Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

12/10/17

DE POLACIONES A TUDANCA - SENTIR DE MONTAÑESES

"No es más universal el que habla de un rascacielos, de un viaje en avión, de un crucero por mares lejanos, de estatuas griegas..., que el que habla de una choza, de un paseo de aldea, de la barca que atraviesa un río estrecho, de la cara de vaca que pinta un niño rural en la pared..."

MANUEL LLANO,"Salida al alba"

Así amanecía el domingo en el Valle de Polaciones
"Que noble es aquel sentir
 que se enraiza en el pasado
con recuerdos de un legado
que enriquece este vivir;
y añorar a aquella gente,
el pasado es un presente
cuando siente el corazón.
Las costumbres, las cosucas,
los parajes naturales,
son valores pasionales
con sabor de la tierruca.

EL SENTIR DE UN MONTAÑÉS

Rubén Gutiérrez Cosío
" A todo esto la noche se aproximaba; el tinte amarillento del follaje que se moría, destacando sobre el plomizo oscuro de los montes, daba a los términos más cercanos una lividez cadavérica; y del fondo de  los precipicios, donde se pudría la vegetación que ya había muerto, subía un olor acre, un vaho de tanino que me crispaba  los nervios"
"En presencia de aquel nuevo espectáculo y con la llanura del Puerto a la espalda, ya no era yo la estatua de granito con sangre de líquidos pedernales; la contemplación de aquel laberinto de sierras bravías, de cuetos escarpados y de picachos inaccesibles, de ásperos y sombríos repliegues, de pavorosas quebradas y de abruptos peñascales, transportó súbitamente mis imaginaciones a los entusiasmos arqueológicos de mi padre; allí me sentí contaminado de ellos...
...allí concebí al cántabro de sus himnos en toda su bárbara grandeza, hasta vestido de  pieles y bebiendo sangre de caballo; y aún llegué a verle: le vi, si, resucitado en carne y hueso, en la carne y en los huesos de mi propio espolique."
"Comprendí entonces su resistencia de seis años contra las invencibles legiones de Augusto; y las legiones enteras despedazadas en el fondo de los desfiladeros, o rodando por las agrias laderas, aplastadas por los peñascos desgajados de las cumbres; el sentimiento exaltado de su salvaje independencia, la muerte en cruz antes que el yugo del conquistador...
...todo, todo, lo comprendí y todo lo sentí, lo mismo que lo había comprendido y sentido mi padre, menos que pudiera vivir en tales vericuetos y tan esquivas soledades un hombre de mi educación, de mis sentimientos y de mis hábitos."
"Con estas fantasías en la cabeza y los ojos cerrados muy a menudo por no ver los abismos a mis pies, fui bajando la pendiente como y por donde quiso mi caballejo, a cuya juiciosa firmeza me había entregado con ciega fe desde arriba..."
"Metido ya en la grieta como una lagartija, apenas daba el camino usgoso y desconcertado, para sentar sus pies, con grandes precauciones, mi jamelgo. A lo mejor, grandes doseles de granito con lambrequines de zarzas y escaramujos raspandome la cabeza, mientras que por lado derecho me punzaban los escajos..."

"Y mirando hacia arriba en busca de luz, que ya no faltaba abajo, montes erizados de crestas blanquecinas y conos encapuchados de espesa niebla, y gárgolas de tajada roca amenazando desplomarse sobre nosotros; y a todo esto el camino estrechando y retorciéndose cada vez más, subiendo aquí, bajando allá y sin poder yo darme cuenta de si, desde que habíamos descendido del Puerto, bajábamos o subíamos en definitiva."
- ¡Oh condenados admiradores de la Naturaleza "en toda su grandiosidad salvaje!"- decíame yo, entumecido y quebrantado de alma y de cuerpo-. Aquí os daría yo el pago de vuestras sensiblerías de embuste, poniéndoos a pasto de admiración durante media semana.
"Al final resultó que bajabamos; y esto lo noté cuando me vi en un terreno un poco más abierto y despejado:
...una espaciosa rambla que terminaba en una vadera por la que corría hacia el Nansa, aún no visto por mí, los acumulados tributos que le pagaban los montes de aquella vertiente".

PEÑAS ARRIBA

José María de Pereda
Y así nos recibía Tudanca  tras veinte kilómetros de andadura, con 1200 metros de desnivel de subida y 1600 de bajada acumulados en nuestros pies.

Y acumulado en los ojos y en el alma toda la belleza de estos valles, estos pueblos y parajes que ningún buen montañés debiera dejar de  sentir alguna vez.

36 comentarios:

  1. Tus paseos por el paraiso van de la mano de tus letras llena de lírica y sentimientos.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias tejón, que paseín más maravilloso, las fotos espectaculares y el comentario genial. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jesús Ángel hoy cuando fui a comprar el pan el tendero y yo hicimos un comentario similar al que haces en tu primera foto y creo es verdad ya que no sabemos en ocasiones lo que tenemos muy cerca de casa pero visitamos la otra punta del mundo (que no digo que este mal) siendo solo por aparentar.
    Sobre el resto del reportaje creo que si bello es el paisaje que nos muestras has sabido acompañar con un gran texto de José María de Pereda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscamos paraísos y maravillas ignorando lo que tenemos bien cerca,Tomás.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Bellos parajes. Soy un enamorado de las tierras cántabras. Siempre sorprenden.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Cayetano, me alegro de acercarte un poco de mi tierra y que te guste.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Ruta intensa, con mucho desnivel acumulado. Lo cuentas mejor que nadie.

    ResponderEliminar
  6. Amas tu tierra y eso se traduce en tus buenos reportajes. Yo también pienso que primero hay que conocer nuestro entorno y luego pasar a visitar lugares lejanos.

    Cada una de tus entradas es una invitación para conocer tu preciosa tierra, a la que ya admiro gracias a tus bellas fotos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo te falta hacer una escapada,Antonia.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Que preciosidad, amigo.
    ¿Sabes? Precisamente estos días estuve leyendo a Pereda y su "Peñas Arriba"...
    Las fotos son deliciosas, entusiastas, me encantan. Buen paseo que os disteis por la bella tierra...la Bella Tierra....
    Dos abrazos enormes:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que disfrutaras de Peñas Arriba, yo lo pasé muy bien el día después de un sábado que fue un magnifico día con amigos...
      Un beso.

      Eliminar
  8. Ay, estos post que voy yo contigo, lo veo todo, lo disfruto todo y ni me canso, ni me aso al sol ni me mojo... estos post que tanto echaba yo de menos :)

    Gracias mil. Un beso y otro para Mila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer que te gustara, intuía yo que echabas en falta mis paseos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Vaya reportaje más guapo!!! y que razón tenía nuestro querido Manuel Llano. Jesús Ángel enhorabuena por las fotos y por tan preciosos textos que las acompañan. Un abrazo desde Castro.

    ResponderEliminar
  10. "Hermosa" entrada!!! Me sinto muito a gosto quando te leio e vejo as imagens deliciosas que nos mostra desses passeios incríveis pelas montanhas da tua terra... que bem faz ao corpo e à alma!... Encantada...

    Um beijo e feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Maravilloso. Unas imágenes bellas con un relato de un cántabro inolvidable: José María de Pereda. Te ha quedado una entrada redonada, muy completa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Tu eres mi enlace perfecto, para en la distancia, poder disfrutar de mi cantabria querida. gracias
    BESUCOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que me has robado las fotos,jajaja.
      Besucos.

      Eliminar
  13. Qué delicia ver tierras verdes, húmedas, pobladas de olor a tierra mojada, con los colores de otoño. Por aquí el "veroño" no afloja. Si acaso hoy, que ha empezado a llover. La tierra yerma, seca, de colores marrones y ni una gota de lluvia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue sin llover,Carmen.
      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  14. Preciosa toda esa zona. De Polaciones recuerdo haber paseado hace unos años por unos hayedos espectaculares, con unas hayas impresionantes de las que yo suelo llamar "de candelabro", ja ,ja, porque las ramas se abren desde el tronco como si fueran eso, un caldelabro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas cuantas vi del tipo de las que describes, dan ganas de afotarlas todas.
      Un saludo,Cienfuegos.

      Eliminar
  15. Me he quedado un buen rato embobado con la primera foto; y el resto no se queda atrás. ¿Qué se puede añadir? Como dice Vega, nos llevas contigo en tus marchas, nos evitas los sinsabores y nos dejas sólo la belleza y el sentimiento. ¡Gracias, siempre!
    Abrazos, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un amanecer para guardar en la retina,amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Me gusta más hablar de una choza, de un paseo en una aldea o de la barca que atraviesa un río tejón... Venimos de ver esas pequeñas grandes cosas que la naturaleza nos regala y hace que nos sintamos bien.
    Gracias por compartir vuestras rutas, y hacer que a través de tus fotos las hagamos descansados desde casa y podamos admirar esa maravilla de naturaleza tan viva, que algunos malnacidos están empeados en destruir.
    Las fotos impecables.
    Volviendo a la rutina después de un verano muy movidito.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en total sintonía,Laura, me imagino la de "pequeñas cosas" que habréis visitado en la Vespa este verano movidito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. He llegado hasta aquí cuando leí una publicación de Lola en su recogida de castañas. He visitado tu enlace y me he quedado prendada de cada imagen en esta publicación. Se respira aire freso y se siente la brisa en armonía con tus palabras en cada línea de escritura. Me quedo como seguidora . Un saludo desde Canarias.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por el comentario y por visitar mi cueva.
    De mar a mar, un abrazo.

    ResponderEliminar