. Mira que me gusta la mar cuando se cabrea de esa manera, pero la última foto me acaba de traer todos los paisajes de la tierruca al corazón. ¡Ay, ese olor a tierra mojada!

    Besucos

    ResponderEliminar
  2. Ese verde...
    Entiendes ahora porqué el mar me intimida. Sus cabreos son terribles.

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces me gustaría romper como esas olas, deshacerme contra las rocas y regresar...

    ResponderEliminar
  4. Y no se anda con bromas cuando se cabrea, no. La última foto...preciosa!
    Un abrazo Tejon

    ResponderEliminar
  5. La fuerza de la naturaleza es impresionante,y el mar aun mas.Muy buenas fotos y la del arco iris preciosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. a veces cabe pensar que el mar y la naturaleza se vuelven contra nosotros por lo mal que tratamos a ambos, pero, aun en toda su bravura y su fiereza no deja imagenes impresionantes pero hay que tenerle respeto y miedo. Preciosas fotos que como siempre nos brindas. Biquiños

    ResponderEliminar
  7. La naturaleza es increíble, yo le tengo mucho respeto al mar.

    Saludos y hermosas fotos

    ResponderEliminar
  8. Es que al mar hay que tenerle respeto, dímelo a mi que vivo rodeada del mismo, no hay escapatoria, y en estos días bate embravecido que hasta hipnotiza. Me quede con el arco iris!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. A mí, al contrario que a Fermín, este estado rabioso del mar, me pone. (Eso sí que es auténtico!)Gracias Tejón, hacía tiempo que lo esperaba y deseaba, sabía que tarde o temprano caería algún cabreo de tu océano marino y lo mostrarías a quien tiene que conformarse con algún salpiconcillo de medio metro aquí en el Mediterraaaaneooo...
    Un chubasquero y a disfrutar!
    Gracias y un abrazote.

    ResponderEliminar
  11. Cuanto se disfruta viendo el mar encabritado,es emocionante esas trepidantes olas.

    También quiere recordarnos que debe ser bien tratado para no ponerse malhumorado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Impresionantes las olas en Somocuevas y la Arnía.
    No era un día para playa.
    Esa es la otra cara del mar, la que nos empequeñece. A mi me gusta ver, de lejos, como salta por encima de las rocas, que son bien altas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué luz la de la última foto! Y en cuanto a las olas ¿qué se puede decir? un espectáculo magnífico.
    Abrazos, tejón

    ResponderEliminar
  14. Y a mi que me gusta...no conozco otros mares enfadados sólo el Cantábrico, pero que bien se enfada el Cantábrico.

    Un abrazo, Tejón

    ResponderEliminar
  15. Anjanuca, espero que cuando vengas puedas ver el mar un poco cabreado.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  16. Fermín, ya se que el mar no te enamora, ya te pondré un poco de verde jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Una buena terapia vihernes,si se pudiera no estaría mal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Pocas ocasiones hay de tener una luz como la de la última foto, Arena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Si puedo Jose Manuel haré una entrada para que veais el rastro que dejó el temporal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Algo de miedo pasé sacando las fotos Pili, el viento me zarandeaba a placer.
    Un biquiño.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por la visita y el comentario, Sofía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. No tengo yo ganas ni nada de conocer esas islas y tu mar, Mimosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Solo había que esperar Transi, y de aquí a que se termine el invierno algún temporal más habrá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Porque le tratamos mal está el mar enfadado amigo José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. No me pude acercar más en Somocuevas Lito, el viento me tiraba, era una temeridad aproximarse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Si pillas tu esa luz Xibeliuss, haces maravillas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Buenos co..... tiene el Cantábrico cuando se enfada ¿eh Alma?
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  29. Impresionantes imágenes, Tejón.... LO QUE ME HE PERDIDO!!!! El temporal comenzó la última noche que pasé en Asturias. Siento los destrozos y las pérdidas, pero no puedo evitar la fascinación que me provocan esas olas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Pues si, Isabel, lo que habrías disfrutado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar