Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

27/6/11

PEÑA LABRA




Desafiando a la ola de calor anunciada por los hombres del tiempo, el pasado domingo nos desplazamos hasta Pidrasluengas, un puerto de montaña entre la provincia de Palencia y la comunidad de Cantabria de 1.355 mts de altitud.

El objetivo es Peña Labra, una especie de meseta que se encuentra a 2.018 mts y que parece desafiarnos desde la altura, aceptamos el reto y a las once y media de la mañana con el termómetro marcando 30º comenzamos el ataque por la base.

El camino al principio no está muy marcado pues debido al retroceso de la ganadería de montaña han ido desapareciendo las huellas y los escobales han crecido tanto que es dificultoso caminar entre ellos y hemos de dar algún que otro rodeo.

Entre las escobas crece esta curiosa planta conocida como orobanche, bastante dañina puesto que en realidad es un hongo parásito que se agarra a la genista y al brezo succionando la clorofila hasta conseguir que se sequen.

En el cielo ni una nube y las mochilas bien cargadas de líquidos para hacer frente al fuerte desnivel que tenemos por delante.

En algunos sitios no queda más remedio que meterse entre las escobas que sobrepasan nuestras cabezas y tener buen cuidado de no llevar un escobazo del que va por delante.


Seguimos subiendo a buen ritmo y a nuestra espalda podemos ver bastante nítida la cumbre de Peña Prieta.

Más peligro que las escobas tiene la que llevo por delante que si no me distancio de ella me mete el bastón por los ojos, si la adelanto sprinta y me vuelve a pasar y eso que lleva el paquete de tabaco en la mochila pero menudos pulmones tiene.




Hemos llegado a la cumbre y aunque en la foto no se aprecia muy bien, tenemos unas vistas maravillosas de todo el Valle de Polaciones con el embalse de La Cohilla al fondo

Ha sido de gran ayuda el viento que soplaba mientras subíamos, pero en esta otra cara no se mueve una gota de aire y los insectos nos devoran.

Son casi las dos de la tarde, buena hora para comer y continuar ruta.


El siguiente objetivo es El Pico Tres Mares, 2175 mts de altitud y que debe su nombre a que en sus laderas nacen tres ríos y cada una desemboca en una cuenca hidrográfica y un mar distintos.

El río Nansa que va al Mar Cantábrico, un afluente del río Pisuerga que a su vez es afluente de el río Duero que desemboca en el Atlántico, y el otro río es el Hijar, cuya surgencia da lugar al nacimiento de Ebro y que lleva sus aguas al mar Mediterraneo.

El pico todavía se ve lejano.


Parece que no hay paso hasta la crestería pero no sin cierta dificultad vamos pasando por la canal que tenemos por delante.





Una vez superada la dificultad continuamos por la cresta que nos llevara al Tres Mares que aún se sigue viendo lejano.



Desde el mirador del Tres Mares volvemos la vista atrás para admirar disfrutar una vez más de la belleza que tiene Peña Labra, pues las vistas que hay al otro lado son desoladoras...

....la estación invernal de Alto Campoo sin nieve es como un campo arrasado por la erosión, los desmontes, pistas y carreteras han hecho del lugar un páramo.

Me pregunto si merecerá la pena tanto daño y tanta agresión a la naturaleza para el disfrute de unos pocos.

Espero que no se cometa otro atropello en el Pico San Glorio.

Una ruta tan bonita no merecía este final.

24 comentarios:

  1. Una de mis "pendientes" que espero poder hacer este próximo octubre, buen reportaje. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hombre las vistas son preciosas y la ruta la cuenta para cojer una insolacion con el calor que hizo.La tia fue pa vacilate seguro que era de esas feministas machoteriles que quieren ganarnos en todo,paciencia,llego reventada seguro.
    Un abrazo y buena ruta

    ResponderEliminar
  3. Es precioso el paisaje. Tan verdecito y apacible. Aunque sinceramente estos días me gustaría más hacer tour y senderismo por playas que por monte. A no ser un monte de bambú de 3 metros con sombra inmensa y brisa fresquita :3
    Besos1

    ResponderEliminar
  4. Buena ruta e imagino que mucho calor.
    Paisajes espectaculares, aunque como bien señalas el final es desolador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Magnifico reportaje el que nos ofreces,por algo no se olvida que por donde pasaba Atila no crecía la hierba,ese murió pero parece que dejo una gran semilla para que sigan haciendo barbaridades.

    ResponderEliminar
  6. ¡Creo que me duelen las piernas solo de leerlo1 gracias por el paseo

    ResponderEliminar
  7. Si señor Tejon; muy bonito y extenso reportaje con variadas imagenes. Eso si; me ha echo mucha gracia lo del baston (me he estado riendo un buen rato) en fin; una ruta muy bien documentada compi, un saludo muy cordial desde Reinosa.

    ResponderEliminar
  8. Una buena caminata, sin duda. Seguro que acabaríais llenos de borrunchos de mosquitos, latigazos de escobas u rojos como langostinos por el aire de la sierra. De todos modos el esfuerzo vale la pena como henos podido ver.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. ¡Olé ahí valientes! Ni ola de calor ni nada.
    Vaya narrador que estás hecho, así da gusto aprender.
    Un saludo,
    Conchi

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que ver Alto Campoo así sin nieve, da un poco de grima, tan desolado y arrasado.
    La ruta es muy bonita. aunque con el sol, llevarás bebiendo agua todavía.
    El abandono de los montes es un problema, ya llegará aquí, más cerca de los pueblos, con el abandono de la ganadería.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Que tarde ando!.
    Sois unos valientes,con la que estaba cayendo...hay que ir al mar o a la piscina,jajaja.
    La verdad es que el paisaje de Campoo da mucho en lo que pensar y nada bueno encima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me dedico al transporte de viajeros, y siempre me quedo al pie del camino, necesitaría a alguien como tu para que luego me describiese el viaje. Al final, muchas veces, termino por volver solo y hacer la ruta por mi cuenta.
    El último día fue la ruta del Cares, estaba demasiado transitada...
    Por suerte, por León, tenemos varias opciones.

    ResponderEliminar
  13. Octubre es buen mes,Carlos.
    Unsaludo.

    ResponderEliminar
  14. Agoté todos los liquidos que llevé,José Manuel, y nos valió mucho el aire que soplaba.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. miu-chan, entre bambú y los osos panda,jajaja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Valverde, no puedo comentar en tu blog , me gusta mucho tu última entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Que bien estarás en el chiringuito, José,no envidiarás nada mis escapadas por la montaña.
    Un abrazo y buen verano.

    ResponderEliminar
  18. Me alegro te haya hecho reir,seva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Alg,un que otro picotazo,CarmenBejar, menos mal que no hay mosca del sueño pero alguna garrapata si.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por pasarte,Conchi, a ver si me acerco un día por Liceo y cojo el libro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Como lo abandonemos todo y no lo cuidemos nos van a comer las bardas,Lito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Ya me gustaría a mi saber por donde has andado,fosi, jajaja
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Bienvenido a mi cueva,Ruben, ya me pasaré con más detenimiento por tus blogs, ando un poco liado.
    gracias por comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar