Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

20/11/17

TEJEDA DE TOSANDE-II

Al inicio de las andaduras de este blog, allá por el 11 de noviembre de 2010 hice mi primera visita a este  lugar de la Montaña Palentina y os puedo asegurar que la magia y el encanto siguen estando allí.
La noche ha sido fría, las hojas esperan  al sol que las libere, para no sentirse muertas y volar cuando sople el viento a su favor.
Durante la noche, antes de que nosotros lleguemos, nuestro amigo el lobo ha dejado sus huellas impresas en esta tierra que es más suya que nuestra.
Escondido entre las escobas, el brezo y el monte bajo estará observando nuestros pasos.
Por aquí pasa mucha gente sin darse cuenta de lo que tiene a su alrededor.
Nosotros no sabemos caminar sin sentir...
...sin fundirnos y mimetizarnos con el paisaje...
...procurando aportar más luz y más color.
Sublimes los picos, la cresta que tenemos enfrente la pisaremos más tarde.
Observamos y nos observan a lo lejos, La Pernía, Peñalabra, el Pico Tresmares, el Cuchillón, límites entre Palencia y Cantabria...y al otro lado el mar.
Los tejos milenarios vivieron tiempos más oscuros y se resisten a dejar que pase la la luz.
Bien pudieran ser estos los pilares de la tierra.
Si te acercas mucho te aprisionan sus raíces.
Saliendo a la luz, nuestros ojos creen que lo que vemos son postales caídas del cielo.
Los tejos desprotegidos de sus hermanos mayores, sobreviven a la fauna del bosque que se alimenta de sus brotes tiernos, más no por ello dejan de intentar seguir creciendo.
Seguimos guardando postales en la retina y en nuestra mochila.
Un amasijo de bellotas formó este minusculo bosque de encinas.
Me froto los ojos pues en vez de espinas creo estar viendo bolas de algodón.
Está tardando este año la nieve en cubrir con su manto las montañas de la Cordillera Cantábrica y la Montaña Palentina, privandonos de dejar sobre ella, nuestras huellas impresas.
Y a pesar de la sequía, el verde más verde que se pueda soñar.
El mundo se ha vuelto tan pequeño que ya ni las montañas sirven de fronteras.
Hasta aquí, desde el Himalaya, han llegado las banderas de plegaria.

Hay dos tipos de banderas de plegaria: las de tipo horizontal, denominadas lung ta (que significa "caballo de viento") en tibetano,  y las verticales denominadas darchor. "Dar" significa "para aumentar la vida, fortuna, salud y dinero", "chor" significa "todos los seres sensibles".
Los dieciséis kilómetros de marcha se van acabando...
...seis horas de camino no pueden terminar de forma oscura y los rayos del atardecer que se filtran en el bosque nos seguirán iluminando, ahuyentando nuestros miedos.

Con el grupo de Montaña ORZA.

46 comentarios:

  1. ''nuestros ojos creen que lo que vemos son postales caídas del cielo''
    Tu nos regalas esas postales ... gracias por tanta naturaleza y tan bella

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de regalarlas,Esmeralda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buena subida, en la que nos vas mostrando paso por paso la Naturaleza. Van surgiendo nuevos paisajes, buenos momentos compartidos que siempren quedarán impresos en la memoria. Conocer la Naturaleza es el mejor aprendizaje para llegar a amarla.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El desnivel superó los 800 metros de subida,Antonia, el espectacular paisaje hace que el esfuerzo sea más llevadero. En las cimas está la recompensa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. El otoño se viste ahora de gala con sus trajes de tonos marrones y rojizos. Bonitas fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otoño está raro, Cayetano, bonito pero raro, hace mucha falta el agua.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Qué bonitos todos esos árboles con las últimas hojas! Impresionante ruta que nos sabes contar muy bien con textos y fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chelo, por pasar y comentar.
      Un saludo y a ver si llueve para ver lleno ese pantano.

      Eliminar
  5. Deduzco por la nieve del Tresmares y compañía tu visita a sido reciente ya que veo esos picos a diario desde el trabajo.
    Supongo que la ruta que tomasteis después de echar un vistazo al Valle Estrecho por las cresta al pico las Cruces y al estacionamiento.
    Menudas postales decirte que la nieve si visito Fuentes Carrionas pero desapareció espero que caiga.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,Tomás, el domingo hicimos la ruta.Pasamos por el pico las Cruces y el Almonga y bajamos hasta Cervera. Hubo muchísima gente, el aparcamiento se llenó.
      Que vuelva la nieve pronto.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Esos tejos... dan ganas de abrazarlos fuerte. Las fotografías son preciosas de verdad. El tiempo que tenemos para el bosque es una mierda, la verdad, pero para andar por él ya mola😄 Ojalá vengan las lluvias. Las plegarias tibetanas... no sé, siempre pienso que si hay oraciones dignas de llegar a Dios son las de ellos😊

    Tú sabes como me gustan estos post.

    Un beso. Otro para Mila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo se que te gustan estas entradas, al fin y al cabo son la esencia de mi blog, y porque te gustan las pongo yo.
      Cada vez son más frecuentes las banderas tibetanas en nuestros picos, en el Espigüete hay muchas más, a mi ni me gustan ni me disgustan, alguien comentó que parecen trapos sucios.
      Un beso,Vega.

      Eliminar
  7. Divinas fotos, y muy bien explicada la ruta. Ahora estas aventuras tuyas me gustan ahora mucho más si cabe, porque el invierno me encanta.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que no podemos ir a "yanquilandia" tenemos que conformarnos con estas rutas,jejeje.
      Un abrazo,Rafa.

      Eliminar
  8. Precioso lugar para ir, solo una vez tuve la oportunidad y bien que la aproveché, pese a la enorme tormenta que se avecinaba tenía que descubrirlo y lo descubrí, entre esos tejos uno se siente tan pequeño y que razón tienes Jesús, son los pilares, lo son... Precioso reportaje (hace nada que he estado y ya me apetece volver). Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se que lo conoces,Carlos,y no me extraña que quieras repetir.Me avisas,jjj
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Todo el reportaje es una maravilla, pero esos tejos... ¡Uf, me encantan!
    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que hermanar esos tejos con los de el Tejedelo sanabrés.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  10. Magia en cada rincón de esas montañas y sus bosques!!! Esos tejos gemelos son una auténtica maravilla de la naturaleza. Excelente reportaje Jesús Ángel, me ha encantado. Un abrazo desde Castro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Germán, pájaros también vimos, tienes que ir a "afotarlos",jejeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Entiendo que esta es vuestra segunda excursaión a la zona, ¿no?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Carmen, te dejo el enlace de la entrada anterior.
      Un saludo.

      http://lacuevadeltasugo.blogspot.com.es/2010/11/tejeda-de-tosande.html

      Eliminar
  12. Felicidades por tantos años en este lugar y agradecerte tanta belleza compartida. Tantos lugares descubiertos gracias a ti, siempre con tu encanto y simpatía

    Espero que podamos compartirlo muchos años más :)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Nieves que me acompañais en cada una de mis rutas.
      Lo mismo espero poder seguir compartiéndolo.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola tejon, eres un privilegiado :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Ohhhh!!!, tú por aquí, qué alegría.
      Gracias, un besazo.

      Eliminar
  14. Que maravilla de ruta, los tejos, el olor, el silencio, la vida..
    Me encantan las fotos, tejón, son espectaculares
    Muchos besos😊😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo en Tosande es espectacular, lo malo es ir con prisas y en esta época los días son muy cortos.
      Un beso,Moni.

      Eliminar
  15. Una pruta preciosa, por lo que veo. De las que me gustan a mi. Con amplia variedad de bosques. Las tejedas son especiales. Hace unos meses volví a pasear por la del Sueve (tendría que publicar la entrada) y esos tejos centenarios no dejan indiferente.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya estás tardando,jejeje, quiero ver otra vez los tejos del Sueve.
      Lo que me extraña es que no conozcas aún Tosande.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Que maravilla de lugar Jesús Angel. las fotos son espectaculares y veo que no se te escapa nada. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fotos solo dan una pequeña idea del lugar,Lola.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Transmites perfectamente esa magia, gracias por compartirla.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Irma, la tejeda de Tosande es utópica.¿Sabes que allá por los años sesenta quisieron talar los tejos para dejar crecer a las Hayas?
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me ha gustado esta caminata, sintiendo y aspirando la montaña, pero siento debilidad por los tejos, esos árboles de madera dura que parece que transmiten el paso de los tiempos y te dan la energía contenida en sus raíces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la mala fama que tienen y lo bonitos que son. La mayoría de la gente cree que son venenosos y desconocen el potente anticancerígeno que se extrae de ellos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Eres afortunado. Y lo sabes. Y lo saben tus tejos cuando pasas cerca de ellos. Sigue disfrutando, Tejón.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paso cerca de ellos y me dan ganas de traerlos todos para casa,jejeje.
      Un abrazo,Nuria.

      Eliminar
  20. ·.
    Otra gratificante experiencia más con la que te deleitas y nos deleitas. El lugar en una maravilla. La primera vez que estuve allí ni sabía el nombre. Entré desde la vía del tren hacia el Arroyo Tosande. De otra vez recuerdo el Cruces y el Almonga.
    El reportaje es como siempre, echando poesía al otoño y a la caliza. Poeta.

    Un abrazo TyT


    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra vez que estuve allí y no te llevé.
      Subimos al Almonga y bajamos a Cervera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. El arte que tienen tus ojos cuando sacan las maravillosas fotos
    te felicito

    ResponderEliminar
  22. ¡Que maravilla! Menuda suerte hacer esa preciosa ruta. Tengo que confesarte que me han fascinado tus bellísimas fotografías. He oído hablar de la zona, pero no la conozco. Gracias por mostrármela.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Maripaz, alguna vez seguro que has pasado cerca de donde comienza la ruta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. ´No sé por qué no aparecen mis comentarios.
    Lo siento. Tejón.
    Hermosas fotografías. Pero me impresiona la parte literaria. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Amigo Tejón, no sé por que motivo han sido eliminados mis comentarios.
    Preciosas fotografías. Bellísimos pies de foto con los que me encuentro muy identificada . Siento no hayas
    recibido mis comentarios . A ver si tengo suerte ahora. Un abrazo.

    ResponderEliminar