Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

14/9/17

VIENTO EN EL HUMO


Cuando eras pequeño, un poco más que ahora, te gustaba dibujar casas. En aquellos trozos de tiempo que eran todos tuyos, segundo por segundo. En retales de hojas que habías estropeado en la escuela. O en las cuartillas que le habían sobrado a tu madre. O en cualquier pedazo arrugado del cuaderno en el que cupiera un sueño.

Empezabas por el tejado, naturalmente. El trazo era ya automático, buscaba un cono a dos aguas, luego lanzabas la perspectiva hacia atrás y creabas el rectángulo. De ahí, la punta negra y grasosa perfectamente afilada resbalaba hacía abajo y creaba muros que pararían el viento. Las ventanas eran fundamentales; varias, pequeñas, y una más grande.  Y una redonda arriba,en el desván. La puerta en el centro de la parte frontal.  Con su manilla. Ahora llegaba lo mejor. El árbol: podía ser uno enorme, redondo, o varios alargados.  Pero siempre mucho más altos que la casa. A un lado. Al otro, un riachuelo que bajaba la pendiente serpenteando, paralelo al caminillo que salía de la puerta de casa. Al final, la chimenea. Un pequeño prisma perfecto que daría calor. Y el viento en el humo; porque estaba encendida.

Quizás si el tiempo se estiraba, lo que sucedía a menudo, lo coloreabas. Naturalmente, de verde…Los campos verdes del fondo y de delante, los árboles verdes también, más oscuros.. Aquel verde rabiosamente verde  lo tapizabas con algunas flores, rojas, claro.

Fuiste perfeccionando el boceto con unas escaleras de piedra. Ahí había que ir al detalle. Las piedras se engarzaban unas con otras sin pegamentos, en una sintonía perfecta e indestructible. Igual que las del muro que definía los prados  y bajaba la cuesta hasta el primer plano de la línea de fuga.

Unos pocos años más tarde, y justo antes de dejar de dibujar casitas, te dio por colocar en tu secreta ilustración un hombre. Se parecía a abuelito. A ese que conoces sólo por lo que mamá te contó, al que sólo viste una vez, y esa bastó. Estaba tranquilamente sentado en medio de las escaleras, con su bastón, su camisa blanca inmaculada, y esa expresión que sólo tenía él de “Soy yo.  Esta es mi casa. Aquí estoy, y estaré siempre.  Y todo va a ir bien”

 Ese tejado en punta con su chimenea encendida, y ese verde, y esas escaleras de piedra. Y los árboles y el agua. Y el viento en el humo. Y esa expresión…que te has pasado la vida buscando, y no has vuelto a encontrar. Hasta ahora.


Quienes me seguís sabéis que de vez en cuando tengo fotos que cuentan historias que yo no me atrevo a escribir y es entonces cuando recurro a alguno de vosotros y os envío la foto para que os cuente lo que a mi no me quiere decir.

Esta se la envié a Mónica y bien se ve por lo que la foto le contó que ahí, muy cerca de una de esas cabañas pasiegas tiene sus ancestros y sus orígenes... y que no los olvida.

Muchas gracias, Moni.

A Moni podéis seguirla AQUÍ y AQUÍ, picad en los enlaces, no os va a defraudar, pero hacedlo con cuidado, no asusteis mucho a Humo ni a los gatos. 

Esta semana la colaboración ha sido por partida doble. 

Mirad AQUÍ la historia que le contó a Nieves la foto de las cebollas que le envié.

Gracias,Nieves.

12 comentarios:

  1. La foto es preciosa y el texto es una maravilla. Enhorabuena a los dos por esta colaboración.

    Abrazo enorme, Tejón.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa colaboración, pasaré a conocer a Monni :)

    Gracias a tí Jesús por tu amistad y cariño.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  3. El día que se pierdan paisajes y paisanos como los de esa foto, y a pesar de que la noticia seguro no saldrá en los telediarios; habremos perdido mucho más de lo que creemos.
    La foto es preciosa y el texto es muy bonito.
    Casualidades.., tenía una foto preparada en mi blog de la que estaba pensando lo mismo. Aunque a mi no me cuenta tantas cosas.. :-( Me falta mucho para aprender a escuchar como escuchais vosotros dos!
    Saludos sr. Tejón!

    ResponderEliminar
  4. Bonito texto y la foto para que te cuento; ahora el que construyó esa casa, me temo que ya no tomará mucho el fresco. La entrada de hoy con colaboración incluidas y muy buenas. Las fotos de Moni, esplendidas, y el relato de Nieves, con esas cebollas, está muy pero que muy bien; ya lo había leído.

    Abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  5. Buenas colaboradoras te has buscado para tan estupenda foto. La casa se presta a numerosas historias y es un buen motivo para fomentar la inspiración. Ella tiene un lugar privilegiado para gozar del hermoso paisaje que hay a su alrededor. Afortunada es la persona que la habita.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. :) Ayns... Cuando empecé a bloguear, allá por la prehistoria, algunas veces un amigo muy querido, tanto como vosotros dos cuando escribía algo que le gustaba mucho me dejaba un comentario delicioso de sólo dos palabras: "Jodía puñetera"

    Pues eso; "Jodíos Puñeteros"

    ResponderEliminar
  7. Jjajaj, esta Vega siempre me hace reir; y sonreir, mucho. Esa "jodía" Moni escribe bien...escribiría mucho mejor si leyera más (o algo) :D
    Leí a Nieves...fantástica, verdaderamente:)
    Sigo dándole vueltas a la foto...es tan maravillosa...Igual le escribo algún día otro inspirándome en esos antepasados que nunca pude encontrar. Es que lloro si lo pienso, sabes?
    Gracias, a todos, Gracias, tejón...muchas...lo sabes...Ya queda menos, "jodío puñetero"

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la foto, pero en esta ocasión mas el cuento. Felicidades a los dos.

    ResponderEliminar
  9. La foto como mínimo de diez y el relato que nos dejas también. Diré que me recordó alguno de los dibujos que realice de niño todo el relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Una foto donde caben miles de sueños. Y Moni ha plasmado el de muchos de nosotros; jopé, que bien lo ha contado. (Yo también dibujaba en cualquier retal, muchas veces casas, muchas veces árboles, muchas veces ponía un paisano en la puerta que sería yo cuando fuese más mayor. Mira tú)
    La cabaña es una gozada. Hay mucha vida ahí, ojalá también futuro.
    Un abrazo, Tejón, Moni. Os ha quedado una entrada preciosa.

    Pd. Me voy a ver las cebollas.

    ResponderEliminar
  11. L'admiration à votre beau monde.

    Je vous souhaite le meilleur.
    Salutation et accolade.

    Du Japon, ruma ❃

    ResponderEliminar
  12. Hola tejón. Enhorabuena a los dos, preciosa entrada. Besos.

    ResponderEliminar