Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

2/2/10

TRES TAZAS DE TE


Hoy tenía pensado contar como me fue el Domingo en la tradicional subida en albarcas a la Ermita de San Blas, pero he creído más interesante hacer esta entrada para comentar y recomendar un buen libro, del que ya se han vendido más de tres millones de ejemplares. Las lecturas, como las vivencias, han de ser compartidas.
Su titulo es :"Tres tazas de té", y es uno de esos libros que aunque sabes que lo que cuenta es cierto, cuesta creerlo. Estamos tan acostumbrados a ver en todos los medios de comunicación y todos los días a personajes tan ruines, tan mezquinos y sin escrúpulos que cuando conoces a Greg Mortenson, recuperas la fe en los seres humanos.
"En 1993, Greg Mortensón regresaba de un intento fallido de alcanzar la cumbre del K2. Exhausto y desorientado, acabó desviándose del camino de descenso y alejándose de su grupo, para vagar perdido por una de las zonas más desoladoras del norte de Pakistan. Solo y sin comida, agua o una tienda donde protegerse, se encontró de pronto en una pobre aldea pakistaní, donde le cuidaron hasta su recuperación."
"Mientras se recuperaba, vio a los niños de la aldea, sentados a la intemperie, repasar sus lecciones escribiendo con un palo en el suelo embarrado. El pueblo era tan pobre que no podía permitirse el precio que supone el salario de un profesor local. Antes de regresar a casa, Mortenson les prometió volver y construir una escuela. De aquella promesa nació una de las campañas humanitarias más increíbles de la historia: la misión de un hombre de luchar solo contra el extremismo y el terrorismo construyendo escuelas."
"La primera vez que compartes el té con un baltí, eres un desconocido. la segunda vez que tomas el té, eres un invitado especial. La tercera vez que compartes una taza de té, pasas a ser parte de la familia, y por nuestra familia, estamos dispuestos a hacer lo que sea, hasta morir."
Hajï Alí, nurmadhar de Korphe

15 comentarios:

  1. Caray con el anónimo. A lo que íbamos, que gracias por compartir lecturas. Visitaremos y compartiremos y ponemos el recomendado en la lista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo fe en la gente,en las personas.No tengo fe ni en los gobernantes ni en la religion.En España hace porron de años,no me apetece hacer operaciones aritmeticas,convivian tres religiones sin problemas.Asi que yo confio en el ser humano no en sus dirigentes civiles y religiosos.Leere el libro pero hace mucho tiempo que se que hay gente buena en el mundo,de eso estoy seguro y el dia que la cordura gobierne viviremos mejor.
    Un barazo Tejon

    ResponderEliminar
  3. El anónimo está clarísimo jajaja no se como suprimirlo.
    Te gustará el libro Fermín, estoy seguro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y nunca fue España tan rica como cuando convivieron las tres culturas.
    Un abrazo José Manuel.

    ResponderEliminar
  5. Tomo nota del libro Tejón, pero me parece que es de los que hay que leer con chubasquero ¿verdad?.

    El anónimo lo puedes borrar si entras en los comentarios y aprietas la papelera que aparece debajo del comentario. ¡Dios qué molestos son!

    Besucos.

    ResponderEliminar
  6. Tomo nota, tejón.
    Me apunto a comentarios anteriores: la única esperanza posible es en las personas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Está claro que podemos cambiar el mundo!!!!!
    Empezando por nuestro pequeño entorno y mirando a los que nos rodean con el corazón abierto.
    Estoy deseando leer el libro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me he perdido al anónimo. ¿tenía miga?

    Apunto el libro para leerlo. Los afganos y sus vecinos paquistaníes de las montañas tienen fama de ser la gente más hospitalaria del mundo. Al mismo tiempo, los más indómitos del mundo. Es lo que tiene la gente de las montañas: franqueza y espontaneidad para lo bueno y para lo malo. Al Qaeda es gente de fuera que ha envenenado la región.

    ResponderEliminar
  9. Como dice Anjanuca, tiene que ser de los que se deben leer con buena provisión de klinex a mano...

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la recomendación, tomo nota.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a personas como esa el mundo sigue luchando gracias a dios,debe ser un libro interesante, ayudar a los demás es una satisfacción personal, te hace mejor persona, que sirva de ejemplo este hombre.
    Un abrazo Tejón.

    ResponderEliminar
  12. Anjanuca, Diana, un poco triste si que es, pero compensan las satisfacciones que dan el empeño y la fuerza y los logros de este hombre.
    Un saludo a las dos paisanas.

    Alto Sil, no te perdiste nada con el anónimo.
    Hay un pasaje del libro en el que un anciano de Afganistan de la etnia "pastún" cuenta como los talibanes le talarón hasta los árboles que tenía,fijate hasta donde llega la sinrazón de estos fanaticos.
    Un saludo.

    Xibeliuss, María, José Antonio, María Luisa estoy convencido que no os defraudará si lo leeis. Un abrazo a todos.
    ¡Ah! ahora estoy leyendo Caín, de Saramago, me está gustando.

    ResponderEliminar
  13. Yo también me apunto al libro, tiene muy buena pinta, ya leí "silencios rotos" que recomendabas hace algunos meses y me gustó mucho.
    besucos

    ResponderEliminar
  14. Gracias Anasu, me alegro que te gusten mis libros recomendados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar