Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

15/11/20

"EL MAR COMO PESEBRE"


 Miremos a ese niño que se cae de los brazos de su madre en medio de un naufragio y que muere ahogado en el mar ante la desesperación de la mujer que lo ha traído al mundo.

18 comentarios:

  1. El mar: origen de la vida y también causante de la muerte. Bello y terrible a la vez.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, bello, terrible y sin visos de que algún día termine ésta tragedia.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Esa desgraciada historia, ha hecho mella en toda España, creo que no hay ningún rincón de ella que no se haya conocido. no hay peor dolor para una madre, que perder a su hijo.

    Cuando el mar se hace bravo, es muy peligroso y sobretodo, si las embarcaciones no reunen las condiciones necesarias de seguridad.

    Preciosa foto para una trágica historia.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y duele mucho ver la solución que ponen algunos para ésta tragedia humana.
      Abrazo, Antonia.

      Eliminar
  3. La mayor tragedia para una madre es perder a un hijo sin poder hacer nada por salvar su vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Y nunca mejor dicho Tremendo lo que estamos viendo tejón.
    Pero la estirpe de Caín sigue con sus cuentas de odio, alambradas y hambre... Ojalá con la dignidad de Abel y el fuego de Prometeo seamos capaces de atrevernos a mirar con decencia y proteger los derechos humanos.
    Buen martes. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ·.
    El enlace que nos dejas nos pone en nuestro lugar, en lo que somos. Nos sitúa en la desesperanza, en el pensar que esto debe cambiar pero cambia para que nada cambie. Desolador. Perder la fe en el ser humana parece ser lo que nos queda.
    Tan preciosa foto también nos sitúa a la orilla del mar, viendo la tragedía del día a día, que no es de ahora... llueve sobre mojado.
    Tremendo, Jesús.

    Un abrazo T&T

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
  6. Es estremecedor. Y parece q nos hemos acostumbrado a este tipo de cosas, a q la bajeza como seres humanos q permitimos el desprecio a los otros, sea normal. Nadie es mas q nadie, todos los dolores son iguales. Como especie, estamos fracasando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste y doloroso reconocerlo pero si, creo que estamos fracasando, Sara.
      Gracias por pasar.

      Eliminar
  7. Como dice Sara la especie humana estamos fracasando. Si analizamos algunos hechos y actitudes que tenemos como naturales, nos daremos cuenta que somos de lo peorcito y lo peor que no se ve salida ...

    Buena foto para un drama ... RESPETO, siempre RESPETO y empatía

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto y empatía escasean cada día más, Esmeralda, y buena falta que nos hacen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Tus sentimientos a flor de piel, y el mundo sin cambiar, no sé si sin arreglo, quiero pensar que no, y que los niños que se traigan al mundo nunca
    más tengann el mismo destino.
    Un beso, amigo tejón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El meteorito se hace cada día más necesario, acabaría con él hasta el pesimismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un mensaje desolador como los tiempos que corren pero yo quiero ver un hilo de luz y de esperanza. intento resistirme a pensar que las cosas nunca van a cambiar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo momentos en que quiero resistirme pero me flaquean las fuerzas.
      Gracias por pasar, Japy.
      Un abrazo.

      Eliminar