Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

7/11/11

EL SECRETO MEJOR GUARDADO

Lo autentico, donde nada cambia, aquí todo permanece igual que hace cientos de años, una geografía dura que ha labrado el carácter de los pasiegos, en armonía con la naturaleza.
Aquí la historia no se guarda en archivos, está escrita en las piedras, en la madera y en las arrugas de la frente de Sebio.
Sale Sebio por la puerta de la casa y en sus encallecidas manos lleva un caldero de zinc con pienso para el ternero, en la cabeza lleva calada una boina y calza en sus pies unos chanclos de goma.

"Mi padre si viviera tendría hoy ciento quince años, cuando él nació la casa ya estaba aquí y antes que él ya habían nacido aquí sus abuelos y bisabuelos, echando por lo bajo la casa tiene trescientos años.
Murió muy joven mi padre, quedó mi madre sola con doce hijos y trabajó duro "pa" sacarnos a todos alante, ninguno salimos descarriado.
Veinticuatro vacas cabían en la cuadra y con ellas hacíamos hasta los pastos más altos la muda todos los veranos, en el invierno, guardadas en la cuadra eran la calefacción de la casa.
Leche, huevos patatas y borona nunca faltaron.
La semana pasada vendí en la feria en Torrelavega una vaca de leche y me dieron por ella cincuenta mil duros, pero esto hoy ya no lo quiere nadie, marcharon todos, unos a Renedo, otros a Sarón, pero no se si no tendrán que volver, que los trabajos se han puesto muy mal y los bancos están quedando con los pisos"...

Allí se quedó Sebio, escuchando el silencio interrumpido por el agua del río.


56 comentarios:

  1. Dura fue la vida de estos hombre, lo poco que había se repartía entre todos, preciosa entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Has sabido transmitir muy bien lo duro de la vida en esa preciosa comarca.
    Abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  3. HOY NO HAY DESVAN, HOY LO VIEJO SE TIRA, LOS RECUERDOS DEL ANTES SOLO ES PARA PRIVEJIDOS, UN PINTOR, UN NOBEL.... NO UN PASIEGO, QUIZAS DIGA MUCHAS COSAS QUE SI TE IMPORTAN APRENCERAS MUCHO. BESOS

    ResponderEliminar
  4. Ya está pasando, los precios de la vivienda en la ciudad son privativos para muchos, con lo que la gente joven se tiene que ir desplazando a los pueblos...

    ResponderEliminar
  5. Me gusta eso de que la historia está guardada en las piedras ¡si hablaran! o en la madera ¡si crujiera! y en las arrugas de Sebio, qué bien lo cuenta con que razón, la suya y la de sus antepasados de hace más de trecientos años...Algo más de lo que le dan por las vacas lecheras.
    Bonica historia par una buena foto.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Por un momento me has trasladado dentro de tu fotografía con el texto que lo acompaña...
    MAGISTRAL TRABAJO...MAGNÍFICO!
    Enhorabuena amigo!

    ResponderEliminar
  7. Entiendo perfectamente a Sebio,pero también entiendo a aquellos jóvenes que se fueron a Sarón. ¿O acaso alguno de nosotros quisiera la vida de Sebio? Yo personalmente no.

    Magnífica entrada.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  8. Que dura vida la del campo, mi abuelo materno también era del campo y se lo que se sufría...

    Tu madre tuvo que ser una mujer valiente y con fuerza para criar a tantos niños sola y con éxito.

    Como dices, todo marcharon pero creo ya van a ir volviendo.Al menos si fueran listos lo harían, en las ciudades ya hay poco, en un campito con unos animales y una buena siembra la comida no falta.

    Besos Tejón:)

    Una bonita entrada, a demás que da para reflexionar...

    ResponderEliminar
  9. "Ninguno salimos descarriado" No es un éxito menor, desde luego. Sabemos que los hombres como Sebio han de ser el espejo, pero no no queremos mirarnos en él. Esa es la verdad. Un beso, Tejón.

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches

    Preciosas palabras las que dedicas a este bello lugar, preciosas palabras las que dedicas diciendo...

    "Aquí la historia no se guarda en archivos, está escrita en las piedras"..

    Una estelar frase.. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Cuantas penurias y sacrificios, una preciosa y entrañable entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado........sobre todo la reflexion final........esto es como un sistema pendular y muchos urbanitas van a tener que empezar a volver al campo!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  13. Preciosa la entrada de hoy!! todos tenemos una esencia, un recuerdo de ese pasado no tan lejano.

    un saludo!!

    ResponderEliminar
  14. Muy dura la vida de los montañeses, trabajando diariamente y sacaron a los hijos. La pena es que todo se ha ido abandonando, pero nunca se sabe...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hablar con la gente auténticamente del campo es un privilegio que muy pocas veces se puede disfrutar. Son una especie en extinción y es una pena, porque hay que pensar que nuestros antepasado ssiempre vivieron de la tierra y ahora parece que nosotros le damos la espalda a esos cientos de años.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Pedazo de entrada Tejon.Genial como nos has llevado a la dureza de la montaña en tiempos pasados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Tejón!
    Muy buena entrada. Pienso que los visitantes del medio rural, se han de poner en la piel de las personas que viven en el medio, para comprender bien su vida, seguro que se aprende y se recibe más de los que se espera sin que le pidan a uno nada a cambio. y ante todo, el mayor de los respetos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

  18. · Real como la vida misma. Dura vida la de los pasiegos... pero auténtica.

    ¿Manzanas?... en los manzanos

    · un abrazo

    CR & LMA
    ________________________________
    ·
    planificado 26 de noviembre de 2011 desde 19:00 hasta 20:00

    ResponderEliminar
  19. Nunca se podrán imaginar la nueva juventud lo que era en esas épocas ser agricultor ,tener que levantarte a las tres de la mañana con un reloj prestado para controlar que no te quitasen ni un segundo de agua al regar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Vida dura que tallaba en la carne las penalidades y el paso del tiempo. Buscar nuevos horizontes, sin destruir lo auténtico.

    Muy buena tu intuición.
    Cristina

    ResponderEliminar
  21. Una gran entrada, Tejón. Ya se ha comentado parte de lo que quería decir, así que dejo otra reflexión:
    Una vez un arquitecto me dijo que casas como ésta duran unos 300-400 años, sólo con las reformas más basicas.
    Sin embargo, cuando no se vive en ellas, duran lo que su tejado. Cuando este empieza a ceder la ruina total es cuestión de diez años.
    Y luego ya sólo queda el montón de piedras.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Dura sin duda, Carlos.
    Un saludo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  23. Gracias, paisano, la vida de los Lebaniegos tampoco fue facil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Chus, en mi cueva siempre habrá una evocación y un recuerdo cariñoso para esta gente y este y otros pueblos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Rubén, para algunos resultará muy duro, difícil y triste regresar al pueblo si haber conseguido los objetivos por los que marcharon.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Historias reales de tierra adentro, Cabopá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Gracias, Remei, por los elogios, me alegro te gustara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Pues no, paisana, yo tampoco querría esa vida, pero ya nacido allí no se si hubiese salido.
    Un abrazo y feliz día de tu santo, Anjanuca.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  29. Nieves, mi madre tuvo cinco hijos, no es de mi ni de ella de quien hablo en la entrada pero es una historia verídica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Desgraciadamente, Alma, nos miramos en otros espejos que nos devuelven una realidad distorsionada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Gracias,Balovega,la frase se me ocurrio a mi solo, jejeje, no se si será defecto por tener en casa una licenciada en historia y archivos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Carmen y Alfonso, gracias por vuestro comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Campero inquieto, cuando vuelvan al campo ahí estarás tu para enseñarles el mundo de los pájaros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Además de verdad, Juan Villar, todos guardamos alguna esencia de esas gentes.
    Un saludo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  35. Valverde, es una pena la sensación de abandono que se ve por los Valles Pasiegos, aunque hay casas y cabañas muy bien restauradas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. CrmenBejar, queda muy poca gente pero sigue siendo autentica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Gracias, Paco, es muy amable tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Fernando J. Feliu, la gente de fuera no siempre ha sabido ver a estas gentes como lo que verdaderamente son y lo que representan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Muy pasiego el comentario, ñOCO, jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Lo has contado tal y como era la vida en aquellos años Tejon aunque tal y como se esta poniendo la vida hoy en dia no se no tendremos que volver a ello otra vez, un abrazo desde Reinosa Tejon.
    Por cierto; si tengo dos tomas mas de Costa Quebrada aunque subire una mas adelante y la otra la subire en otro blog que estoy preparando pero tardare en hacerle publico.
    Lo dicho; un abrazo amigo mio.

    ResponderEliminar
  41. Por eso hay que recordarlo, amigo José,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Pues creo que los calculos están acertados, Xibeliuss.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. La pelicula de Manuel Gutierrez Aragón, (nuestro paisano) "La vida que te espera", reflejaba muy bien el momento actual de los pasiegos.
    Espero intrigado esa nueva foto y el blog nuevo.
    Un abrazo,seva.

    ResponderEliminar
  44. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    EL TEJON

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, TOQUE DE CANELA ,STAR WARS,

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  45. Gracias,Jose Ramón por visitar mi cueva.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Hola Tejon.
    Cuando mi abuela me cuenta cosas del pueblo y de lo que tenían cuando se caso con mi abuelo....una vida dura la de la gente del campo,(y sin subvenciones).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Bien dicho,fosi, y sin subvenciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Todas esas personas son enciclopedias vivientes, si te sientas un rato con ellas te pueden contar infinidad de recuerdos, anécdotas y vivencias de gente normal y sencilla.Espléndido patrimonio viviente que desaparece poco a poco en el abismo de la montaña.
    Casi igual que la sociedad en la que vivimos ahora...
    Muy buena Tejón tu entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. No te falta razón, chalecú, nuestra sociedad actual parece que camina abocada al abismo pero hay que pensar que no todo está perdido, que no nos invada el pesimismo, vamos a ser optimistas aunque cabreados.
    Un saludo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  50. La dureza que marcó una época. Me quedo con lo positivo de ella. Gnetes que con esfuerzo lograban salir adelante. Dedicación a los hijos creándoles buenos hábitos y buenos principios.

    Hoy día no nos falta de nada y a fuerza de tener todo al alcance de la mano hemos desterrado mucho de los valores de antaño.

    Un abrazo.

    http://ventanadefoto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  51. Las madres, las mujeres, que con su aportación callada, han sido las principales protagonistas de la superación, del trabajo y de la constancia para el desarrollo de las familias y por ende de nuestra sociedad. La madre de Sebio es un claro ejemplo. Un fuerte abrazo Tejón.

    ResponderEliminar
  52. A los pies de esa madre. Y mas de uno está temiendo la vuelta de los que se fueron; ¿que les vamos a dar?.... si ya se fueron porque había poco.

    ResponderEliminar
  53. Ventana de foto, todo eso que estamos perdiendo costará mucho volver a recuperarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  54. Se lo han ganado a pulso esas mujeres,Marce, como bien dices en silencio, pacientemente, nunca será suficientemente reconocida y recompensada su labor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  55. Buena pregunta,Logio, vienen tiempos difíciles, a ver como los capeamos.
    Saludos.

    ResponderEliminar