Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

6/7/10

CUMPLEAÑOS EN LA CUEVA

Ya hace dos años que el tejón salio de la cueva y creo que una buena manera de celebrarlo es volviendo a recordar una sus primeras publicaciones.
En este tiempo han pasado de todo, en la cueva virtual se recibe todos los días a los amigos que hasta ella se van acercando donde siempre son bienvenidos.
La cueva real ha sido víctima del progreso y un día entraron en ella las excavadoras llevándose por delante los árboles que con tanto cariño el tejón había plantado. Pasado el primer momento de desanimo, con las energías renovadas y tomando como ejemplo la "historia de un tejón", se está repoblando otra vez.

ESTA ENTRADA FUE PUBLICADA EN JULIO DE 2008

"HISTORIA DE UN TEJON"

Van pasando los años(los mios son ya 53) y de repente me viene a la memoria que siempre he tenido admiración por un animal que a cualquiera le puede resultar vulgar, pues no es ni un león ni un oso ni un elefante, animales que a todo el mundo le parecen extraordinarios aunque no los hayan visto ni en un circo.

Este animal del que os hablo , es el tejón, (en mi tierra mas conocido como tasugo).Pues bien, tenia yo 16 años y por aquel entonces en los pueblos la gente vivía del ganado y la agricultura, de sus gallineros con las aves propias del corral y con frecuencia por la proximidad del monte y casi siempre por las noches padecían el ataque de zorros, tejones y otras alimañas del bosque.

El zorro era el animal más desprestigiado pues su forma de actuar era la mas dañina pues no se limitaba a sacrificar una gallina para su propia existencia, sino que al igual que hace el lobo con las ovejas, no se conforma con matar solo una si no que diezma el gallinero o el rebaño causando un daño económico y desmoralizante a los dueños del ganado y de las aves que son su medio de vida.

Volviendo al tasugo os diré que a mi este animal no me parece que resulta tan dañino, pues el daño mas grande que podía causar era que rompiera los cercados para entrar en los gallineros y se comía el maíz que había de servir para alimentar a las aves. Pues bien el tasugo era igual de odiado que el zorro y era igualmente perseguido.

Una de las maneras de darles caza era poniendo lazos de acero por donde dejaban marcado habitualmente su paso y para mi pesar caían bastantes pues he de reconocer que entre quienes se dedicaban a tales menesteres había gente con una gran experiencia y habilidad .

Un día uno de mis vecinos más mayores y dotado con la experiencia y habilidad de la que os hablo atrapo vivo en su lazo un tejón para alegría y regocijo del resto del vecindario.¡Ha caído el tasugo!.¡Cesáreo ha cogido un tasugo en el gallinero!.Se corrió la voz por el pueblo .El pobre animal estuvo todo el día expuesto amarrado con el lazo dando vueltas en redondo, defendiéndose de los golpes y la rechifla de grandes y pequeños .

Caía ya el atardecer y a la vuelta de mi trabajo me acerque para ver al animal. Sentí una pena inmensa , pues estaba después de un largo día agotado y exhausto de dar vueltas y defenderse .Todavía un vecino amagó un ataque al animal, y este dio un salto que fue definitivo pues el acero del que estaba preso se rompió y el primer sorprendido de verse nuevamente libre creo que fue el tasugo que nada mas verse libre y no sin antes enseñar los dientes a quien le tenia capturado emprendió una veloz huida adentrandose en un santiamén en el monte.

Esa noche dormí muy bien y soné que en vez de tejón , este animal se debiera llamar tesón, pues aprendí de él , que en la vida hay que hacer frente a las adversidades , mirar siempre adelante , aprovechar el momento oportuno y no darnos nunca por vencidos.

15 comentarios:

  1. Creo que voy aprender muchas cosas por estos lares de tierra adentro.
    En la mar no hay árboles, ni plantas ni siquiera una ínfima brizna de hierba.
    Donde yo me paso la mayor parte de mi existencia, tan solo hay cielo y mar.
    Puedo reconocer muchos tipos de nubes y llegar a saber si el semblante del horizonte se presenta de tal o cual forma, que tiempo podrá hacer el día siguiente.
    Conozco decenas de dichos y refranes, todos con relación a la mar y a sus cosas , pero en ninguno de ellos se nombra un árbol o un prado, ni tan siquiera un puñado de tierra.
    Se cuartear la rosa de los vientos, cuarta por cuarta con sus intrincados nombres de rumbos, medios rumbos y cuartas.Pero me perdería en el mas pequeño de los bosques, desorientado y sin saber en donde ni como hacerlo.
    Se de vientos y de marejadas, pero nada se de las costumbres de un Tasugo.
    Por eso se, que en este blog voy aprender muchas cosas.

    Unha aperta

    ResponderEliminar
  2. jeje yo le temía. Mis abuelos, para que no nos metiéramos a jugar a los maizales, nos gritaban siempre ¡que viene el tasugo!que viene el tasugo!y todos echábamos a correr sin saber lo que era el maldito tasugo, pero viendo que la cosa no pintaba nada bien...
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. Buenos quedarían los maizales con el tasugo y vosotros jugando dentro.,jejeje...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado la historia y la moraleja final:
    No darnos nunca por vencidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por el cumpleaños,y que cumplas muchos mas.Me encanto lo que pusiste,no sabia que se llamase Tasugo al Tejon,pero si yo hubiese pasado le hubiese soltado.Un animal que el unico daño que hace es comer maiz no merece ese destino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Feliz aniversario, señor Tejon.

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades, Tejón... al fin se de donde viene lo de la cueva del tasugo (pensé que era una cueva cántabra con ese nombre)... me ha gustado la historia y sobre todo el final, esa recompensa a la lucha por vivir en libertad (una lucha cuyo significado ahora mismo entiendo muy bien)...
    Gracias por lo que me enseñas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. CREO QUERIDO AMIGO, QUE ESE ANIMAL FUE EL MEJOR MAESTRO DE TU VIDA...
    Y LO MAS IMPORTANTE, QUE TU ENTENDISTE SU LECCIÓN.
    MI ABRAZO

    ResponderEliminar
  9. Preciosa historia tasugo, digo tejón. Yo también hubiera dormido esa noche feliz, cómo te comprendo.
    (Ya lo dijo Cela, "El que resiste, vence") (Yo me lo digo a menudo)
    Me ha resultado muy agradable entrar en este lugar, volveré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bonito recuerdo para el aniversario,felicidades.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Pues nada, que está tonto el ordenador, había dado contestación a todos uno por uno y cuando le he dado a publicar no se donde co....lo ha mandado.
    Me vais a perdonar pero ahora os doy una contestación más en general.
    Hay vivencias, que nunca olvidas y te marcan de por vida, así me pasó a mi con el tejón. Ya lo creo que me enseñó,me enseñó a amar la libertad, a ser constante, a luchar por conseguir lo que se quiere y sobre todo a no perder esa pizca de rebeldia sin la cual y menos hoy en día no se puede andar por la vida, pues la lucha es continua y no podemos ceder a quien quiere ponernos lazos, cadenas y mordazas.
    Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  12. Tejón, no se como se me ha podido pasar un cumpleaños como este!!!. Siempre se aprende de algo o de alguien, en este caso el tejón, ante una mala acción siempre está la reacción.
    Un abrazo y feliz cumpleaños!!!

    ResponderEliminar
  13. Muchas Felicidades.

    Un abrazo Sanferminero.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Arena, estoy muy contento con tu estado de ánimo, y encima ganó la selección.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por la visita Senovilla, espero y deseo que estes disfrutando de las fiestas, nunca olvidaré los sanfermines que viví en 1976, ayer fue ya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar