Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

8/5/10

POLICARPO, RESISTE


Policarpo Sainz no ha sido nunca muy amigo de cambios. Sólo hay que verle cómo vive, dónde, a qué se dedica. El suyo es el modo de vida tradicional de los antiguos pasiegos. Atiende el ganado y percibe una pequeña pensión, de 300 euros; habita una cabaña pasiega en lo alto de La Braguía, entre los valles del Pas y el Pisueña, a medio camino de La Vega y Selaya; vive sin luz, sin suministro de agua, sin saneamiento, sin gas, sin teléfono, sin televisión... Vive como se vivía en estos lugares hace cien años.
No hace falta conocerle bien para saber que Policarpo no es muy amigo de los cambios. Y, sin embargo, uno muy importante puede transformarle la vida. Sin posibilidad de hacer frente a una indemnización por falta de recursos económicos, el juez ha decretado el embargo de su ganado. Diecinueve vacas, dice el auto judicial. Él afirma que sólo tiene catorce.
Policarpo -'Carpio el de La Braguía', como le llaman- no tiene cuentas en el banco, ni acciones en la bolsa, ni inversiones inmobiliarias. Las vacas y los terrenos son sus únicas propiedades. Si pierde el ganado, lo pierde todo.

Accidente de tráfico
Fue «por Santiago, con el calor». Un vehículo regresaba de Selaya a Vega de Pas a las tres de la mañana y, al hacerlo, impactó con una de las vacas. La mató, por supuesto. El vehículo sufrió importantes daños.
A la mañana siguiente, su propietario presentó una denuncia para reclamar la reparación de los daños. Pero Carpio no se hizo cargo de los gastos. «Tampoco él me pagó la vaca», afirma.
Mientras explica su situación, Policarpo porta un cuévano, con el que ha salido a buscar hierba para el ganado. Habla y fuma, y exhibe una imagen de pícaro simpático, de hombre de pueblo, de gente que ha vivido mucho... aunque apenas haya salido de Selaya. Desde lo alto de La Braguía se ve la cadena montañosa que separa Cantabria de Castilla, y, de espalda, el núcleo de población de Villacarriedo-Selaya.

El ganado, su vida
Luego vino el pleito. «Me dice el juez: '¿Has traído abogado'. 'No ¿Para qué?'». Fue citado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Solares, el mismo que acaba de publicar el auto con el embargo. Le reclama 3.365 euros, pero él no los tiene. Ni siquiera sabe con certeza lo que representa esa cantidad: «¿Cuánto es?», pregunta. «Más de 500.000 pesetas». «¡Ah!».
Por esa razón, el juez ha decretado el embargo de su cabaña de ganado. El auto habla de diecinueve vacas. Carpio dice que sólo tiene catorce. «¿Cómo me van a embargar las vacas? Son mi vida, y además una distracción». Efectivamente, el ganado es su única compañía, además de los perros: «Si no fuera por los perros...».
«Toda mi vida me he dedicado a las vacas. Toda mi vida, y a plantar pinos con haza», dice Policarpo. No son de leche. Son vacas de carne, que cría y vende. Las cría en los prados de La Braguía, a duras penas: «¿Cómo van a criar bien aquí? ¿No ves el frío que hace? ¿Qué van a comer aquí? Cualquier día cascan, como yo». Las vende en el Ferial: «En Torrelavega: no hay otro sitio».

Recurso judicial
El auto en el que se decreta el embargo del ganado ha sido recurrido. En un principio, Policarpo careció de defensa en sus andanzas por los juzgados. Ahora se ha hecho cargo de ella Guadalupe Mazorra, una joven abogada de Selaya que trabaja en el despacho de su padre, José María Mazorra, en el que se ofrecen servicios de asesoría fiscal, contable y legal.
Guadalupe Mazorra, que asiste a Policarpo desinteresadamente, por ser vecino del pueblo, ha recurrido apoyándose en lo dispuesto en el artículo 606 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. En él se establece que «son inembargables el mobiliario y el menaje de la casa, así como la ropa del ejecutado y de su familia, en lo que no pueda considerarse superfluo», así como «los libros e instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión a la que se dedique el ejecutado, cuando su valor no guarde proporción con la cuantía de la deuda reclamada».
Además, el ganado está inmovilizado por orden de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad. En este momento, ni siquiera podría venderse para convertirlo en dinero.
En estas circunstancias, el juez será quien diga la última palabra. De ella dependerá que Carpio pueda seguir viviendo como siempre -en su cabaña, en La Braguía, con su ganado y sus perros-, o que su mundo se venga abajo definitivamente. La vida del último pasiego de Selaya, y el modo de vida mismo de los viejos habitantes de esos valles, depende pues de la decisión del juez.

«Mi padre era honrado»
Enterado de lo que significa el embargo, Carpio pregunta: «¿Y lo consentís vosotros? Que lo arregle él, que yo también perdí la vaca». «A ver si el juez entra en razón», escucha decir. «Debiera entrarlo», añade.
Antes de terminar, vuelve a sus razones. «Como en la Vega no tienen discoteca, toda la juventud baja a Selaya, y suben a las tres o cuatro de la mañana. Los oigo yo desde la cama», explica. Ahora, la 'muda' de las vacas es algo que se ha hecho siempre y todos los vecinos de la zona lo saben.
Por un momento se asusta. «Yo no se robar ni se matar. A trabajar sí me enseñaron. Mi padre era honrado y salí yo de esa condición. Ahora, hay hijos que no salen a sus padres».
Hace frío en La Braguía. Está todo dicho. Carpio tiene trabajo, carga de nuevo el cuévano y marcha con los perros. Tiene que atender al ganado. Sigue siendo su principal preocupación. El ganado es su vida. Lo fue siempre y lo seguirá siendo. A no ser que el juez diga lo contrario.

FUENTE: "EL DIARIO MONTAÑES"

17 comentarios:

  1. Tremenda historia. Este nuestro mundo, jamas entenderá a los cuatro Carpio que quedan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Mi opinion personal es que deberian dejarle las vacas y que pagara la reparacion del coche,siempre que se demuestre que su vaca tubo la culpa,no valla a ser que el otro iva como un toro y no la vio,ademas sabiendo qe puede haber ganado suelto hay que ir mas despacio,porque para matarla debia ir mangado.Ahora que lo de la justicia es otro cantar,pues la MAYORIA de los jueces tiene menos sensibilidad que un elefante en una cacharreria,y asi nos pinta alos que no hemos topado con la justicia.Mata,roba,haz lo que te salga de los huevos si tienes dinero,saldras de rositas.Ahora que no tengas nada o seas un currante que vivas de tu misero salario,hechate a temblar que te van a sacar hasta la sangre.
    Un saludo y me da pena el pobre señor

    ResponderEliminar
  3. No me gustaría ser el juez que vea el caso, Tejón... menuda historia!!! es una síntesis perfecta y bien sencilla de la incompatibilidad de dos formas de vida.
    Carpio es uno de los últimos ejemplos de una forma de vida que desaparece, a la que no dejamos lugar para ser

    ResponderEliminar
  4. Pobre hombre, nos contarás como ha quedado el juicio tejon?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente la ley de Enjuiciamiento Civil es muy clara no se puede embarga los utiles de trabajo, ni la ropa de diario etc, en este caso las vacas son su instrumento de trabajo, ademas quien puede demostrar que el culpable no fue el del coche por venir igual con unas copitas de mas, pobre hombre si hubiese sido un importante ganadero a estas horas ya tenia portada en las principales revistas y periodicos de este pais, ya me contaras como queda la historia y si llegan abrir una cuenta para ayudar a este pobre hombre me avisas que participare con mucho gusto saludos

    ResponderEliminar
  6. Todo mi apoyo a este señor. Resiste!. Si le quitan el ganado le quitan la vida.
    Hay cosas que no entiendo. Que injusticia. Que se metan en otros asuntos y dejen a esta pobre gente en paz!.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pili has dado en el clavo. Ayer por la tarde me acerqué hasta el puerto de La Braguía con la intención de saludar a Policarpio, vi sus vacas, los pinos que a lo largo de su vida ha plantado pero no me atreví a llamar a su puerta. Le pregunté a un vecino que estaba segando hierba, estas gentes son muy sobrios en todo y ya no digamos de palabras pero aún así me insinuo que el dueño del coche venía de verbena y bastante cargado, que subía el puerto como si estuviera haciendo un tramo de rally, que la denuncia la presentó al dia siguiente y que se dieron buena prisa para retirar el coche de la carretera antes de que interviniera Trafico.
    Y así está el tema, al bueno de Policario le quieren embargar las vacas y a los Diaz Ferran, Barcenas, matas y demás no encuentran que quitarles.
    ¡¡Que País!! diria Forges y que justicia digo yo.
    Un saludo y gracias a todos por vuestro comentario y por compartir maneras de pensar y de sentir.

    ResponderEliminar
  8. Menuda historia Tejón, Policarpo me recuerda mucho a aquel paisanuco que encarcelaron por coger manzanilla del monte, algo que había hecho siempre. Espero que la justicia le dé la razón y le dejen sus vacas, sobre todo, después de los datos que facilitas en tu última entrada...

    ResponderEliminar
  9. Sólo hay que ver la foto de Policarpio.
    Ojalá pueda salir de esta rueda y seguir haciendo su vida. Qué pocos nos quedan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Menuda historia y curiosa forma de interpretar la justicia.
    Espero que esta buen hombre pueda continuar con su vida integra.
    Ya nos contarás como acaba la historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Qué sangrante historia,el hecho en si es tremendo, pero las reflexiones sobre que los hijos ya no salen a los padres....,define perfectamente el cambio generacional actual.
    No dejes de informarnos del desenlace de este suceso.

    ResponderEliminar
  12. Procurare manteneros informados, de momento Policarpo se ha convertido en un personaje mediatico, ya sale en Tv y hay un Grupo en Facebook cada vez más numeroso que le apoyamos.
    Por si quereis entrar es: "Toda Cantabria con policarpio".
    Un saludo Carzum, Xibeliuss, José Antonio y Marce.

    ResponderEliminar
  13. Por cierto, no te dije que me encanta el retrato de Policarpio, es de una expresividad alucinante

    ResponderEliminar
  14. fotokantabria.com13 de mayo de 2010, 10:18

    manifestación ya!

    ResponderEliminar
  15. Este hombre es un símbolo de la Cantabria que aún no ha muerto...y lo quieren matar.

    ResponderEliminar
  16. El mundo se está volviendo loco. Vaya injusticia.

    ¿Se sabe cómo ha terminado la historia, y si hay forma de ayudar a esta persona?

    He buscado el grupo de Facebook pero no aparece nada.

    Un saludo

    ResponderEliminar