Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

18/10/12

EL LIBRO DE LOS ABRAZOS

 Diego no conocía la mar.El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
     Viajaron al sur.
     Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.
     Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas dunas de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor que el niño quedó mudo de hermosura.
      y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre;
       - ¡Ayúdame a mirar!

"EL LIBRO DE LOS ABRAZOS"  DE EDUARDO GALEANO

29 comentarios:

  1. "El libro de los abrazos" apuntado queda, lo que has escrito ha prendado la curiosidad en mi por leerlo. Tus fotografías preciosas, la mar (eso me recuerda que hace días que no la veo)... Un abrazo amigo Jesús.

    ResponderEliminar
  2. Voy a cacher ese librito ahora mismo, que seguro que enseña a bien mirar, que no es lo mismo que ver, ¿verdad, "bolito"?

    ResponderEliminar
  3. La primera visión del mar impacta tanto que ya no puedes dejar de visitarlo a lo largo de los años.

    Adoro el mar!


    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Llevo años con ganas de comprarme ese libro, Tejoncillo.

    La mar, la mar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Carlos, lleva unos diez años editado y a mi me ha parecido un descubrimiento, lo leí prestado en la biblioteca está editado en PDF, yo ya me lo he descargado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No tiene desperdicio,Amado.
    Oye, lo de "bolito" viene de boludo, jejeje, portate bien que no te llevo de caminata el domingo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Viviendo al lado del mar y siempre me impacta,Antonia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues a por él,Guillermo, es muy ameno, se lee muy bien y por lo menos a mi me transmite mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué hermosura. A veces necesitamos que nos enseñen a mirar... esenciales paradojas.

    ResponderEliminar
  10. Eso es lo que sucede cuando vemos maravillas como el mar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Condenados Arjos! ¡Que bien dicen las cosas!... Por escrito son letales y en directo armas de seducción masiva...

    A los que somos de tierra adentro el mar siempre nos parece un milagro inagotable. Cuando lo vemos por primera vez nos damos cuenta cabal de todo lo que hemos perdido en el mismo momento en que nacimos lejos.

    Un beso, Tejón

    ResponderEliminar
  12. De ese primer impacto del mar(como dice Alma) sabemos mucho los de tierra adentro. No se pueden explicar las sensaciones de ese primer contacto, te atrapa de tal manera que siempre lo llevas en el alma.
    Amor/respeto.

    Miraré el libro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ha sido mencionar el libro y querer saber más... Sobre todo cuando va acompañado de las fotos de ese rincón de la costa de Cantabria que tanto me gusta. Preciosa entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. (apunta el comentario de Alma como si lo hubiese hecho yo) jejeje

    Qué bello rincón y qué bien retratado.
    Un abrazo, Tejón

    ResponderEliminar
  15. Viendo esas imágenes bien se puede pensar que el mar , cuando sube la marea, le da un abrazo a todo lo que inunda; unas veces, sosegado, cuando está en calma y otras, con pasión, cuando está embravecido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Yo que soy persona de visitar el mar a menudo,debo de confesar que cuando me quedo un rato observando el horizonte aún me impresiona su inmensidad y hermosura.


    La foto de hoy es espectacular.
    Parece como un animal prehistórico petrificado y medio hundido en la orilla de la inmensidad del mar.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  17. Hola Tejon.
    Como han dicho antes,parece un animal que esta sumergiendose.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  18. · Apunta lo que dice Xibelius de que lo dice Alma... como si lo hubiese dicho yo.
    Hermosa foto. Esa Costa Quebrada, que tiene lugares como esa, es una incitación a descubrirla.

    · salud·os

    CR· & ·LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  19. Que bonito!!! los que tenemos la suerte de conocer el mar desde que nacemos no sabemos lo que tiene que ser esa sensación. un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hermoso micro-relato. A veces la vista duele por la hermosura que tenemos delante de ella, por el paisaje inmenso y sin término conocido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Cuando se vive lejos del mar se añora mucho Jesús.
    Soy de tierra adentro y desde que lo ví por primera vez siemdo niña, me causó la misma impresión que a Diego.
    Todos los años voy a verlo al menos dos veces para quitarme el mono:))
    Que tendrá que nos embruja!
    Buen fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Eu não senti essa sensação, porque nasci perto do mar. Mas sei de gente que se emocionou com esse momento... muito linda reportação.
    O livro é uma beleza: tenho uma edição em português em pdf.

    Bom fim de semana.
    Beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  23. 'Bien!¡Conseguido! Acabo de bajarmelo en pdf!!

    ResponderEliminar
  24. Ah, mi "bolito" aludía a ciero "lobito" que suele disfrazarse de caperucita (la roja)

    ResponderEliminar
  25. A los de tierra adentro siempre nos pasa eso al encontrarnos con la inmensidad del mar, no sabemos donde mirar de tanta grandeza como tiene.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Genial tu manera de recomendar una lectura. Me apunto el título.

    ResponderEliminar
  27. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
    A partir de esta entrada voy a estrenar una etiqueta nueva que se llamará, "Ñoñerías mías"

    ResponderEliminar
  28. Lo apuntare, y no me cansaré de ver tus fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar