Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

22/11/12

ENTRE BARCENAS

  La voz bárcena significa en Cantabria “pequeño remanso en medio de una corriente de agua”. En  Cabuérniga,  “lugar apto para el cultivo a orillas de una corriente de agua”.
El asturiano bárzana posee un significado similar al de Cantabria. El gallego bárcia y portugués várzea comparten la acepción de “terreno cultivado, generalmente ubicado en una planicie a orillas de una corriente de agua.
 Pues entre barcenas transcurrió la décima etapa "Luchamos por la vida".  Treinta kms separan los pueblos de Bárcena de Píe de Concha de Bárcena Mayor, y caminando unimos  los Valles a los que dan nombre el río Besaya y el río Saja.  No he de continuar sin avisar que no habrá capote que os libre de mojaros antes de acabar el camino.
Fue tanta la lluvia que nos cayó encima que bien pudo alimentar las Fuentes donde nace el Nilo.
En otras épocas   se achacaban todos los males a la "pertinaz sequía" cuando faltaban las lluvias largos periodos de tiempo, pero si algo fue pertinaz este día fueron las nubes que constantemente fueron derramando el liquido que llevaban es sus panzas grises.
Sin alzar la vista del suelo fuimos subiendo hasta llegar a los 1180 metros de altitud. Allí parecían nacer las nubes en brañas verdes donde en estas fechas ya no queda apenas ganado y donde los prados empapados no son capaces de absorber la lluvia.
  Poco a poco se va formando un fino tejido de hilos de agua que ladera abajo van arrastrando hojas y alimentando fuentes y regatos.
Me da pereza y temo sacar la cámara pero no me puedo resistir y  pasar sin fotografiar la belleza que a través del agua ven mis húmedos ojos, que gotean cada vez que parpadeo.
Formando espuma va desapareciendo el agua en el interior del bosque entre hayas y acebos.
Por momentos las nubes me confunden y no se si se elevan saliendo de entre los árboles o si descienden y se posan sobre ellos.
Van aumentando el caudal los riachuelos y cada vez es más sonoro su discurrir por el interior del hayedo.
Las cascadas son cada vez más grandes y el ruido del agua confunde cualquier conversación.
No cesan de incorporarse al río caudales nuevos que bajan de lo más alto...
....alimentando a un río que parece insaciable y acoge hasta las últimas gotas que se desprenden de las hojas que aún quedan en los árboles.
Rebosa de agua el abrevadero,  me rebosan a mi las botas y creo que ya tengo mojados algo más que los pies.
Una cascada tras otra...
...y aquí la más sorprendente.

 Desde el origen de los tiempos el agua ha sido motivo de culto en todas las culturas pues allí donde hay agua el hombre puede sobrevivir.

Los celtas y los cántabros adoraban casi todas las manifestaciones de la naturaleza y, en gran medida las relacionadas con el agua, quiero imaginar que los restos que descansan tras esta cascada son de alguien que sentía gran respeto por las aguas, los manantiales y la naturaleza y quiso que su última morada fuera aquí, en este bosque rodeado de "las mozas del agua".
Cuenta una de las leyendas más bonitas de la Cantabria profunda que estas doncellas emergen en las madrugadas de las aguas cristalinas de los arroyos para tejer madejas de finísimos hilos de oro y plata.
Poseen una estrella sobre la frente, son delicadas y transmiten paz. Cuando el sol comienza a calentar el día, las mozas se sumergen de nuevo en las claras aguas  y desaparecen en ellas.
Si llegados hasta aquí, aún no os habéis mojado os invito a dar un paseo por Barcena Mayor, uno de los pueblos más bellos y mejor conservados de Cantabria, con sus casonas de piedra y sus balcones todavía cubiertos de flores.
Las calles están húmedas y la temperatura ya ha bajado hasta los ocho grados, hay madera almacenada para encender las lumbres , se acerca ya el invierno.
El río Argoza a su paso por el pueblo baja caudaloso y presto a entregar sus agua al Saja.
En alguna casas ya sale el humo por la chimenea y hay un intenso y agradable olor a leña.
La tarde cae lentamente y las nubes siguen rondando por el hayedo alrededor del pueblo, y pienso que las mozas del agua debieran tejer también collares con las hojas de colores otoñales.
Una salamandra salió de mis botas cuando me descalcé. No me he resfriado pero llevo toda la semana estornudando.

"Estabas en el agua.
  Estabas que yo te vi.

  Todas las ciudades
   lloraban por ti.

   Las ciudades desnudas
   balando como bestias en manada.

   A tu paso
   las palabras eran gestos
   como estos que ahora te ofrezco.

   Creían poseerte
    porque sabían teclear en tu abanico.

    Pero
    No
    Tú
    no estabas allí.

    Estabas en el agua
    que yo te vi"

GERARDO DIEGO



46 comentarios:

  1. Un paseo de lo mas idílico, el poema aunque triste es precioso.

    Lo de la salamandra en las botas... uuuuu que repelús!

    Saludos ;D

    ResponderEliminar
  2. Jesús, menos mal que dejaste la pereza y sacaste la cámara...Para poder enseñarnos esta maravilla de etapa.
    Tu relato acompañado de las fotos es un canto a la naturaleza de una gran belleza.
    El agua es vida y así lo demuestra. Y nos has contado y una bonita leyenda:))
    No me extraña que os caláraís hasta el cuello. Espero que no te resfries y se quede sólo en los estornudos.
    Gracias por compartirlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Agua, agua y más agua, arriba y abajo. Ultimamente todas mis rutas son así y veo que las tuyas también empiezan a serlo, vaya fines de semana. Sabes, me encanta la lluvia, me da pena por mis cámaras que sufren las probes... La ruta tiene muy buena pinta. Un abrazo y hasta la próxima mojadura, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  4. Bendita sea toda esa agua...Cada vez que veo un lugar así, como el que nos enseñas y nos cuentas llamo a mi santo y le digo, mira, mira, mira, mira, ¿cuando vamos? Entonces el me mira a mí y me pregunta ¿con cámara o sin cámara? con cámara claro. Nunca pues, dice tan pancho, que eres muuuuuy pesada. Sin cámara cuando tú quieras, suele añadir... Creo que no se le ha ocurrido lo de la lluvia porque yo con esa lluvia no me atrevería a hacer fotos...Eres un valiente :)

    Tienes una manera muy especial de contar las cosas, Tejón, haces que las veamos con tus ojos.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Jesus, que hermoso relato me has llevado de hilo en hilo, en tu relato sobr el agua, subiendo las alturas, y luego "Formando espuma va desapareciendo el agua en el interior del bosque entre hayas y acebos." miles de abrazos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué maravilla!

    Agua, caminos, altitud, hojas, árboles, niebla...

    Hoy me he quedado boquiabierta con este reportaje tan maravilloso y ese poema de G.Diego.

    Besicos, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Nos hacemos a la idea con esas preciosas fotos que estamos muy cerca de esas grandes alfombras de colores.

    un remanso de paz para la vista y los sentidos.


    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Un dia bastante gris pero precioso para andar una buena caminata y entrar en calor con un precioso paisaje otoñal.
    Buen reportaje, un saludo.

    Un Mundo por Descubrir

    ResponderEliminar
  9. ¡Vaya humor que tienes! Cuando se pone así el tiempo es casi imposible que yo haga excursiones. Las fotos son preciosas, un perfecto reflejo de este tiempo otoñal.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Bendita lluvia. Por mucho que llueva, contemplar paisajes así seguro que tiene que hacer más llevadero el camino.
    Sobre todo si se reponen fuerzas en Bárcena Mayor (otro buen lugar para un buen cocido montañés...).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre Tejón un hermoso reportaje con unas bellas imagenes que has sabido captar en ellas todo el aroma tipico de nuestra tierra, de las hojas ocres empapadas por la humedad del ambiente y esos dias nublados y con niebla característicos de Cantabria, en fin; que me has echo pasar un poquito de "frio" frente al ordenador jejeje, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Las imágenes son de tal belleza que es como para venir ya mismo a conocer tu tierra envuelta en este otoño maravilloso, en esta lluvia envidiable (a pesar de los estornudos). Los pueblitos completan el paisaje en su justa medida. Ante el mundo deshumanizado, yo quiero refugiarme allí.

    Acabar con el gran Gerardo Diego, de tanta sensibilidad poética (de la otra ya no sé) es un regalo añadido. Esos poemas sencillos, como un juego, me divierten y casi me emocionan, porque son la lírica de las pequeñas cosas, el juego de las palabras, la emoción en cada sílaba, en cada imagen, en cada gota, en cada matiz del ocre.

    ResponderEliminar
  13. Haces el relato tan acorde con las imágenes que es imposible no meterte en ellas.Haces que aún sin conocer el lugar, lo recorras.
    Una maravilla de fotos, una maravilla de paisaje.
    Gracias por enseñarlo
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Entre tanta agua, tanto verdor y tantas bellas palabras, se me ha pasado el tiempo volando.¡ Qué entrada más bonita y amena !. Se ve que tenéis pundonor y agallas para hacer esas rutas en días así, que lo que apetece es estar al lado de una buena chimenea. Pero bueno, en estos casos, os sentiréis aún más satisfechos por la etapa superada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Buenísimo post. Texto, fotos y para culminar ese bello poema. Igual que bello debió de ser esa etapa entre Barcenas. Una pena que casi siempre os pille la lluvia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Menudo chaparrón!!!

    Aquí como no estamos acostumbrados a tanta agua si sale un día así estamos en casita, leyendo, viajando por la w o viendo algo en la tele.

    Los paisajes son bellos como corresponde a tu hermosa tierra, me supongo que tomarías las oportunas precauciones para sacar la cámara con la lluvia.

    Feliz Fin de Semana!

    Un beso.
    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. Como você bem disse no Sedimentos: "Basta abrir os olhos, tudo ao nosso redor é poesia."

    Tenha um maravilhoso fim de semana.
    Beijos e flores.

    ResponderEliminar

  18. · Pateando esos lugares se disfruta siempre, sean cuales sean las condiciones meterológicas. Estoy de acuerdo en lo que dices de Bárcena mayor. Pese a los arreglos sufridos, sigue siendo uno de los pueblos más bonitos de Cantabria.
    Por otros altos anduve yo...

    · un abrazo

    ···CR··· & ···LMA···

    ·

    ResponderEliminar
  19. Con agua o sin ella el paseo resultó de lo más hermoso a juzgar por las excelentes fotografías. Gozasteis de un día plenamente otoñal, de niebla, hojas muertas tapizando el camino y humedad por doquier (y más que humedad). Como ibais bien pertrechados creo que la lluvia no resultaría un problema, si acaso para mantener la cámara seca.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué lugar más bonito Jesús!! Y cuántas ganas de visitar Cantabria!! Tiene unos pueblos y paisajes espectaculares. Ya ves, está ahí al ladito y, en cambio, qué desconocida es para mí.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  21. Menos malo que avisaste y me puse el chubasquero antes de abrir el blog.

    Preciosos lugares, pueblos que visité en coche, magnífica ruta que comparto en la distancia, gracias a unas fotos y un texto como ese aire limpios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Lo de la salamandra es broma,Nieves, pero bien pudo haber sido,jjjjj
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Más de una reprimenda me han echado por sacar la cámara,Laura, tendré más cuidado para la próxima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Carlos, la siguiente es el día dos y mal pintan los pronósticos del tiempo, hasta nieve dan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Tienes que espabilar a tu santo,Alma, que le veo yo un poco perezoso,jjjjj
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. SOLO DE INTERES, muchas gracias por tu comentario, me alegro que te gustara el paseo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Gracias,Carmencica, te llevaré conmigo en la siguiente.
    Un besuco.

    ResponderEliminar
  28. Seguiré acercándote remansos, saltos de aguas y alfombras de colores, amigo José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Gracias,Rafa por pasar y comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. A mal tiempo buena cara,Pedro, si nos achicamos no salimos de casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Tu si que sabes,Raquel, un buen cocido calentito en Barcena Mayor nos habría venido bien para reponer fuerzas y meter calor al cuerpo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Amigo seva, prepárate que esta semana se pone blanco Campoo, si no se equivocan los del tiempo, esperamos fotos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Eastrives, muchas gracias por tu comentario, lo aprecio de verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Gracias a ti, Esmeralda por estar siempre ahí.
    Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  35. Pini, las salidas están programadas y cuando llegas al punto de partida y te bajas del autobús ya no hay marcha atrás, así que "palante" y apechugar con el tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Perdimos buenas vistas con las nubes y la lluvia, pero al final yo creo que mereció la pena,Japy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Gracias,Antonia por pasar y comentar, ya he puesto en la funda de la cámara unas bolsitas de esas que hay para absorver la humedad,jjjjj
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Dime, dime, ¿que altos son esos por donde anduviste? ¿No sería por Asón? ¿te mojaste también?
    Un abrazo,"Ñ"

    ResponderEliminar
  39. Si, carmen, en verdad que resultó hermoso el paseo, no imaginaba al comienzo que iba a terminar así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Tan cerca y tan lejos, María, me alegra mucho volverte a ver por aquí y por tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. El que avisa es....avisador, has scho bien en ponerte el chubasquero pero ahora ponlo a secar de nuevo que te va a hacer falta para el domingo,que te llevo otra vez conmigo.
    Un abrazo,Amado.

    ResponderEliminar
  42. Gracias por sacar la camara,me ha encantado esta entrada y no es cumplido por que la he visto dos veces.
    Hace un par de domingos con la excursión del colegio de la niña nos llovió desde que bajamos del autocar a las diez hasta que volvimos a subir a las seis,pero no saque la camara,jajaja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. Gracias por arriesgar tu cámara en un dia tán lluvioso y por tu aportación no sabia yo de la definición de Bárcena. Da gusto transportarse al más alla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Gracias,fosi, me alegro que te haya gustado la entrada, la cámara ya ha secado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Nunca te acostarás sin saber una cosa más, por Comillas tenéis Rubarcena, ¿no?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar