Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

13/6/17

LA MONTAÑA QUE AMO

¿Qué se puede decir de la montaña que amas cuando se viste de verde  esperando el blanco de la nieve?.

¿Qué se puede decir de la montaña que amas, que forja sueños y amistades, donde te habla hasta el viento?.

¿Qué se puede decir de la montaña que amas cuando señalas su cima con el dedo y se te corta hasta el aliento?.

Castro Valnera, la montaña que amo.

21 comentarios:

  1. Y tienes motivo para amarla es espectacular; vaya belleza.

    Abrazo Jesús Ángel.

    ResponderEliminar
  2. Que bonitas palabras para esa inmensidad !!!
    Todo un espectáculo
    Amar la montaña es amar la vida

    abrazos

    ResponderEliminar
  3. No me extraña que la ames, acabo de verla y me ha dejado atrapada por su espectacular belleza.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Uau! Jesús, até eu amo essa montanha à distância! Paisagem mais linda, extremamente artística! E que céu tao azul!!!!
    Um beijo

    ResponderEliminar
  5. Imagino que no se trata de decir, sino de sentir

    Es casi mágica Jesús :)


    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Todos tenemos una montaña que amamos independientemente de sus razones, de las razones que nos han llevado a amarla, tú ya sabes bien cual es la mía... precioso ese Castro Valnera, tu me enseñaste el pie de ella... muy hermosa. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa declaração, amigo Carlos!...
      Um beijo, saúde e montanha

      Eliminar
  7. La montaña que amas, lo dices por quedar bien con las otras, ¿verdad?
    besos

    ResponderEliminar
  8. La montaña de lejos la puedes apreciar, Pero no es hasta que la ves de cerca que te enamora aunque te diga acércate con respeto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Cómo no amarla si llena los ojos con su grandeza.
    Saludos, Jesús.

    ResponderEliminar
  10. Normal que la ames y que no necesites decir nada. Sólo con verla, se entiende todo lo que es capaz de transmitir tan hermoso paisaje.
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Magnífica, impresionante... Cómo nos empequeñece.

    ResponderEliminar
  12. Pues no cabe decir nada, sobran las palabras cuando es el viento el que habla en el Castro Valnera
    Esta sí que la conozco...A ésta sí que la amo, también;)
    Como a Mila y a tí:)

    ResponderEliminar
  13. El viento helado en el rostro, el olor a pinos y sudor, las trochas áridas de piedra suelta bajo los pies, la cima que cada vez parece más cercana, el sol abrasador y la sensación de frío a la vez, la escarcha rompiéndose a cada paso, las fuentes de aguas claras y heladas, las vistas que cortan la respiración... ¡Cuántas sensaciones!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Por todo eso la quieres tanto. Pura belleza !!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. ...y como para no amarla, Castro Valnera es una auténtica maravilla, y todo un reto cuando eramos chavales. La foto es fantástica, un abrazo desde Castro, pero el de la mar.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
    Estoy convencido que todos tenéis una montaña de referencia a la que amáis tanto como yo amo a mi Castro Valnera.

    ResponderEliminar
  17. ·.
    La montaña que amamos... las montañas que amamos... todas, pero el Castro Valnera es especial, la subas por dónde la subas, o con la nieve a sus pies. Y especiales son sus vistas... todo lo que se ve cobra otro significado.
    Y volveré alguna vez más.
    La foto... espectacular.

    un abrazo TyT

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  18. Boa tarde, em todos nós existe uma montanha que ambicionamos em conquistar, a foto é maravilhosa e significativa.
    AG

    ResponderEliminar