Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

26/9/08

ESTELAS CANTABRAS



Ermita de Ntra Sra de la Rueda


Quien desconoce su pasado
no conoce sus errores...
Ni tampoco sus virtudes.
Diaz de Vargas

Hoy quiero contaros una historia y unos hechos ocurridos en el año 1947 en el valle de Buelna donde se narra la lucha de un pueblo y sus gentes por defender su historia y sus señas de identidad.

Los llamados pueblos celtas ocuparon gran parte de Europa y dejaron huellas de su paso por el Norte y Noroeste de la Península Iberica.

Los celtas hacian sus cultos en las noches de plenilunio,siendo las más importantes las del solsticio de verano y las del equinocio de invierno,pues eran estos los dias de adoracion al sol.Luego el cristianismo pone a la fiesta de San Juan el 24 deJunio y a los seis meses,que nace Jesucristo,le ponen el25 de diciembre;esas son las dos fiestas que el critianismo puso en sustitucion al Sol.

Como los cristianos se dedicaron de modo especial a cristianizar todo lo que fuera vestigio de culto pagano,en esos lugares erigieron sus capillas;es decir, que la estela no fue hecha para la ermita sino que ésta fue construida por causa de la estela que ya existia.

Pues bien; dos de las principales estelas de Cantabria están localizadas en el valle de Buelna y concretamente en el pueblo de Barros y en el barrio de Lombera dando nombre a las conocidas Estela de Barros y Estela de Lombera datadas en los siglos III-I a.de C.

Posiblemente la de Barros sea la más conocida y ha estado casi siempre junto a la cara sur de la ermita,llamada así Virgen de la Rueda ( construida en el siglo XIV ) y digo casi siempre, porque aunque muchos lo ignoran,exceptuando a los lugareños , la Estela fue llevada al Museo de Arqueologia y Prehistoria de Santander por orden de la Diputacion Provincial con fecha de 12 de abril de 1946 acto que exaltó los ánimos del pueblo que ya anteriormente informado por la prensa elevó por escrito la protesta ante el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna.No obstantey ante la vigilancia de los agentes del orden publico,los funcionarios del museo llevaron a cabo dicho traslado y de nada sirvio la masíva presencia del pueblo.

La privacion al pueblo de su tesoro más preciado apenas duró un año y un dia ; gracias a las gestiones de varios vecinos del pueblo con su párroco D. Jesus González Urtarán al frente, quien tras innumerables gestiones logró demostrar que la citada Estela era propiedad de la iglesia y como tal debía de volver junto ala ermita.

Una vez devuelta la Estela a su origen los recelos del pueblo no habian hecho mas que empezar.Tras el paso de un tiempo, se oyeron rumores entre los vecinos de que se la volverian a llevar,pero esta vez para siempre,rumor que ante una posible veracidad de la noticia no hizo más que poner en estado de alerta a los vecinos y que esto tomaron una decision:trasladar ellos mismos la replica ( que en su dia los responsables del museo habián depositado en el lugar de la original ) al museo.El camion del transporte sería el que tenía Eduardo Perez,vecino del pueblo y el chófer su hijo Tino.Una vez decidido el dia solo cabía esperar el momento:sería al anochecer y así poder llegar a Santander pasada la media noche y poder descargarla a las puertas del museo con la menor presencia de publico posible.

Llegado dicho día y ya caida la tarde, cuando se disponian los vecinos a realizar el traslado, cual fue su sorpresa al ver sentada al lado de la Estela a una pareja de la Guardia Civil , sin duda alguna descansando del largo pasear al qu se veian obligados a realizar . Los recelos de los vecinos aumentaron al creer que estos estaban al tanto de lo que ellos intentaban hacer , de sus intenciones. Aunque no por ello abandonaron la idea ; a las once de la noche aproximadamente y ya sin la presencia de la Guardia Civil, cargaron la reproducción en el camión y se dirigieron hacia Santander.

Una vez el camión y sus ocupantes en Santander y frente a la Diputación, colocaron aquel de manera tal que al levantar el basculante la piedra se deslizara sobre varias traviesas de madera llevadas para tal efecto y se depositara junto a la entrada del museo; pero un pequeño infortunio como fue el que una de las traviesas se rompiera por el peso hizo que esta se deslizara de manera brusca y fuera a parar contra la pared del edificio, rompiendo varias baldosas , lo que llamó la atención de una pareja de policias que acertó a pasar por el lugar. Al acercarse y preguntar por lo que allí estaba sucediendo ; D. Jesus el cura, hombre de gran ingenio y perspicacia , se mostró cabreado y dando a entender a los agentes que tanto los responsables de la Diputación como los del Museo , estaban al tanto de dicho traslado pero que por culpa de una averia en al camión durante el camino, se habian retrasado. Llegando a esas horas a descargarla y su enfado se centraba en la irresponsabilidad de los funcionarios del Museo por no haberles esperado para descargar la Estela y meterla en el interior y verse ahora solos ante tal suceso , ante lo que los agentes sin más siguieron su camino y ellos de vuelta a casa.

A la mañana siguiente, los sucesos seguirian su curso. D. Rogelio Perez Bustamante entonces Presidente de la Diputación fue notificado de la presencia inexplicable de la Estela en las puerta de la Diputación , y el hombre fuertemente enojado pues aquella misma mañana se esperaba la presencia de una alta personalidad del Estado que llegaba de Madrid , ordeno que se retirase la Estela a una finca cercana y que varios policias de Gobernación se trasladaran al pueblo de Barros para recabar información y depurar responsabilidades .

Los vecinos ajenos a tal presencia en la capital pero inquietos ante lo que les pudiera venir de Santander, ya tenia planeado un recibimiento y así fue. D. Jesus hizo recaer en sí toda la responsabilidad y quienes recibieron a la comitiva santanderina una vez en el pueblo fueron el cura, el alcalde , el jefe local del Movimiento , el delegado del frente de juventudes y el jefe de milicias con lo que dichos señores se volvieron por el mismo camino que vinieron por motivos obvios , como es de entender por aquel entonces .

Entonces se utilizo lo que se tuvo a mano para mantener la Estela en su sitio , pero el afecto y el amor que el pueblo tiene a la Estela sigue siendo el mismo que entonces o más aun, ya que la Estela siempre ha formado parte de sus sentimientos más profundos. Solo los mayores del pueblo pueden recordar la fiesta que se celebró el día de la vuelta de la Estela a "casa".

Documentado en el libro Estelas de Cantabria de Juan Manuel Diaz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario