Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

23/11/09

EL CHURRON DE BORLEÑA

En muchos pueblos de Cantabria y sobre todo en los valles pasiegos, las cascadas y saltos de agua se conocen por el nombre de "churras" o "churrones".
Ayer nos acercamos hasta Borleña para ver el "churrón" que esconde un bosque húmedo y generoso en vegetacion, con abundancia de avellanos, fresnos, alisos, serbales, musgos, helechos...
El reloj de sol, marcaba la hora exacta, lleva ahí más de cien años y nunca se retrasa ni adelanta.
Está anclado en una esquina de las antiguas escuelas nacionales (1874) solo dos años más jóvenes que el reloj y que lucen así de bonitas con la reciente y acertada restauración.

Lo mismo que esta fuente y abrevadero para el ganado y el antiguo pilón o lavadero.

Estas piedras de molino apoyadas en la pared parece que están descansando de las fatigas de los años de molienda.



La tarde es soleada y el cielo es de un azul intenso, este esbelto y desnudo chopo parece querer tocar las nubes.



Llegamos a este punto donde nos adentramos en el bosque y nos envuelven las sombras de los avellanos. Ante nosotros, un sendero cubierto de hojas secas que contrastan con verdes helechos.

El río Madero no baja mucho agua, lo que nos hace pensar que el "churrón" no debe de estar muy espectacular.

Son abundantes las matas de esta planta conocida como rusco, que tiene unas pequeñas hojas espinadas y unas vistosas bayas de un llamativo color rojo.Tiene propiedades medicinales y de su fruto y raíces se extrae un tónico usado como laxante, diurético, antiinflamatorio, y beneficioso para las varices y la circulacion sanguínea.

El bosque guarda también restos de hoyas carboneras.

Y como nos temíamos el churrón apenas tiene un hilo de agua, a pesar de que ha llovido los vientos del sur de los últimos días han mermado bastante el caudal de los ríos, por lo que habrá que volver otro día cuando sea más desbordante el "churrón".



Aún así el paseo ha merecido la pena, pues nos ha dado la oportunidad de descubrir y ver secretos de un bosque bien conservado, con aguas critalinas, y curiosidades como estas setas que parecen ostras o conchas de la mar.

Siempre que se vaya a lugares como este hay que ser respetuosos con el entorno y dejar todo tal y como lo hemos encontrado.



Y que el único rastro que dejemos sea el de nuestra sombra.

11 comentarios:

  1. ¡Cómo me gustan las escursiones que haces! Tengo apuntadas algunas para cuando vaya en Navidad.

    ¿Sábías que hay un libro que recopila todos los relojes de sol de Cantabria? Le escribió Miguel Angel García Guinea que fue director del museo de Prehistoria y a quien tuve el honor de tener como profesor de arte en la universidad.

    Un besuco Tejón.

    ResponderEliminar
  2. Esto es precioso es como ir paseando por el lugar que describes ¿las setas con forma de ostras son comestibles?

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la visita Anjanuca,el tejón estaría encantado de hacer de guia.
    Mi hija Noemí tiene un libro de García Guinea sobre el romanico dedicado de su puño y letra, pues a pesar de los años sigue activo, investigando y publicando y hace poco tuvo el honor de contar con su presencia durante unos días en el archivo donde trabaja.
    Un abrazo paisanuca.

    ResponderEliminar
  4. Sentimientos, desconozco casi todo del mundo de las setas pero tengo entendido que las que salen en los troncos de los árboles suelen ser comestibles.
    Yo por si las moscas me limito a fotografiarlas y a mirarlas con curiosidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bonitos rincones para deleitarse con las maravillas que nos ofrece la Naturaleza.
    Abrá que repetir la excursión cuando baje buen caudal de agua.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy conociendo más Cantabria desde que leo este blog, que en los... y tantos años que tengo.
    ¿Son fáciles esas salidas o requieren mucha preparación? Me estoy refiriendo a las dos últimas que nos cuentas.
    Saludos, familia.

    ResponderEliminar
  7. Habrá que volver José Antonio, cuando sea lo pondré para ver la diferencia.
    Un saludo.

    Fermín, dice Mila que si lo ha hecho ella lo puede hacer cualquiera,así que la prosima vez que vengais traer Tere y tu las katiuscas que vamos aunque caigan chuzos.
    Abrazos para todos.

    ResponderEliminar
  8. Me ha llegado olor a bosque, a hojas húmedas, rumor de agua.
    Gracias, Tejón.

    ResponderEliminar
  9. Nonhay de qué Isabel, yo encantado de poder transmitir esas sensaciones.
    Un abrazo y sigo en la orilla esperando la marea.

    ResponderEliminar
  10. Las piedras del molino , parece que estan a la espera de que alguien "comulgue" con ellas.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, que si las hostias fueran como las ruedas, como para levantar el "copón",el descenso de las vocaciones sería mucho mayor jajaja

    ResponderEliminar