Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

27/5/14

TRAIL ECOPARQUE DE TRASMIERA

Esta entrada que voy a etiquetar como "Rutas y senderísmo",es algo más, es naturaleza, paisajes, mar, instantes, y más que nada es un homenaje al esfuerzo, al tesón, al sacrificio y a la fuerza de voluntad de una de las mujeres de mi vida. Se llama Noemí y es mi hija la mayor. Acaba de enterarse de la entrada que estoy haciendo y me dice: " pero yo no soy significativa, era una actividad para deportistas, y yo no lo soy".

 El día amaneció nublado y  seguía gris cuando llegamos a la localidad costera de Isla, en el Municipio de Arnuero, la marea estaba baja y desde esta orilla del mar tomamos la salida a las nueve de la mañana los más de seiscientos andarines inscritos para hacer  un recorrido de 25 kilómetros, con un desnivel acumulado de 1700m y 850m de desnivel positivo aproximadamente.
Tras unos primeros 800 metros por las calles de Isla-Playa accedemos a la senda costera de la Ría de Quejo, que nos llevará hasta el Molino de Mareas de Santa Olaja (Km. 2 aprox.), corazón del Ecoparque de Trasmiera que da nombre al Trail, y que atravesaremos por el dique  interior del molino.
Enfrente ya vemos el Monte Cincho (249 m.), preciosa atalaya de la Costa de Siete Villas, tupida de encinar cantábrico,y que visto desde fuera parece imposible que se pueda caminar por la espesura de su interior.
Tras dejar atrás las marismas y los pueblos de Soano y Castillo comenzamos a subir  a la Sierra del Molino del Viento (210 m). El camino está completamente embarrado por las lluvias de días anteriores y por aquí Noemí ya empieza a resoplar.
A partir del kilómetro ocho nos empiezan a adelantar los primeros participantes que hacen el trail corriendo y han salido una hora más tarde. Hemos de apartarnos para no entorpecer su ritmo, vamos ya tan retrasados que son ellos los que nos dan animo para continuar y Noemí dice:"Me apunte sin saber a lo que me iba a enfrentar y una vez aquí no me queda más remedio que acabarlo".
Saliendo del bosque el paisaje verde y las cajigas son un estimulo para la marcha pero Noemí ya no puede ni con la botella del agua. Marta que todavía nos acompaña se hace cargo del paraguas y los bastones, un poco más adelante, siguiendo mi consejo nos dejará para continuar a su ritmo y ya no la volveremos a ver hasta el final.
"La dificultad de asistir a estos eventos no siendo deportista, hace que la marea te lleve a un ritmo que no es el tuyo y ahí desgastas más que nada". Esta es la reflexión que hace Noemí cuando empezamos a subir las primeras rampas de El Cincho, cada paso es un sacrificio, hago que tome liquido continuamente y tiene que engancharse a mi brazo para poder llegar a la cima.
Hemos llegado al kilómetro catorce, la organización tenía calculado que quien no pasara por este punto antes de las doce y media no podría continuar, son las doce, luego tenemos licencia para seguir.

Hasta pasar por la Iglesia de Isla el terreno es llano, algunos huertos de Isla, tan apreciados por sus pimientos, tomates y toda clase de verduras, ya están sembrados y se ven tierras recién aradas.

En el avituallamiento reponemos líquidos y tomamos frutos secos y manzanas, los plátanos se han terminado.
"No te puedo decir nada del entorno porque no me enteré".

Pues mira que bonito era, todo verde, los caballos pastando, la ría de Castellanos y allá, al fondo la Iglesia románica de Santa María de Bareyo...
...las encinas, los madroños, las rapaces volando sobre nosotros, todo esto te lo perdiste...
...mientras seguías tú lento caminar. Alguna pausa para darte animo, un achuchón, un beso, un abrazo, tú habías salido mentalizada para ser la última y yo aquí ya estaba convencido de que así iba a ser.
Para cuando quisimos asomarnos a la mar, ya era casi seguro que no teníamos a nadie detrás y no te quedaban fuerzas para ver a las olas saltar.
Ya hemos llegado al kilómetro veintidós, este tramo costero por los Acantilados de Quejo es espectacular, se respira la sal, huele a mar...
... y parece que recuperas un poco el animo, para saltar los obstáculos que en el camino se nos han de cruzar.
El Cabo de Quejo esta circundado por la espuma y las aguas verdes, lugar casi inaccesible con unos fondos rocosos donde se crían las apreciadas langostas que tanta fama gastronómica dan a los pueblos turísticos de la zona.
Kilómetro 24, parece que ya está cerca el final pero quedan, "las cuestas más pindias que jamás vi..."
Caminando detrás de ella me experimento una mezcla de sensaciones y emociones que no se como explicar. El echo de estar aquí, ayudando a mi hija como cuando era chica me hace creer que sin ser imprescindible, uno aún es útil para ayudar a los hijos y que aunque tengan su vida y hayan abandonado el nido siempre nos van a necesitar.
Vamos,Noemí, adelante que este no nos va a ganar.
Ya se ve el final, aquello del fondo es Santoña y el Monte Buciero, El Brusco y la playa de Trengandín y Noja, ya no nos queda "na".
"Es que no hay más que plantear, había que hacerlo y punto, aunque sin ti no lo hubiera acabado,papá.
  Me siento satisfecha, pero tampoco exageradamente, las sensaciones hubieran sido más intensas si hubiera abandonado, que entonces me hubiera cabreado muchísimo conmigo misma".

Las nubes continuaban allí, cuando llegamos había subido la marea y al pasar por meta el chip que llevábamos en el dorsal nos dio el tiempo y Noemí no vio cumplido su objetivo.

En el diploma que me dieron pone: Posición General-277- Posición Categoría-277 Tiempo total 6 horas, 1 minuto, 3 segundos. Distancia 25 kms- Velocidad media, 3,96 km/h.

Noemí quedó en  la posición 276 y un segundo menos, mecachis en la mar, me ganó.

19 comentarios:

  1. ¡¡¡¡ ME CACHIS LA MAR!!!! Jesus jajjjaja. mi padre de Ajo, mi madre de Galizano.
    Y YO EN Alicnte
    Hoy partido, R MADRID, ATETLI MARID
    Mi marido de ls blancos, mi padre rojo y blanco
    Sin tí, papá, imposible
    cachis la mar lo decia mi padre mucho
    Jesus xd, un poco de porfavor, me teneis el corazon partido.
    GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno!!! con lo andarina que soy yo, que envida, que afortunados sois:)

    La foto del acantilado te quedó de lujo Jesús..y la del caracol:)

    Es una campeona Noemí, sí señor!!
    Menuda pateada que os metisteis "pal" cuerpo...A mí me encantan esas cosas...Andar, sentir esforzarse a mi cuerpo, pensar lo mínimo (en las cosas en que no hay que pensar), respirar esos lugares, con tan buenísima compañía, y llegar, además...

    Un beso muy grande a los dos, máquinas :))

    ResponderEliminar
  3. Tenéis suerte de haber disfrutado del camino, de teneros y de tener ese entorno tan bellísimo. Un abrazo grande a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Preciosos paisajes. Te has adelantado, pues tengo un marcapáginas de este ecosistemay tengo previsto hacer una entrada en mi blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Puff, yo hubiera acabado como el caballo ese del fondo "tirá" en el suelo.
    Enhorabuena a todos porque todos llegasteis.
    Un fuerte abrazo, Tejón

    ResponderEliminar

  6. Felicidades Noemí. Ya estás en condiciones de hacer cualquier marcha. Con esos tiempos y medias, podrás hacer el camino de Santiago. Seguro.
    A ti... te habrá parecido un paseo. Pues nada, habrás que repetirlo. Seguro que se te van a apuntar muchos.
    Nunca pensé que por la costa se pudieran acumular 1700 m de desnivel. Pues si que le habrá resultado dura...

    · Tres abrazos N TyT

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  7. Que delícia de passeio... as fotos falam por si...

    Beijo.

    ResponderEliminar
  8. Menuda paliza, me entran sudores. Pero el paisaje lo merece.
    Me pasa lo que a tu hija. No me gusta el ritmo que impone el grupo porque al final se pierde la capacidad de observación intentando llevar el ritmo y las metas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Atalaya de la Costa de Siete Villas.
    Este nombre a mi me ha maravillado, no podía dejar sin decírtelo.
    Noemí es una verdadera campeona porque si no me equivoco es la primera carrera de su vida, al menos de tal envergadura y eso ya es importante, muy importante.
    Ese dicho que se dice que lo importante es participar es algo que siempre lo he tenido en cuenta, muy en cuenta porque claro esta carrera no la olvidará nunca porque la hizo con su padre y que le ganó por un segundo rasurado, jejejeje
    Ahora hablareis de los momentos de la carrera como algo que compartisteis y seguro que tu niña se animará en próximos eventos.

    FELICITALA de mi parte porque ha sufrido pero no abandonó y eso ya es triunfar....
    Me he imaginado a mi misma en los puntos de la carrera que nos ensañas gritando "ANIMO NOE VAMOOOOOOS"
    plas plas plas plas plas


    Por cierto ese caracol es precioso, nunca los había visto con esa tonalidad en el caparazón, ya decía yo que la atalaya de la Costa de Siete Villas no era una atalaya cualquiera.

    Besos Tejón !!!
    Y por supuesto otro para tu niña.
    :)

    ResponderEliminar
  10. Conozco bien la sensación... cuando siento quu no puedo mas empiezo a contar. Doscientosymeparo-doscientosymeparo-doscientosymeparo. Fíjate como estaría de fundida una vez, llegando a Vega Huerta después de habernos perdido dos o tres veces y haber dado más rodeos que ni sé por las cuestas "más pindias" que iba por diezymeparo-diezymeparo-diezymeparo... Mi santo tirando de mí y diciendo venga hombre, que va a venir el lobo, jaja y yo que no, que lo que quería es que viniese y me comiese.

    Noemí, claro que eres significativa, y me temo que esto es adictivo y se convertirá en la primera de muchas :) A tu padre decirle que me encantaron las fotos o mejor no le digo nada que se le está cayendo la baba


    ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Permíteme que te felicite por semejante caída de baba filiopaternal. Me recuerda ir con mi hija de pequeña a ver la chorrera de san Mamed y llegar feliz y contenta y ahora, con 20 años en los lomos, venir a pedirme alguna ayuda aún. En fin, que a mi también se me cae la baba.
    Con esos paseos yo también desgastaría el sensor de la cámara, así cualquiera.
    Salu2

    ResponderEliminar
  12. No me extraña que quedaras el último, con esas fotos y esas vistas..., el caracol fue muy oportuno al salir en ese momento ¿eh? te quedó preciosa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. La Satisfacción final de la Ruta ha sido grande, no importa llegar el último cuando se va tan bien acompañado.

    Esto me recuerda un párrafo de la canción de Vicente Fernández.

    "Una piedra en el camino me enseñó que mi destino era rodar y rodar"

    "Después me dijo un arriero que no hay que llegar primero pero hay que saber llegar"

    Y eso es lo que tu has conseguido hacer....saber llegar!

    Besos
    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  14. No importa llegar el último sino la satisfacción de ser capaz de hacer el camino. Abandonar siempre produce frustación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Que buena entrada, Jesús, me he divertido y casi he acabado rendido de tanta cuesta :-))
    Una buena mezcla de humor y buenas fotografías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena Noemí... Si que lo cumpliste y con creces, no importa el tiempo ni el dorsal. Importa que hiciste los km como el primero.

    Tu padre me ha hecho sentir esa emoción de ver como un hijo logra su objetivo.... Aaay los niños como han crecido.

    Felicidades a dos y tu Jesus, te veo limpiandote las babas cada vez que lo recuerdes.
    Las fotos como siempre guapas guapas ;)
    Dos besos

    ResponderEliminar
  17. Sois unos fenómenos por ser capaces de enfrentaros a la madre naturaleza, respetándola y recorriendo decenas de kilometros para descubrir sitios tan impresionantes como esos que nos enseñas.
    Enhorabuena a tu hija por ese puesto y a su padre por comprobar que ha salido tan andarina como él.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Nunca dejare de pensar que suerte tenemos de vivir aqui, precioso reportajes, me encanta tu visión de los laberintos del Asón, es una preciosa ruta.

    Un saludo amigo.
    Perdona por mi tardanza en volver.

    ResponderEliminar
  19. Hola Jesús, es verdad no veías mis comentarios ,porque desde el 18 de Marzo que decía ser secuestrado por mi doctora hasta el 7 de mayo no he vuelto a comentar nada.

    Me operaron de cataratas.

    Saludos

    ResponderEliminar