Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

21/9/09

WILLY


Creo que me estoy haciendo mayor, pues observo en mi ultimamente detalles que no hace mucho tiempo vistos en otras personas me causaban risa y perplejidad.
Por ejemplo cuando veía en la playa o por la calle a la gente hablando con su perro, su gato o cualquier otro animal, como si estos entendieran, me hacia pensar que no estaban bien de la azotea.
Yo que nunca he podido ver un pez en su pecera, un pájaro en la jaula ni un perro atado a una cadena, por azares de la vida (los hijos se van de vacaciones y te cargan con las mascotas) tenemos estos días con nosotros a Willy, un periquito de vivos colores.
El primer día me producía una pena grande verle en su jaula, solo, aburrido y extrañando la casa. No gorjea ni canta y se pasa las horas mirándose en un espejo que le han puesto, para que se sienta acompañado al verse reflejado.
Que pena, que engaño y que aburrimiento. Me dan ganas de sacarle de la jaula y atarle una cuerda en la patita y que revolotee por la terraza. ¡¡ Pero ¿que vas a hacer insensato, estás chiflado? no faltaba más, que se nos escape y haber como lo explicamos cuando vuelvan!!
Le pongo un trozo de manzana para cambiarle un poco el menú y que coma algo más que alpiste pero no está acostumbrado a exquisiteces.
Ya por la noche a la hora de acostarnos, me da pena dejarle solo y a oscuras en la cocina y quiero dejar una pequeña luz encendida igual que hacía con mis hijas cuando eran pequeñas, para que no tuvieran miedo, al quedarse solas en su habitación y me vuelven a llamar chiflado diciendome: " ¿como crees tu que duermen los pajaros en la calle?"- a oscuras en las ramas de los árboles-. Le doy las buenas noches y apago la luz, "hasta mañana Willy".
Me levanto como siempre, temprano, y ahí está Willy mirándose en el espejo. Para ver si se anima, pongo un disco de Manolo García, y vaya, no hace del todo efecto, pero se le escapa algún gorjeo. Como tenemos que salir le dejamos la radio puesta para que se sienta acompañado y así ha pasado otro día.
Hoy parece un poco más animado, le he cambiado de música y creerme, mientras escribo esto, Willy está haciendo los coros a Leonard Cohen. No si al final va a estar feliz en la jaula.

12 comentarios:

  1. Hay que estar mal de la azotea para no hablar nunca con las mascotas!
    Qué tienna la entrada de hoy!

    ResponderEliminar
  2. Me has recordado a mi abuelo, que tenía el canario más mimado de todo Santander. Tenía una jaula más grande que el piso, una "piscina" para bañarse, se le cambiaba la hoja de lechuga todos los días, tenía su trocito de fruta diaria... ¡Ah! y en Navidad, por su puesto, no faltaba el turrón de Monerris (del blandito).

    Mi abuelo estaba muy cuerdo :)
    Besucos Tejón.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, amigo Tejón, debe de ser que te estás haciendo mayor.

    Por cierto, ni se te ocurra lo de soltarlo mucho. Un amigo mío se llevó su loro al pueblo y se lo puso en el hombro, como hacía en casa. En un momento determinado, echó a volar, se subió a un chopo y como no se atrevía a bajar por el tronco, cada vez subía más. Se hizo de noche, y al día siguiente, ni rastro. Algún festín se dio alguna lechuza.

    Seguramente, Willy será como nosotros, que vivimos en la jaula de nuestros miedos y manías, donde se está más a gusto que en la 'tenobrosa y peligrosa' libertad.

    ResponderEliminar
  4. Diana, ¿no crees tu que si estoy empezando a hablar con el periquito igual es señal de que todavía me puedo curar? jejeje.

    ResponderEliminar
  5. Jo, vivía el canario mejor que en el Hotel Real, como para querer marcharse de casa.
    Un beso Anjanuca.

    ResponderEliminar
  6. Sería un gran beneficio para todos si algún día nos libraramos de los miedos y angustias que nos han inculcado.Cuanto más libres y felices seríamos.
    gracias por la visita ,amigo del Alto Sil.

    ResponderEliminar
  7. Si yo te contase... Ahora mismo la Lluna un gos d'atura català,(perro pastor catalán) vive en casa. No, no es nuestro es de la mayor que lo ha dejado a nuestro cuidado. Si no le hablas te lo reclama constantemente, ¿o tal vez es que quiere mimos? De todo debe ser.
    Un abrazo.
    Pd: Sigo de ocupa y no hay negociación que valga.

    ResponderEliminar
  8. Mientras no llore por las noches y tengas que dormir con el, jajaja
    Ya te dije que yo tampoco adelanto nada en la negociacion.
    Un abrazo y conformidad.

    ResponderEliminar
  9. Cuando he visto el nombre de Willy, me he acordado de la peli "Liberar a Willy", pero como han dicho ya en los comentarios, si te acostumbras a vivir en una jaula, es muy difícil salir y sobrevivir fuera en libertad.
    Que sea leve la etapa de cuidador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ya me han llevado a Willy, creo que le voy a echar en falta.
    Salud José antonio,

    ResponderEliminar
  11. La edad asienta a las personas, hay más tiempo para el sosiego para hermanarse con la naturaleza, para dar rienda suelta a los sentimientos al dejar de verse obstaculizados por la pasión que rige, a causa de las hormonas, la juventud. La pasión es una emción fuerte que focaliza; el sentimiento es emción más suavizada y abierta. Vamos, que en la juventud no vemos más que un tipo de pájaro, en la adultez se aprecian y valoran mayor tipo de variedad de pájaros o de especies.
    Eso te pasa Tejón.

    ResponderEliminar
  12. Yo que tú ponía a Willy cerca de Mila cuando friegue..verás que cánticos!!El ruido del agua les encanta!!

    ResponderEliminar