Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

9/10/12

AMANECE.....

 ....todavía no se oyen los ruidos del discurrir cotidiano, hasta las ocho no dará el reloj de la iglesia las primeras campanadas, la noche ha sido estrellada y huye lentamente para dejar paso al día, las montañas del fondo aún se ven borrosas y este año parece que la nieve se retrasa en blanquear sus lomas.

 No tardaran los mochuelos,  las lechuzas y los cárabos en irse a dormir y apenas los primeros rayos de sol calienten portales y solanas pondrán a secar en ellos las cosechas de alubias, las nueces y las avellanas.
Voy andando con cuidado de no aplastar los últimos caracoles que se esconden entre los arbustos, y de entre estos se oyen los primeros trinos  de algún miruello madrugador.

El rocío todavía no se convierte en escarcha y del fondo de los pozos entre los viejos pinos nacen bolas de algodón que se disipan lentamente con los primeros destellos de luz.

Me sumerjo cada día y me aferro a este mundo armonioso de la naturaleza que  da sentido a la vida, fuerza y esperanza.

42 comentarios:

  1. Es algo que me encanta, madrugar para ver el amanecer y respirar el silencio y contemplar como se despereza la tierra, como los pájaros alegran el día.... tu me has traído esos momentos al leerte y contemplar tus fotografías... precioso y mucho. Un gran post. Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Vives y te mueves en el "paraíso" y además nos lo enseñas...

    Hoy tus palabras me recuerdan a Miguel Hernández

    Besicos, amigo

    ResponderEliminar
  3. A mí me gusta mucho haber madrugado...lo que me joroba es madrugar :D

    Pero compensa, tú bien lo sabes y ¡que bien lo has dicho!

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. La madrugada llega despacio serena, por fin ha podido con la noche y la manda a dormir, para que esté descansada y vuelva otro día y pueda salir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Alma, cuando he madrugado me gusta especialmente porque parece que estás estrenando el día, pero a mi pesar me cuesta madrugar.
    Unas fotos estupendas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que cuesta menos madrugar cuando al salir te saluda este paisaje...
    Saludos, Tejón.

    ResponderEliminar
  7. Veo amanecer cada día, pues me levanto a las 4:30, pero este amanecer que has pintado no está a mi alcance...
    ¿qué es un miruello?

    ResponderEliminar
  8. A mí también me gusta mucho madrugar. El paisaje y el ambiente que se ve a esas horas es algo magico.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Qué bonitas estas mañanas de otoño, cuando el rocío/escarcha se convierte en una neblina perezosa. Y cómo destacan los colores contra el gris azulado...
    Yo me quedo embobado mirando.

    Abrazos, tejón

    ResponderEliminar
  10. Madrugar para ver ese paisaje no debe dar ni pereza. Si mis paseos tuvieran esa belleza madrugaría mucho más.

    tejón nos muestras paisajes tan bellos y los adornas tan bien que es un placer pasar por tu casa.

    Abrazzos

    ResponderEliminar
  11. Qué hermosura de fotos y de palabras... Y de vida natural, que sí, es la que muchas veces nos da sentido incluso a nosotros mismos.

    Viendo las fotos y leyéndote puedo casi sentir el fresco de la noche, y ese aire tan puro que es un regalo respirar.

    ResponderEliminar
  12. Me cuesta madrugar, cuando lo hago es porque tengo que salir para algún viaje, entonces lo hago a gusto sin embargo, no puedo sacar esas hermosas imágenes del amanecer porque me cogen en el tren o en un autobús.

    Esos primeros destellos de luz que has fotografiado son una maravilla.

    Un abrazo.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/



    ResponderEliminar
  13. Te entiendo, Tejón... la naturaleza es la vida en su más plena expresión, es real, es como es, no hay en ella engaños!!! lo que depende de nosotros los humanos a veces defrauda.
    Un abrazo y sigamos disfrutando de esas nieblas, esos rojos otoñales y esa tranquilidad inigualable que tan bien has sabido captar. Siempre un abrazo

    ResponderEliminar
  14. ¡Cómo te entiendo Jesús Angel, ya sabes lo que a mí me gusta ver despuntar el día!
    Ver como se despierta la vida; oir nada más que el trinar de los pajarillos que se levantan al alba, esa paz que se respira, se siente y se vive. La esperanza del día que comienza, todo nuevito... No me extraña que los poetas como tú se inspiren a esa temprana y recien estrenada hora... Y digan palabras tan hermosas.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  15. Parece que sumergirse en un mundo de naturaleza, repleto de olores, sonidos de lo mas sutiles y vistas idílicas sea como aquel paraíso que nos describen, como un poco ciencia ficción... pero no lo tenemos aquí, tan cerca que entre tanta noticia catastrofista nos hacen olvidad.
    Menos mal que te tengo a ti para que me "rescates" de un panorama oscuro y me enseñes el colorido.

    Me encantaron las fotos y tus letras tan bonitas que hacen que por un instante esté ahí.

    Un besote :)

    ResponderEliminar

  16. · Muy poética forma de reflejar la vida cotidiana, Está hecho un artista.

    · un abrazo

    CR· & ·LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  17. Me agrego a ñoco, me gustan tanto las fotos como lo bien que has acompañado el texto.
    Un saludo, que bonito es madrugar.

    ResponderEliminar
  18. Qué descripción más poética y bonita de los amaneceres, que , dependiendo del lugar, se pueden tener y sentir algunas sensaciones algo diferentes, pero, sin duda, a grandes rasgos, es tal como lo has descrito;algo que compruebo casi diariamente, por mi trabajo.Pero, yo prefiero el atardecer, cuando todo se queda en calma tras la puesta de sol.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Que delícia é sentir o amanhecer através de suas palavras tão românticas quando nos fala dos detalhes esplêndidos da natureza... que paz... uffff... que paz...
    (belíssimas fotografias, Jesús!!!!!)

    Bom fim de semana.
    Beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  20. ...Y todo está en una pácida calma!!
    Este es uno de los regalos diarios que nunca nos cansarenos de ver.
    En la playa, me levanté pronto para verlo y un día...es impresionante ver salir el sol por el mar.
    Gracias por este otro amanecer:))
    Buen fin de semana Jesús.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Madrugar y disfrutar de todas esas sensaciones que describes,Carlos, puede ser que no la entiendan la mayoría de los mortales. Hay todavía una cosa más que añadir a esos placeres, a mi me encanta leer también temprano, con el amanecer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Cabopá, por favor, no me hagas esas comparaciones que me da mucha vergüenza y me pongo colorado,jajaja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Sacudirse la pereza tiene su recompensa.
    Un abrazo, Alma.

    ResponderEliminar
  24. Buen complemento a mi entrada tus bellas palabras, amigo José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Pues te digo lo mismo,Valverde, hay que desperezarse, madrugar tiene su recompensa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Pues si,Raquel, además el otoño ha entrado muy benigno, lo malo será cuando llueva y granice, aunque trataremos de buscarle el lado bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Eso ya es demasiado,Ruben, a esas horas ten cuidado de no golpearte con alguna esquina,jejeje
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Bienvenida al club de los madrugadores.
    Un abrazo,maluferre.

    ResponderEliminar
  29. Tu si que entiendes de rocíos y de escarchas,Xibeliuss.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Gracias,Esmeralda, madrugando se tejen mejor los sueños.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Gracias,Eastriver, he perdido tu pista y últimamente no te sigo,¿podrías mandarme un enlace?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Es una razón buenísima madrugar para viajar,Antonia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Es triste pero es así,Isabel, los humanos a veces defraudamos.
    Un abrazo,grande.

    ResponderEliminar
  34. Gracias por estar ahí,Transi.
    Otro abrazote para ti.

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias,Nieves, te deseo un buen lunes al sol...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Sentado en un banco entre sequoias reflejas tu la vida de forma más poética que yo, querido don ñ.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Acuerdo entre tocayos,jejeje.
    Gracias,Alfonso.

    ResponderEliminar
  38. Se pueden disfrutar tanto como los amaneceres los atardeceres,Pini. Se puede y se debe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Sensaciones de paz y de libertad,Teca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Gracias,Laura, el solo por estas latitudes y en estas fechas sale y se pone entre montañas, y eso también es precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Maravillosas Fotos, envidiable el poder estar en esos parajes Y tus explicaciones aparte de lo amena, es pura Poesía en Prosa.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar