Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

8/4/15

LOS PUEBLOS DE LOS PICOS.

Tudes,Liebana (Cantabria)
Sotres,(Asturias)
Cordiñanes,Valdeón (León)
Santa María de Valdeón,(León)
Tresviso,(Cantabria)
"Cantabria Infinita", "Asturias Paraíso Natural", "Castilla y León es vida".
 Tres "Slogans", tres comunidades que comparten los tres macizos de los Picos de Europa y alguno de sus numerosos y bellos pueblos ha sido mi lugar de peregrinación esta Semana Santa.

Y en cualquiera de ellos podría haber sucedido la historia que aquí os cuento, sacada del libro "Los últimos pastores de Los Picos de Europa" de Ernesto Bustio Crespo y José Luis casado Soto.

Por lo menos desde la primera mitad del siglo XIX, tanto Tresviso como  Bejes y Sotres contaban con  escuela de primarias letras, las cuales, ya en el siglo XX, estuvieron atendidas por un maestro y una maestra. Por lo menos durante esa última centuria, tanto niños como niñas acudían entre los seis y los catorce años a la modesta escuela. En la villa tresvisana, antes de la guerra, la maestra les llevaba todos los días durante el recreo a visitar el Santísimo y por las tardes al catecismo; los primeros viernes a comulgar; "todas sabíamos el Rosario de punta a punta". Se tenía memoria de que por lo menos de entre los vecinos de Tresviso tres llegaron a sacerdotes, no obstante, el primer bachiller elemental civil se graduó en el Instituto de Potes a finales del siglo XX.
  Probablemente a consecuencia de la desaparición del señorío, parece que hacia mediados del siglo XIX Tresviso estuvo más tiempo del debido sin cura. Algunos escritores y poetas llaniscos recogieron la historia, ciertamente llamativa, de alguien que ocupó la parroquia haciéndose pasar por sacerdote. Según los escritos, un tal José Manuel de Cué y de la Borbolla, zapatero remendón en Pimiango, de 61 años de edad, enterado de la oportunidad que el caso ofrecía, se personó en la villa arriscada entre peñas, allá por el año 1842, diciendo que era el nuevo párroco. El haber sido monaguillo en su primera juventud y el dominio de la jerga gremial llamada "mansolea", que mezclaba con algún que otro latinajo, le permitieron engañar a los rústicos vecinos de la villa y proporcionarles la cura de almas, a cambio de disfrutar durante algún tiempo de posición desahogada, sedentaria y respetable.
  Pasados seis meses, según la leyenda, fue reconocido por un mendigo, según el poema, por el sacristán, situación que tuvo la virtud de dar con sus huesos en la cárcel por el mismo tiempo que había ejercido el ministerio sacerdotal. Si no fuera cierta la historia, desde luego resulta verosímil y, en todo caso, pone de manifiesto tanto la credulidad y sencillez que las gentes de la costa suponían a los habitantes del interior de los Picos, como la fama de su aislamiento secular. Tresviso volvió a estar sin párroco desde la guerra hasta 1956 y , desde diez años más tarde, tampoco cuenta con cura residente.

Mucha culpa de esta entrada la tiene "Cabopá" y a ella se la dedico, y si queréis saber por qué, entrad en esta ventana que se ve el Mediterraneo.
Un besico,Carmencica.
No dejemos morir a los blogs.

19 comentarios:

  1. Estos pueblos legendarios de la alta montaña de la Cordillera Cantábrica, han perdido el eslabón que les tenía unidos al mundo exterior, por el que fluía la vida, de fuera y de dentro... Los grandes rebaños de ovejas, posiblemente no vuelvan más. Ahora corren el peligro del abandono, de la desidia, si no se busca un aliciente, un negocio, para que sus vecinos se queden y los turistas vayan... Un día se va el maestro... Otro, el cura ya no vuelve... Otro, se cierra el bar, donde se reúnen los vecinos para comentar... Y el paso del tiempo hace el resto.
    Enhorabuena por el artículo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedé maravillado cuando tuve la oportunidad de visitar aquella naturaleza desatada, con sus cumbres y sus lagos. Un lugar al que hay que volver.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Sé de los Picos de Europa por la Geografía, ya tengo edad para decirlo, sacaba muy buenas notas...

    He pasado muy cerca sus montes y sus valles, me producen temor y belleza a la misma vez siendo de un sitio dónde el pico más alto (uno) casi llega a los tres mil.

    Me encantan tus fotos y de lo que de ellas dices, siempre las miro, desde hace mucho, últimamente en silencio.
    Un poco de Asturias,otro poco de Cantabria y un poco más de Castilla y León conozco y esos colores enamoran de verdad.
    Muchas gracias "agradecido" amigo
    Aquí estaremos hasta que la vida quiera y no dejaremos de publicar en los blogs, esos que dan libertad a nuestra imaginación y nos une como "autores" de nuestras "batallas" personales.

    Besicos
    Ah, que lo sepas, siempre te veo junto al mar o la montaña, amigo cántabro.

    ResponderEliminar
  4. Curiosísima historia, y tragicómica. Cada pueblo de Picos es un tesoro, dentro del tesoro más hermoso del mundo.

    ¿Y eso de no dejar morir los blogs?? Es que ya no están de moda, por lo que parece no?? ...Pues a mí es cuando empiezan a gustarme las cosas...jjeje

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  5. Curiosa es la historia que cuentas en tu entrada.

    Seguro que has pasado unas vacaciones muy relajadas, disfrutando de plena naturaleza. También he disfrutado de unas mini-vacaciones pero mi destino ha sido el mar, aunque las altas temperaturas ha hecho que fuera incubando un virus que ha dado la cara a mi regreso.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Como me gustan esos pueblucos, gran entrada Jesús Angel. Un abrazo desde Castro.

    ResponderEliminar
  7. Esses pequenos lugares é que têm magia... quando estive na Espanha, fiquei em um lugar delicioso, visitei outros tantos lugarejos mais gostosos ainda na província de Guadalajara, pequeninos, mas com um encanto inexplicavelmente inesquecível!!!!
    Feliz Páscoa, precioso!
    Boa semana.
    Beijos e flores.

    (e se depender de mim, os blogs não morrerão!!!)

    ResponderEliminar

  8. Preciosa dedicatoria a nuestra común amiga Cabopá. Le das lo que le gusta, estos picos que como fenómeno geológico es único e irrepetible (pero esto es otra historia)
    Maravillosos esos pueblos y Tresviso, uno de los más emblemáticos. Tus lectorees debieran saber que antes del acceso por Asturias, solo se podía acceder mediante una dura y ascendente caminata de más de dos horas, salvando un gran desnivel. Y eso les ayudaría a entender la historia del falso párroco...

    Un abrazo Ty T. artista.

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  9. Cada vez que alguien me cuenta historias así siempre tengo el mismo pensamiento fugaz un instante de asentar la nueva historia en mi recuerdo perpetuo... La realidad supera toda ficción.
    Mi abuella Margarita, que era de Guadalajara, me contaba historias del cura de su pueblo, que también era peculiar, pero era demasiado pequeña y no las consigo estructurar para poder contarlas...
    Voy a pasarme ahorita por ese camino que nos indicas.

    Mil besos!!!
    Ay no te he dicho nada de las fotos, es que son siempre tan espectaculares que ya no sé que decirte ;))
    Fantásticas!!!

    ResponderEliminar
  10. Muy bonitos los pueblos de esa comarca, pero me imagino que debía ser duro en invierno en ellos en otros tiempos. La historia, muy curiosa.
    Las fotos, espectaculares
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Verde de hierba, gris de roca, blanco de nieve y casas colocadas en los más inverosímiles lugares: así es el paraje que nos describes. Una delicia de los sentidos, lejos de las masificadas playas y de los turismos masivos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Me encanta tu entrada y vaya regalo le haces a tu amiga. Los Picos de Europa sobran eslogan frikis pensados en esas oficinillas sin ánimo de ofender, pero es que estoy mosqueo, el otro día me comí una alambrada no se muy bien de quien era, si de la junta, del pueblo del parque o de la comunidad, si es que... jjj
    Un saludo afectuoso y seguiremos disfrutando de LOS PICOS DE EUROPA, LA MONTAÑA.

    ResponderEliminar
  13. Un gran regalo como no podía ser de otra manera; hermosas imágenes de los emblemáticos Picos de Europa que no se que tendrán pero atraen como un imán y es que tienen una belleza sin igual.
    Todo un deleite visual del que has tenido el privilegio de disfrutar Jesús, un abrazo paisano.

    ResponderEliminar
  14. Interesante historia la del párroco. Las fotos son una bella muestra de la belleza de los Picos, sus paisajes y sus gentes, arropados siempre por esas verdes o blancas montañas que tan sólo cambian de color pero su belleza siempre está presente. Unos parajes entrañables !!!
    Un bonito y cariñoso detalle para nuestra amiga, Carmen !!!
    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  15. Fantásticas fotos tejón!!
    Historia,leyendas y hermosos pueblos que siguen guardando una gran belleza.

    No sé si estaran pasando de moda
    los blog o la gente se cansa de ellos...si todos hicieramos lo mismo desaparecerian...No dejemos morir a los blogs con ellos viajamos por el mundo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Que buenas Fotografías y que Bellos Paisajes.

    manolo

    ResponderEliminar
  17. Que bonitos paisajes, y que bien que los detallas. Hace unos años estuve de vacaciones por esas zonas, y la verdad es que son una delicia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Menudos paisajes¡¡¡¡,
    Duritos para el invierno pero preciosos.
    Yo también me apunto a eso de no dejemos morir los blogs.
    Un abrazo

    ResponderEliminar