"Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar"
ANTONIO MACHADO

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

20/2/13

Km.31



Con pasos cortos, lentamente, subirá hasta el   Km.30, sabe que allí las esperas son largas pero esperará,   ella no romperá la promesa que selló con un beso que apenas rozó sus labios, y volverá, algún día volverá.

Si alguien se anima puede continuar la historia en otro punto kilométrico.



27 comentarios:

seva dijo...

Texto y foto se unen en perfecta armonía no hace falta nada mas.
No creo que lo sea pero...parece el pinar que hay según subes a mano derecha en Palombera.
Un abrazo Jesús.

ñOCO Le bOLO dijo...


Vaya...otra vez el km 31. No hace mucho que Japy publicó una foto de ese km.
Dale la razón a Seva, aunque tenga dudas. Sí que es el pinar que está casi llegando al Puerto de Palombera.
Continuando tu historia... y llegando al alto, con los pies húmedos, como los ojos por la belleza, pudo contemplar todo el Hayedo del Saja a sus pies. Él no bajaría el puerto, por muchos venados que le esperansen cruzando la carretera de montaña. Tenía que subir al Liguardi, desde donde la vista alcanzaría hasta cerca del fin del mundo.

· un abrazo, andarín

· CR · & · LMA ·


Luis dijo...

Hermoso pero entre mis escasas cualidades no se encuentra la redacción de historias.

Nieves dijo...

Me ha gustado mucho esta idea, me voy a aminar con el Km 32...

Espero que la espera no sea muy larga para este peregrino :)

Besos :)

Pini dijo...

Bonita historia de amor para un invierno tan duro. Seguro que esos kms se le harán cortos.
Saludos

Alma de Adra dijo...

Jo, yo quisiera...

Un beso

Cabopá dijo...

¡Me encanta esta propuesta!

Aquí va mi aportación:
...Y, todavía guarda el sabor de aquel beso tibio, dulce, delicado como los copos de nieve que ahora acarician su cara surcada por la vida. Camina lento apoyado en su bastón, queda a la espera, larga espera. Avistando el mojón del Km 32.

He disfrutado amigo. Besicos.

manolo dijo...

Y nunca se debe perder la esperanza.

Un día más llegó al lugar de la Cita.
Cada vez era mayor el esfuerzo, pero esa esperanza, le mantenía las fuerzas.

Y allí oteando la lejanía, el ritmo de los latidos de su corazón, se avivaron, cuando divisó una figura desdibujada por la bruma.

¿Sería Ella? esto le dio las fuerzas suficiente para acortar distancia y así llegó al Km 33

Oye, no está muy mal. A que voy a terminar siendo escritor.

Saludos, manolo

La critica que he hecho es bastante favorable, se nota que soy parcial?

ZáLeZ dijo...

No sería capaz de continuar...
Me huele a un amor a los 30 años, una promesa a los 31, y el paso inexorable del tiempo, de ese amor que la vejez recuerda y quiere rememorar una y otra vez, año tras año con la esperanza de que un día esa promesa se haga realidad. Pero me parece una historia de desamor y olvido, arrobado y adornado de un paisaje idílico. Ella no cumplirá su promesa.
Saludos cordiales,

Japy dijo...

Muy buena propuesta, pues si que da para mucho ese tramo de carretera que además de estar junto al pinar de Soto, tiene unas vistas espectaculares. Un abrazo y gracias por el enlace.

Valverde de Lucerna dijo...

Buen comienzo para una historia, pero siento no ser capaz de continuar.
Un abrazo.

CARLOS dijo...

Mi querido amigo, cuando encuentre un kilómetro lo hago, me gusta tu iniciativa.... un enorme abrazo.

Chelo dijo...

La figura se fue perfilando y, de nuevo, la esperanza se desvaneció ; en el fondo, intuía que aquéllo seguía siendo “su sueño” ; se sintió dolorido y pequeño, tanto que… una vez más reconoció que “la pérdida de la esperanza” era algo que aún no se podía permitir.

Sin darse cuenta, había llegado al km 33.

Chelo dijo...

digo... al km 34.

Remei dijo...

Cuando veo una foto de una curva me vienen a la mente historias de terror...no es este el caso amigo...parece que la historia gira entorno al amor...

VENTANA DE FOTO dijo...

Me pones muy difícil continuar la historia. Estoy tan lejos.....de ese punto kilométrico...Que tendrá ese punto que es fuente de inspiración para los amantes de la Naturaleza y la fotografía?......No sé ni siquiera por qué me lo pregunto, solo basta mirar la foto para encontrar la explicación.

Besos.

http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

fosi dijo...

Muy buena idea y con el nivel que se ve por aqui esto promete,lastima que yo este en las antipodas de ese nivel.
Un abrazo,figura.

Anónimo dijo...

Y allí, en el km 34, se sentó a sentir.
Sintió el aire del valle, el correr de un arroyo cercano, la enorme soledad de la montaña. Aquél lugar amigo siempre le había reconfortado.



Saludos

CarmenBéjar dijo...

Se ve que la grúa no llegaba y decidió darse un paseo hasta el kilómetro 31 para no quedarse frío. Esperemos que no nieve más, en todo caso.
Un saludo

@maricruzpe dijo...

Una genial idea y una buena foto que anima al caminante.
Un fuerte abrazo

AMADO MIO dijo...

Así que subiendo halló que bajara porque el mojón decía km 30... metáfora del camino de la vida que subimos siempre bajando para llegar a lo más alto justo cuando...cuando nos vamos.

Laura. M dijo...

...Y cuando llegue al 30... Descansará un rato mirando ese entorno de gran belleza, y seguirá soñando con ese beso... Esperando el día que ella vuelva...
Buen fin de semana.
Un beso.

mjesus dijo...

Camina pensando y eñ la curva llega a tu encuentro, se paciente la nieve es fria.
Pasanuco aqui llueve, sali a comer con unos amigos, hacia un dia aceptable y salgo del ascensor y llueve grrr asquito de tiempo. UN ABRAZO GRANDE

teca dijo...

Muitas histórias vão surgindo quando caminho sozinha e me perco entre imagens maravilhosas e pensamentos..

Beijos.

Luján Fraix dijo...

PRECIOSA IMAGEN, PARADISÍACA, COMO NO CONOZCO LA NIEVE ME TRANSPORTA MUCHÍSIMO. BELLA HISTORIA PARA CONTINUAR.
ME HAS DEJADO CON ENTUSIASMO, LASTIMA QUE NO TENGO MUCHO TIEMPO.

BESOS GRANDES.

Xibeliuss Jar dijo...

jejeje No entiendo bien: ¿fue la grua la que selló con un beso la promesa de ir a buscarla?

Gran foto y gran idea. Si me encuentro con el 32, me apunto!

Un abrazo, Tejón

Anjanuca dijo...

La primera vez que visité la colegiata de Cervatos fue en una excursión con la clase de arte de la escuela de turismo. El guía fue Miguel Angel García Guinea, un lujo. También tuve la fortuna de visitar con él las cuevas de Altamira, las originales cuando aquello ni se hablaba de la neocueva.

Besucos.