Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

24/12/08

LA NOCHEBUENA DE UN AGNOSTICO



Viniste a este mundo el día de noche buena lo mismo que el Mesías.

El mayor de 8 hermanos, no hace falta decir más, para entender que apenas tuviste infancia y tu adolescencia fue prematura.

Tuviste que hacer tareas de mayor y ser el sostén de tus hermanos cuando nuestro abuelo se fue a la guerra y aún después con la post guerra. No tuviste escuela y de enseñarte se encargó la vida. Fue duro el aprendizaje, pues no tuviste ni lapices ni libros, más sin ellos aprendiste a distinguir el bien del mal, a juzgar a las personas por lo que son, no por lo que tienen.

Siempre fuiste generoso, hasta el extremo de que recuerdo un día que a nuestra casa llegó un mendigo a pedir limosna y le diste 20 duros y mama le hizo una tortilla, cuando ya se había marchado echaste en falta una botella de vino, lo seguiste hasta alcanzarle por el camino y le dijiste: "hombre por favor no me haga esto, cuando acabe con el vino devuelvame la botella, que el envase es retornable". Soy testigo de lo que cuento, aquel hombre se echó a llorar y al día siguiente por la mañana encontramos en la jaula del vino la botella que había substraído. Vacía.

Papa, ayer he estado con Miguel Ángel en el Mirador de la Tablia y te hemos visto pescando, no sabemos bien que era, si pulpos, percebes, o necoras.

Desde que te fuiste, las Navidades ya no son iguales, ya no se te ponen los nietos en fila a recoger el aguinaldo, y que rabia me da que no pudieses conocer a Pau, tu bisnieto, pues es seguro que para él también algo tendrías.

No quiero llorar ni ponerme triste, pues para nosotros este día no es el día que como dije al principio nació el Mesías, es el día que naciste tú Benito, Nuestro Guia.

6 comentarios:

  1. Se me están cayendo las lágrimas.

    Un beso para tod@s

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esta entrada, tiene una sensibilidad y una ternura tremenda.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Buen berrinche me pillè yo escribiendolo Javier, pero es bueno llorar y evocar a nuestros ausentes.

    Un abrazo muy fuerte sobrino.

    ResponderEliminar
  4. Muchas y muy sinceras gracias Josè Antonio.
    Un abrazo para tí y todos los tuyos.

    ResponderEliminar
  5. Ahora que ya han pasado (casi) estas fiestas , va volviendo ya la serenidad a mi espiritu y puedo atreverme a solidarizarme contigo.
    Estas fiestas navideñas dejan siempre en mi un sabor agridulce, cada año mas agrio y menos dulce, pues apesar de que es fecha para juntar a la familia en la mesa de navidad, tambien es fecha de recordar a los que ya no estan entre nosotros, como tu bien haces con tu padre.

    No hace muchos dias alguien te decia que recordaba a tu padre como un hombre de bien y a ti se te humedecian los ojos. Pude darme cuenta perfectamente del amor que te unia a el y el hueco que ha dejado en tu vida.

    Pequeños detalles que nos hacer ver la bondad en los hombre y que me confirman que algun dia lejano en el tiempo a tus hijas tambien acudiran las lagrimas cuando alguien les recuerde el gran hombre que fue su padre.

    Un abrazo muy fuerte hermano cantabro.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por el comentario hermano,como siempre has conseguido emocionarme.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar