Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

5/5/16

ARDIMOS EN EL BOSQUE

¿Pero cómo saber, sin la mirada,
la hermosura del bosque, la grandeza del mar?

El bosque estaba tras de mí; lo conocían
mis oídos: el rumor de sus hojas,
la confusión del canto de sus pájaros.
Sonidos que venían de un remoto lugar.
Y el mar del otro lado, golpeando
la frente, sin rozarla,
cubriéndola de gotas. Era mi piel
quien descubría su frescura,
mi soñoliento olfato quien entraba en el pecho
su duro olor.
¿Pero cómo saber, sin la mirada,
la hermosura del bosque, la grandeza del mar?
Porque no había más, en el lugar del pecho,
que una extendida sombra.

(¿Mas qué frío candente mis párpados abrasa,
qué luz me desvanece, qué prolongado beso
llega hasta el mismo centro de la sombra?)

Joven el rostro era,
sus labios sonreían,
y el retenido fuego de su cuerpo
era quemada luz.
Entramos en el mar, rompíamos
el cielo con la frente,
y envueltos en las aguas contemplamos
las orillas del bosque,
su extensa fosquedad.
Miré, tendidos en la playa, el rostro:
contemplaba las nubes;
y el retenido fuego de su cuerpo
era un sombrío resplandor.
Penetramos el bosque, y en las lindes
detuvimos los pasos;
perdido, tras los troncos, miramos cómo el mar
oscurecía.
Tenía triste el rostro,
y antes que para siempre envejeciera
puse mis labios en los suyos.

Francisco Brines,Valencia 1932
Ardimos en el bosque.

35 comentarios:

  1. Hermoso poema del señor Brines y bella imagen de un árbol centenario,testigo mudo del tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un árbol que aún lucha por sobrevivir.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Si no me equivoco es un castaño, y parece tener algún vástago vivo. Es muy hermoso y, a la vez, lleno de dolor. Como una cicatriz que se vuelve escultura.
    Abrazos, Tejón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un castaño,por tu querida Sanabria también tienes buenos ejemplares.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Precioso poema.Y la imagen del castaño centenario,sobreviviendo a tantos avatares adversos, maravillosa.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El castaño es un soberbio ejemplar, de los que casi no quedan,Pini.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Bonito poema el que elegiste, sin duda es como deliciosa música para el alma de tu foto....

    Abrazos Tejón :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tardé pero di con un poema que creo que acompaña bien a la foto.
      Un abrazo,Nieves.

      Eliminar
  5. la mirada... esa protagonista de nuestra propia vida...

    y aquí, en este blog, una vez más... hace que podamos "conocer" este bellísimo poema!

    saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado,mónica pía.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Precioso y la foto es una pasada. Buen fin de semana y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, estamos esperando tu vuelta.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Que grandeza encierra la Naturaleza en sí. Ese árbol legendario del que has realizado una gran foto, es una buena muestra del gran legado que nos deja y una toma de conciencia del compromiso que debemos adquirir cuidando siempre de su conservación.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá cada vez seamos más los que tomemos conciencia y adquiramos ese compromiso,Antonia.
      Un abrazo.

      Eliminar

  8. Precioso poema tejón, y la foto.....buff! que bonita!...y que de cosas de la vida cuenta, de la pura vida:)
    Un besazo_!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la foto solo falta un miruello.
      Un beso.

      Eliminar

  9. Dramática fotografía para ilustrar in intenso poema.
    Si esos viejos troncos hablaran... si nos contarás cuántas castañas nos han dado...
    El bosque es una parte de nuestra alma.

    Un abrazo TyT

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuanto hace que no vas por la castañera de Pendes?.
      Pues a ver ...
      Un abrazo,ñOCO.

      Eliminar
  10. Um poema belíssimo, Jesús, muito intenso, divino para a alma... e a fotografia traz consigo um forte sentimento de dor... preciosa entrada.
    Umbeijo

    ResponderEliminar
  11. Puedes creerme o no, pero desde el minuto uno que publicaste estoy comentando, asi como seis veces o mas, era desde el movil, por razones, pues bien, cuando estaba finlizando el comentario, se borraba sin poderlo enviar, o soy cabezona, que si, o te quiero mucho, que tambien, empiezo de nuevo
    Te comentaba que me marassvilla como acararicias no solo al arbol, es a la naturaleza en general, gracias a
    persnas como tú y cuatro mas las cosas tardaran un poco mas en morir
    Pienso todos en esta vida estamos por algo.... no sigo porque voy escribir lo que no debo aunque lo sienta grrr
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno pero al final lo conseguiste, tu constancia no tiene limites y yo me siento muy halagado con el comentario y con tu amistad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Pasarme por tu rincón siempre es muy agradable. Siempre encuentro la belleza en estado puro.
    Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Maripaz que puedes pasar siempre que quieras, yo te estaré agradecido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Boa tarde, foto com grande qualidade num todo, mostra todos os detalhes, o poema é fantástico.
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,Antonio, me alegra mucho el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Con todo son de una belleza igual.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Valverde por pasar y comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Muy buen poema y excelente toma ... esta naturaleza sigue igual de bonita que cuando lucía en todo su esplendor.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Esmeralda, la naturaleza nos ayuda a sobrevivir aún en los peores momentos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Qué pena que los incendios destruyan los grandes y añosos árboles, testimonio de siglos. Cada vez que llega el verano se me encoje el corazón pensando en los centenarios castaños que pueblan la Dehesa de Candelario, aquí al lado, o los pinos de los años 70, pasto cada año de las llamas, del paraje de Los Pinos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco Candelario, Carmen y no me lo quiero imaginar quemado, lo mismo de otro lugar del que guardo magnificos recuerdos, Las Batuecas, que maravilla, que no se queme nunca, por favor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. ¡Qué grande es la naturaleza para inspirarnos!
    Hermoso poema, saludos.

    ResponderEliminar