Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

18/10/11

EN LA CASA DE LA ABUELA

En la casa de la abuela, pasan lentas las horas y hasta los relojes parece que se están quedando sin pilas.

En la casa de la abuela, ha entrado la rutina y parecen iguales todos los días.

En la casa de la abuela, se repiten cada día interrogantes y preguntas.

-"Niño, (para la abuela sus hijos siempre seremos niños), ¿por qué se me olvida donde guarde ayer las zapatillas?. ¿Por qué se me olvidó como encender la lavadora?, y no se me olvida como se trenzan las cebollas".

La rutina se ha adueñado de la casa de la abuela, y de la rutina parece huir cuando sale a caminar con paso firme, a sus 87 años, todos los días.

41 comentarios:

  1. Valla por dios,besos para la abuela y un abrazo fuerte para vosotros..

    ResponderEliminar
  2. UN BESO UN ABRAZO COMPRENSION Y CARIÑO, ELLA SON 87 ¿LLEGAREMOS?. UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Esos olvidos son de esa misma rutina de la que hablas, ya después de tantos años sus manos trezan las cebollas son que tenta que pensar como hacerlo.

    Un beso a la abuela y a tí (que tienes suerte en tenerla aún a tu lado)
    :)

    ResponderEliminar
  4. Son tan entrañables las abuelas con todos los que a su alrededor estan,y la historia que encierran y cuentan es para pasr horas y horas escuchandols.

    Creo que los olvidos todos los tenemos alguna vez ¿Quién no queria meter los gayumbos en el frigorifico?.

    Uno mil abrazos para la abuela.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. No importa dónde están las zapatillas o cómo se pone la lavadora, lo que importa es ese cariño que nos transmite, especialmente trenzando cebollas.

    ¡Un saludo amigo tejón!

    ResponderEliminar
  6. La abuela ha dedicado toda su vida a la familia. Ha cuidado con todo cariño a sus hijos. La diferencia de edad hace que siempre los vea como niños. Pero ¿quién no ha tenido un despiste y no se acuerda dónde puso las llaves o cualquier otro objeto?...

    Aquí en Andalucía está la costumbre de decir las niñas aunque ya tengan bastantes años. Mi abuela llama niñas a hermanas solteras que eran más pequeñas que ellas.

    Demos todo nuestro cariño a las abuelas porque ellas se han pasado toda la vida preocupándose de nosotros.

    Un abrazo
    http://ventanadefoto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Precioso homenaje a la abuela, ell@s que tanto han luchado y luchan por la vida y han dado todo lo que tienen, lo merecen. Un enorme saludo y precioso post.

    ResponderEliminar
  8. Muy tierno. El día a día de nuestros queridos y sabios mayores. La foto en blanco y negro muy bonita. Un abrazo, Tejón.

    ResponderEliminar
  9. La casa de la abuela es el refugio contra todos los males.

    ResponderEliminar
  10. La abuela es especial, su casa es la casa de todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la foto y me encanta la abuela, ¡qué será de nosotros cuando nadie recuerde como se trenzan las cebollas! Para lo otro sirve cualquiera, pero para eso...

    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Ni el amor por los suyos. Seguro que tampoco lo olvida.

    Abrazos, Tejón

    ResponderEliminar
  13. Me fascina...esto es pura delicia.
    Ayer visité a la mía, de 89 años...
    Qué tendrán las abuelas que me emociona el alma cuando veo este trabajo o me acuerdo de la mía?

    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Delicada y tierna estampa de una abuela que cómo los nietos hace preguntas sin parar...
    Besicos para la abuela, los nietos y los hijos de la abuela.

    ResponderEliminar
  15. Hola Tejon.
    ¿Y no sera una indirecta para que lo hagas tu?,jajaja.
    Para una de mis abuelas tambien somos todos niños.
    Saludala y un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  16. No hay nada mas placentero que una buena rutina!
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  17. El saber popular, aquel que se guarda en las zonas rurales, aquel que guardan nuestros mayores, es tan intrínseco al ser humano como cultivar o parir. Durante miles de generaciones los hombres lo han conocido y ahora, necios de nosotros, por huir a las grandes ciudades, renegamos de él como si fuera una peste. Recuperémoslo y mimemos este saber en bien de nosotros mismos y de las generaciones futuras.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Gracias también a ti, Jose Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias,chus. Me resulta muy dificil comentarte en tu blog, paro sabes que te sigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Nieves, (me cuesta menos llamarte así).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias también a ti,amigo José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Fernando J. Feliu, no sabes bien el cariño y la ilusión que puso trenzando las cebollas y el buen rato que pasé junto a ella mientras las trenzaba.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Ventana de foto, y sigue preocupandose por nosotros porque dice que da mucho la lata y que nos va a aburrir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Gracias,Carlos por dejar el comentario y el elogio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Me alegro que te guste la entrada,Marce, y espero que estés más animado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Bien dices,Logio, allí es donde me refugio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Siempre la quiere ver llena,Valverde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. No hará falta trenzarlas,Alma, cuando ya nadie plante cebollas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Tiene a todos presentes en su memoria, Xibeliuss.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Gracias, Remei, por recibir tan bien lo que quiero expresar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Yo no lo sabría hacer como ella, fosi, en vez de trenzas saldrían churros,jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Gracias, Campero, por dejar tu comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. CarmenBejar, ¿de verdad crees que alguien recogerá el testigo y el legado que dejan nuestros mayores?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  34. · Todo una gran paso hacia el Blanco y Negro.
    Todo un homenaje a esa abuela que piensa más en afectos que en recuerdos.

    · Salud·os

    CR & LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  35. querido Tejon, es así, el tiempo nos va alejando de a poco de nuestro mundo cotidiano, quizás para avisarnos que ya llegó la hora del despojo, te abrazo amigo mio

    ResponderEliminar
  36. Abuela, muchas gracias por el comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. El añoranzas zoquete8 de noviembre de 2011, 11:00

    No tenían que desaparecer las abuelas, ni los trenzados de cebollas y ajos, ni el dehojar la panoja ni degranar el maíz ni espacir las alubias para secar, ni.....tejones como tú.

    ResponderEliminar