Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

10/3/15

UNA CASCADA DE LEYENDAS.

NACIMIENTO DEL RÍO ASÓN.

Frente a Cailagua, que así se llama la cascada donde nace el río, hay una cueva donde vivían dos anjanas, una tenía los cabellos de oro y la otra los cabellos de plata.
Esta última, la anjana con la melena de plata, era muy traviesa y tenía por costumbre alterar la paz de los vecinos de la zona… Disfrutaba atando los terneros por las colas, echando al río a los pastores mientras dormían la siesta, cosiendo las mangas y las perneras de los trajes de domingo de los mozos, cambiando el azúcar por sal en las cocinas y un montón de travesuras más.
Cansada de las quejas vecinales, la anjana con el cabello dorado decide dar un escarmiento a su traviesa hermana. Así, una noche, mientras dormía, recitando un sortilegio la trasladó invisible hasta la naciente del río y allí la sumergió confundida con la roca. Pero como era noche sin luna, no observó que la larga cabellera de plata quedaba flotando al aire. El agua que antes se deslizaba placidamente por el cantil ahora empapaba sus cabellos peinándolos en una larga coleta.
Pasado el tiempo y creyéndola escarmentada, la anjana de cabellos dorados quiso liberar a su hermana pero… ¡había olvidado completamente las palabras mágicas precisas para ello!. Y así, triste, muy triste, marchó hacia el cercano lago de Brenavinto, bajo cuyas aguas existe un palacio maravilloso que alberga una inmensa biblioteca en cuyas estanterías reposan viejos códices perdidos y libros aún no escritos. En esta biblioteca, la anjana con el cabello de oro pasa día y noche buscando la fórmula que permita liberar a su hermana de la roca.

Mientras tanto, el largo cabello de plata de la traviesa anjana se derrama desde lo alto de Cailagua, salpicando a todo aquel que llega al pie de la cascada, como si fuera una última travesura sin final…

21 comentarios:

  1. AHORA ENTIDO, YO SOY COMO LA ANJA DE PLATA
    BESOS

    ResponderEliminar
  2. Una explicación de la naturaleza a la usanza de los viejos mitos griegos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buen texto como siempre, y la foto impresionante. Vaya maravilla de la Naturaleza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ni que decir tiene que me encanta y ni que decir tiene que no conozco en persona esa cascada (lo se, lo se.... ). Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las historias y las leyendas.
    Muchísimas gracias por contarlas, disfruto al máximo leyéndolas.

    Mil besos !!!

    ResponderEliminar
  6. Curiosas leyendas para una cascada fantástica. Un paisaje impresionante.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Que bonito todo. Esta explicación merece la pena y ahora entiendo yo al Asón.
    La foto es sensacional y tu decoración invernal también, es un sitio mágico sin lugar a dudas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Preciosa leyenda para acompañar a una preciosa imagen. Besotes

    ResponderEliminar
  9. Un conjunto precioso, felicitaciones.

    ResponderEliminar
  10. Que bella leyenda(o suceso real...) para enmarcar la foto de la preciosa cascada, que tierra de mil maravillas:)
    Un abrazo tremendo tejón!!!!

    ResponderEliminar
  11. Una leyenda muy hermosa. Los cabellos de plata de una muchacha de leyenda siempre descolgándose por la eternidad debido a un hechizo provocado por una hermana olvidadiza. Imagino que los cabelloos dorados de su hermana acabarían transformados en rayos de sol o en espigas de trigo...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Naturaleza y leyendas suelen ir unidas muchas veces, pues el ser humano cada vez que ve algo que le llama la atención imagina las más bellas leyendas, como en este caso. Preciosa la leyenda y maravillosa la casacada.
    saludos

    ResponderEliminar

  13. El poljè de Brenavinto es un lugar que siempre me ha encantado. Aunque su aspecto habitual sea una pradera encerrada en un hoyo lo he llegado a ver como lago o, y más sorprendente, como lago helado con un hielo de ocho o diez centímetros de espesor.
    Tu foto me entusiasma tanto como la leyenda que nos cuentas, muy bien hilvanada.
    La foto, aunque la cascada lleve poca agua, es espectacular. ¿Subías al Mortillano? Esa vista no es nada habitual, es una maravilla.
    ¿Cuando repites?

    · un abrazo, artista.

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
  14. Bonita leyenda. Los lugares bonitos siempre van acompañados de preciosas palabras...
    Un lugar bonito y curioso el que hoy nos enseñas.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Me encantan las cascadas y todas las leyecdas que casi siempre acompañan, las más de las veces de xanas o tesoros moros. El nacimiento del Asón lo conozoc de haber estado un par de veces por la zona, pero por desgracia siempre con poca agua. Será cuestión de volver.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. No me extraña que haya leyendas sobre esta cascada, abduce a cualquiera.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Una preciosa leyenda que llena de misterio esa hermosa cascada.

    Bellísima la imagen que ilustra este nermoso texto.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Solo algunos viven la leyenda. Solo algunos son leyenda. No por nada en concreto. Solo porque están y son. Y son y están en ella y con ella. Tú y ella.

    ResponderEliminar
  19. Precioso escarmiento :)

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Espero que no encuentre nunca la formula para poder seguir disfrutando de esa hermosa cascada.
    Bonita leyenda !!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Boa tarde, as historias e lendas são sempre interessantes, quem as houve ou as lei obrigatoriamente tem que tirar conclusões, pessoalmente gosto delas.
    Fique encantado com a foto reveladora da bela natureza.
    AG

    ResponderEliminar