Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

13/4/12

DE RIOPANERO A MONTES CLAROS

La ruta que os propongo hoy, igual os resulta un poco larga.
Son 27 Kms partiendo del pueblo de Riopanero, uno de los pueblos de Valderredible, al sur de Cantabria entre la España Verde y la Meseta Castellana y una de las comarcas que más seriamente han sufrido la despoblación y el abandono de sus pueblos, la mayoría de ellos apenas pasan de los veinticinco habitantes, en Riopanero quedan diecinueve.
La ruta comienza en una pista embarrada por las lluvias y la nieve caída el día anterior y los primeros árboles que encontramos son una coníferas....
....pero enseguida vamos a entrar en un lugar que es un regalo para los sentidos.
Monte Hijedo se llama, una masa forestal de gran valor ecológico y medio ambiental, un verdadero pulmón, una de las más vastas extensiones de roble albar de la Península Ibérica que en su día se propuso para que fuera declarado Reserva de la Biosfera, la falta de acuerdo entre las administraciones de Cantabria y Castilla-León y otro tipo de intereses no hicieron posible su logro y se perdió una gran ocasión para dar a este entorno la protección que se merece.
Hay que andar por estos lugares con los ojos bien abiertos para descubrir en ellos y que no nos pasen desapercibidos los restos de antiguos molinos de ribera y encontrar las muelas que hace siglos convertían el grano en harina para hacer el pan y que hoy descansan escondidas entre el musgo y la hojarasca.
Cruzaremos el río a lo largo de la ruta numerosas veces y hay que tener cuidado de no resbalar.
Entre los robles aparecen los primeros ejemplares de tejo que crecen en buen numero de forma aislada y dispersa....
.....destacan entre los robles desnudos por su verde oscuro pegados al río......
....o sobreviven abrazados a las piedras como si fueran "bonsais" gigantes.
Dejando el robledal atrás entramos en otra zona del bosque donde el árbol dominante es el acebo, otra especie de gran valor ecológico pues sus frutos rojos en invierno sirven de alimento para los pájaros y las aves del bosque, la nieve no cuaja debajo de los acebos y debajo de ellos la temperatura es mayor por lo que sirve de refugio y pasto para el ganado, corzos y venados.
Salimos del acebal y observamos la inmensa masa forestal que hemos atravesado, 1.246 hectáreas de bosque de las que 1.218 forman parte del más extenso bosque de roble albar de Cantabria, compartido con los Municipios burgaleses de Santa María de Gadea y Arija.
En la Edad Media este bosque sufrió severas talas debido a la alta demanda de leña y carbón y en el siglo XVII su madera fue usada para la construcción de barcos y para alimentar las ferrerías pudo salvar gran parte de su territorio y aún hoy conserva su gran frondosidad.
Hacemos un alto en el camino para reponer fuerzas en este lugar conocido como La Cabaña de Monte Hijedo.
Esta "cabaña" que cuenta con capilla, una torre central y un gran patio donde destaca un magnifico ejemplar de tejo centenario fue mandada construir a finales del siglo XIX por Manuel Fernandez Navamuel, (medico oriundo de la zona afincado en Madrid), para pasar en ella temporadas de descanso.
Volvemos a entrar en el bosque donde aún quedan restos de las últimas nieves...
...y continuamos la ruta por extensos, largos y verdes prados....
....y una vez más volvemos al bosque y a cruzar ríos.
Los robles sin hojas se han cubierto de un liquen que es conocido como "barba de fraile", que tiene propiedades curativas y se usa como antibiótico, antiséptico, sedante y secante de llagas y heridas.
En Aldea de Ebro salen a nuestro encuentro todos los perros del lugar y algún vecino ha de sujetar a su mastín pues la semana anterior se fue de ruta siguiendo a unos senderistas y tuvo que ir a buscarlo a Polientes.
A la salida del pueblo cruzamos el río Ebro que baja con las aguas revueltas y aún nos faltan siete kms para llegar a Montes Claros.
En tren es más cómodo pero no se disfruta lo mismo.
Ultimo esfuerzo que ya tenemos a la vista el Monasterio, espero que no os hayáis fatigado mucho, yo tengo unas poca agujetas.

37 comentarios:

  1. Que ruta mas bonita Tejón!

    Lo que mas me ha llamado la atención es la tala de árboles en la edad media, para barcos y demas... que tuvo que ser muy importa la cantidad de árboles talados y como dices ahí siguen regenerados, tapando el horizonte con sus copas.
    Me encantó cuando entrais en el bosque, como aún queda resto de nieve..
    El paseo no ha sido largo para nada, ha sido impresionante y fantansico (como todos los paseos que nos invitas)

    Un abrazo :D

    ResponderEliminar
  2. Un precioso recorrido, aunque sean tantos kilómetros seguramente se hizo corto por la visión de tan bellos lugares. Un reportaje precioso con muy buena fotografía. Para las agujetas son buenas el agua con sal y bicarbonato. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Emocionante rota... muito, muito bonita... eu precisava de uns passeios como esse... obrigada por compartilhar.

    Beijo.

    P.S. - Respondendo sua pergunta no Sedimentos: Quando eu trabalhei na Prefeitura, os funcionários do meu setor reclamavam que não tinha verdura no refeitório. Então, sugeri que fizéssemos uma pequena horta para incrementar o nosso almoço. No final das contas, as pessoas comiam bem e ainda levavam para casa. E deu aquela horta linda lá, que eles mesmo deram o nome de horteca. Todos cuidavam com muito zelo.

    ********************

    Emocionante ruta... muy, muy bonita... yo necesitaba de unos paseos como ese... gracias por compartir.

    Beso.

    P.D. - Respondiendo su pregunta en el Sedimentos: Cuando yo trabajé en la Prefectura, los empleados de mi sector reclamaban que no tenía verduras en el refectorio.
    Entonces, sugerí que hiciéramos un pequeño huerto para incrementar nuestro almuerzo. A finales de las cuentas, las personas comían bien y
    aún llevaban para casa. Y dio aquel lindo huerto allí, que ellos dieron el nombre de horteca. :)) Todos cuidaban con mucho celo, incluyéndome a mí.

    ResponderEliminar
  4. No sabes la envidia que me dais de que veo las rutas de senderismo que tenéis por ahí. Es todo un privilegio poder disfrutar de tanta naturaleza en su máximo esplendor.Uno no sabrá donde mirar para no perderse detalle alguno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Ahahahahaha
    Teca louca... a pergunta foi de riomoros... apenas uma confusão de nomes...
    Mais beijos. :))

    ResponderEliminar
  6. Gracias al milagro de introducirse en los blogs, a pesar del largo recorrido de esta ruta, tengo que confesar que no he sentido ningún cansancio.

    Me ha gustado mucho la ruta y los buenos paisajes que se pueden apreciar en el recorrido.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Magnífico reportaje, con fotos muy interesantes y muy buenas. EL trayecto es una maravilla.

    ResponderEliminar
  8. Que buena ruta la apuntaremos, todo lo que sea para mover el pompis, jjj.
    Feliz primavera.

    ResponderEliminar
  9. Muy bonita ruta nos has propuesto Tejón, conozco muy poco el Monte Hijedo a ver si esta primavera-verano me propongo a hacer alguna ruta de este tipo, un abrazo desde Reinosa.

    ResponderEliminar
  10. Me tienes fascinada. Increíble la ruta que habéis hecho. Realmente sois profesionales.

    Qué bonito Montesclaros. Mis abuelos paternos subían a menudo porque tenían devoción a esa virgen.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  11. Yo me pasaría horas mirando fotos así, tal como las muestras...no me importaría marchar hacia el norte, todo por repoblar la zona...
    Es otro mundo... a mi me lo parece.
    Es que me pierde tanta belleza...
    Que cansado estarás...menudo palizón os disteis...pero mereció la pena!
    Chapó!
    BUENA SEMANA!

    ResponderEliminar

  12. · Hermosa, Tasugo, una gran ruta. Hace ya unos años que la hice, en pleno otoño, su mejor momento. Has reflejado muy bien la belleza de esos paisajes.

    · un abrazo, maestro

    CR & LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  13. AY TEJON... CUANTA BELLEZA GUARDA TU TIERRA, LAS FOTOS SON BELLISIMAS GRACIAS POR HACERNOS CONOCER ESOS LUGARES DE ENSUEÑO, TE ABRAZO AMIGO MIO

    ResponderEliminar
  14. Esperaba con impaciencia esta ruta que conozco tan bien. Magnifico reportaje. Como bien escribiste en mi blog por un par de dias no nos encontramos en el Hijedo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Agua, tejos, prados, pueblin... no falta de nada en esta ruta!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Una ruta larga pero que verdaderamente merece la pena. Prados verdes, bosques casi vírgenes, patrimonio cultural, flora y fauna. ¿Qué más se puede pedir?
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Que preciosa :) no se si el acuerdo entre las administraciones le habría dado al lugar la consideración que merece, Tejón...de hecho creo que cuando un espacio obtiene la credencial de "protegido" de estos "protegedores" recibe más daño que bien.

    Me ha gustado mucho la caminata, pero hay que estar en forma, eh? :D

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Hola Tejon.
    Vaya maravilla,al lado de esos arroyos me quedaba yo un buen rato,y el verde de esos prados...en fin,¡que tengo ganas de monte!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. El monte,Nieves, se encuentra en un proceso de avance y regeneración debido al cese de la agricultura y el descenso de la ganadería.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Se superaron pronto las agujetas,Carlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por pasar,Teca, y disculpada por el error.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Pini, una vez más por pasar y comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Ventan, me alegro que el paseo te haya resultado descansado y placentero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. No me cansaré nunca de hacer ese trayecto,Luis.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Apuntala,comillano, que últimamente te noto un poco perezoso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Animate,seva, que lo tienes más cerca que yo, no te arrepentiras y sacarás buenas fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Gracias,Anjanuca, al Monasterio he de volver con más detenimiento, creo que guarda alguna exposición interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Estaría bien repoblar la zona,Remei.
    Me alegro te haya gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Si,ñOCO, el mejor momento es el otoño pero bonito es en cualquier época del año.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. La próxima mía será por los Collados del Asón, Japy, ¿nos veremos por allí?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Te habría gustado,Isabel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Yo me conformo con eso,Carmen, ¿para qué más?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. He de darte un poco la razón,Alma.
    Espero que mejore el tiempo para este fin de semana, si no ya sabes como vamos a terminar, empapados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Te vas a oxidar como lo dejes mucho,fosi,jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Espléndido paseo, gran variedad de paisajes y de vegetación. Una gozada.
    Por cierto, sino dices que era una rueda de molino no lo habría descubierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Lo digo muchas veces,Valverde, no hay que pasar sin ver y la rueda aunque escondida está ahí, en su sitio natural.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar